Frontera sin control da carta blanca al ELN para captar niños

Jhoanna Suárez | La Prensa Táchira.- La presencia de grupos armados irregulares en la frontera del Táchira se ha asentado con más fuerza durante los últimos años. Narcotráfico, extorsión, reclutamiento forzoso y la trata de personas son parte de los delitos que imperan en la zona fronteriza y las mujeres, jóvenes y niños se han convertido en la población más vulnerable. Habitantes de la zona fronteriza temen romper el silencio y luego sufrir las consecuencias. 

La ONG FundaRedes ha venido documentando estas acciones y señala entre otros hechos, la permisividad que los grupos armados irregulares han tenido en las escuelas para captar a niños en edades desde los 7 años hasta la adolescencia, con fines de explotación, prostitución, trata y tráfico de personas.

Según revela Clara Ramírez, coordinadora de documentación de FundaRedes en un boletín de la organización, estos niños, quienes son los más vulnerables, son captados por grupos irregulares quienes los observan como si fuesen algún tipo de mercancía y eligen entre ellos a los que puedan realizar algún tipo de trabajo forzoso y en el caso de las niñas, forzadas a la prostitución, o permanecer como víctimas de las mafias que operan en la frontera.

Para el segundo trimestre del año 2022, según la ONG, el estado Táchira fue el estado fronterizo con más personas desaparecidas, con 25 víctimas, 19 hombres —entre ellos niños y adolescentes—, 6 mujeres y 2 jóvenes de 19 y 22 años de edad desaparecidos en hechos aislados. Según la ONG, en esta entidad andina la presencia del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otras bandas delictivas ha aumentado los índices de violencia.

Evidencia

Aunque el ELN había hecho evidente su presencia en el Táchira desde hace varios años, para Sebastiana Barráez, periodista de la fuente militar y frontera, su presencia se hizo más evidente y descarada una vez que el Protectorado asume funciones de control y poder en el Táchira. 

En entrevista a La Prensa del Táchira, Barráez reseñó algunos de los eventos que han puesto en evidencia la presencia del grupo guerrillero en la región y uno de ellos es cuando desplazan de la zona norte del Táchira a un grupo paramilitar que estaba funcionando por Boca de Grita y quien lo hace, según testimonio de los propios habitantes de esta zona, fue el ELN. 

En 2017, contó, se evidenció a través de testimonios la presencia del ELN en el paso de San Antonio, donde también logran desplazar el grupo de paramilitares que tenían su centro de funcionamiento en Llano Jorge. En 2020 comenzó a aparecer el Ejército de Liberación Nacional en varias aldeas de Seboruco como Palmarito, Las Flores, Agua Linda y Los Ríos, además de La Grita y Las Mesas

"Ya no es un rumor, ya no son comentarios por debajo de mesa, no son murmuraciones, es un hecho evidente con denuncias concretas que el ELN no sólo está en el Táchira, sino que hace vida amplia en la región con tolerancia abierta y manifiesta de funcionarios de la FANB", añadió. 

Pero mucho antes de llegar el Protectorado al Táchira, reseñó Barráez, ya se habían denunciado sitios donde el ELN hacía amplia vida con control de territorio, un ejemplo de ello es el sector Baritalia, en el municipio Junín. "Es un pueblo que tiene controlado la guerrilla y no hay manera de entrar a ese lugar sin pasar las alcabalas. Estoy hablando de un lugar ubicado apenas a unos minutos de Rubio. Es el mismo lugar donde fue asesinado por las FAES el dueño del matadero, Carlos Manuel Tarazona". 

Unos años antes, específicamente el 10 de marzo de 2012, en el sector Las Cruces de Baritalia, en Junín, el ELN asesinó al primer teniente Jackson Ruiz Niño y al sargento segundo Nelson Gómez, pertenecientes al 211 Batallones Ricaurte de Rubio. "En ese momento, el ministro fue al Táchira dio un discurso, detuvieron a varias personas y uno de los señalados fue alguien llamado Emmanuel, y ese mismo joven hoy trabaja con empresas del Estado".

Estos antecedentes, dijo la periodista, sólo demuestran que el ELN está en territorio desde hace años, pero su presencia se hace más evidente ahora. "Antes la guerrilla estaba como escondida, pero ahora funciona abiertamente y Táchira es una de las zonas más plagadas por ella".

Un habitante de San Antonio del Táchira, quien prefirió no identificarse, comentó a La Prensa del Táchira que el grupo guerrillero del ELN se ha tomado la ley por su cuenta, "pasando por encima de nuestras leyes venezolanas como si no existiera para ellos". 

Aseguró que están reclutando niños para sus filas, les ofrecen dinero a cambio. "Igual que hacen en Colombia lo están haciendo acá en San Antonio, son los dueños del pueblo, las licorerías no pueden abrir sin que ellos digan, los permisos la alcaldía los da si ellos aprueban, hemos tenido violaciones de mujeres, pero nadie dice nada porque los organismos de seguridad trabajan con ellos".

Reclutamiento

FundaRedes ha insistido en que estos grupos han aprovechado para instalarse en frontera y de esta forma sumarse a actividades delictivas como contrabando, reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, a fin de que trabajen para ellos o realicen actividades propias de sus intereses ilegales. 

"Están reclutando jóvenes, seduciéndolos desde el punto de vista económico, y quienes no quieran lo hacen por la fuerza. Son mujeres y hombres muy jóvenes, porque muchas de esas mujeres las utilizan con fines sexuales. Por eso es que fundamentalmente, quienes desaparecen son jóvenes", añadió Sebastiana Barráez. 

Aunque hace algunos años el ELN era una guerrilla muy pequeña en Colombia, en este momento, dijo Barráez, esa guerrilla donde es más fuerte y tiene más miembros es en Venezuela y eso se debe a que han logrado captar a muchos como combatientes y colaboradores. "Ellos han utilizado al venezolano para crecer cuantitativamente. Aprovechándose de la crisis les ofrecen motos, teléfonos, dinero, los encandilan y los captan para su organización".

"Grupos irregulares se toman la ley por su cuenta"

La pelea de dos mujeres en plena calle en el sector Llano Jorge, en el municipio Bolívar, provocó una de las acciones a las que estaría acostumbrándose la población de la frontera. Las dos mujeres, quienes pelearon por un hombre, fueron esposadas por el grupo guerrillero ELN, fueron castigadas y luego extorsionadas y sacadas del lugar, esto como una muestra de que en la zona todo está bajo control del grupo guerrillero. 

Esta es la denuncia que un habitante de San Antonio hizo llegar a La Prensa del Táchira, y aunque prefirió mantener su anonimato, contó que acciones como estas se ven con frecuencia en la zona fronteriza del Táchira, donde los grupos irregulares se tomaron la ley por su cuenta. 

Detalló que en el sector saben que quien pelea en la calle se lo lleva la guerrilla. "Ellos son los únicos que hacen eso acá y nadie les puede decir nada. Han hecho mucho, pero todo el mundo teme denunciar por miedo a represalias. No es un secreto que las trochas las tienen ellos, lo peor es que tienen esclavizados a los muchachos de San Antonio trabajando para ellos por cualquier peso".

Dijo, además que hay zonas a las que ningún organismo de seguridad del Estado entra porque son las zonas de ellos. "Al igual que las zonas de Ureña, donde lo usan para la trata de personas de la mano de un general de la ZODI".

Ante ello, comentó el informante, los jóvenes prefieren salir del país. "La gran mayoría de los nacidos y criados acá en el pueblo se han ido para el extranjero por ellos, para no tener que integrarse a sus filas". Y es que también están reclutando a los jóvenes del lugar para su organización, y lo hacen por las buenas a cambio de dinero o por las malas. 

En Seboruco

Casos como este también se han presenciado en otros municipios del Táchira, como en Seboruco, donde dos jóvenes fueron castigados por la guerrilla y tras raparles su cabeza, los colocaron a hacer trabajos forzados. 

Los obligaron a limpiar la plaza y a usar una franela que decía: "Debo cuidar mi pueblito lindo y querido". 

Según contó la periodista, Sebastiana Barráez, el sábado 12 de noviembre de 2020, en la noche, dos jóvenes ingresaron en moto a la plaza Bolívar de Seboruco en una actitud revoltosa, demostrando mala conducta. 

"Los botas negras, como conocen a la guerrilla en este pueblo, ejercieron su autoridad, porque nadie se les opone y mucho menos cuando las autoridades locales o estadales hacen silencio o apoyan a los irregulares".

Ya el martes 15 de noviembre, el ELN estaba en la aldea Menorica de Seboruco buscando a los dos muchachos. "Los guerrilleros se trasladan por los municipios en vehículos nuevos. A la casa de los jóvenes llegaron en una camioneta Silverado nueva, color dorado, dos hombres y dos mujeres con pistolas automáticas. 

Los elenos ordenaron cortarles el cabello y los obligaron a vestir franelas con el mensaje en la espalda, a la vez que los castigaron y los obligaron a limpiar la plaza durante dos horas al día por 15 días consecutivos, como escarmiento".

Casos como los antes mencionados sólo son parte de la evidencia de que el grupo irregular opera a sus anchas en la región, sin que las autoridades hagan algo para evitarlo. A juicio de Barráez, el ELN seguirá expandiéndose en el Táchira y por toda la zona de frontera y no cabe duda que tomarán más poder del que han tenido hasta ahora.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Frontera

Paloma Valencia: Yo no creo que abran la frontera

| comentarios