Muere otro tachirense intentando cruzar el Río Bravo 

Agencias | La Prensa Táchira.- Otro tachirense perdió la vida cuando cruzaba las caudalosas del Río Bravo, límite entre Estados Unidos y México. Se trata de Víctor Hugo Márquez, de 44 años de edad, quien era de Coloncito, municipio Panamericano. 

De acuerdo al portal de noticias Enfrontera.com, el hecho tuvo lugar el pasado 17 de agosto a eso de las diez de la mañana, cuando los coyotes que los llevaban los abandonaron en un islote del rio tras ser perseguidos por funcionarios del Instituto Nacional de Migración de México, en la ciudad de Piedras Negras, estado de Coahuila. 

Seis días sin saber del paradero de Márquez vivieron sus familiares. A través de redes sociales iniciaron la búsqueda, la cual terminó cuando personas vinculadas a entierros en fosas comunes de ahogados en Río Bravo dieron la noticia. 

Márquez Aldana, quien deja dos hijos adolescentes en Venezuela, había emigrado hace cuatro años a Ecuador, donde también están cuatro de sus 9 hermanos. A pesar de todos sus esfuerzos, Víctor Hugo no logró un proceso de integración económica exitoso, debido a falta de oportunidades laborales en Ecuador.

Al verse sin trabajo y sin recursos para poder sostenerse y enviarle a sus hijos, decidió arriesgarse a pasar por la selva del Darién y tratar de llegar a Estados Unidos. Al principio iba a viajar con uno de sus hermanos, pero finalmente emprendió el camino solo el pasado 16 de julio.

Pidió ayuda económica a sus hermanos para poder llegar a la frontera norte de México. Fue extorsionado en el camino en distintos países y pasó días muy complejos hasta casi conseguir su sueño de pisar tierra estadounidense.

Estuvo acompañado de dos venezolanos que también partieron desde Ecuador, quienes fueron su apoyo en la ruda travesía por Centroamérica.

10 venezolanos ahogados

Aunque en el río Bravo hay al menos 10 casos de venezolanos que presuntamente se habrían ahogado, la mayoría figura como desaparecidos hasta que las autoridades no certifiquen su fallecimiento. La poca información que se tiene es a través de sus familiares.

La falta de información oportuna y de transparencia sobre lo que ocurre en la zona de Coahuila con los migrantes, especialmente con los que han sido reportados como desaparecidos tras ingresar al río Bravo, genera un vacío informativo que es aprovechado por grupos criminales que logran localizar a los familiares de los migrantes y les extorsionan, exigiéndoles dinero a cambio de presuntamente darles información sobre el paradero de las víctimas.

El medio de noticias ha conocido mediante los familiares de los migrantes al menos cuatro casos similares en menos de dos meses, en los que los criminales aprovechan el silencio oficial para hacer llamadas y pedir entre 1.000 y 5.000 dólares por supuestos datos que acabe con las horas de angustia de los familiares de desaparecidos.

Los criminales prometen desde una llamada con el familiar, que aseguran que mantienen secuestrado, o hasta fotos de los cuerpos y ubicación en las fosas comunes donde supuestamente habrían sido enterrados.

Con información de Enfrontera.com

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias