Desde niños asesinos presentan trastornos de personalidad

Maryerlin Villanueva | La Prensa Táchira.- En la historia del ser humano, la existencia de trastornos mentales en los protagonistas de la violencia social, en especial del homicidio, ha sido una realidad constante que va relacionada con trastornos de la personalidad antisocial. 

La psiquiatra forense, Lorena Novoa, precisó que, aquellas personas que cometen crímenes no sólo en el estado Táchira, en el país y el resto del mundo, presentan trastornos sociopáticos o antisociales.

"Estas personas se caracterizan porque tienen un desprecio a los demás, violan los derechos de los demás, y estos rasgos se presentan desde edades tempranas; es decir, en la niñez muestran que son agresivos, violentos, que hieren a otros, matan animales, mentirosos y narcisistas", dijo.

A partir de allí se evidencia el patrón de comportamiento que va a seguir durante la adultez, pues el psicópata tiende a evolucionar, donde sus características ante la sociedad son completamente diferentes a las de las demás personas.

Y es que conocer más el comportamiento de una persona criminal ha tomado revuelo, luego de conocerse el asesinato de Carlos Lanz, premeditado por su esposa Mayi Cumare. Destacó la especialista que las personas que cometen fechorías no reconocen sus errores.

"Son personas que con los años se vuelven intolerantes a la frustración, al desprecio y especialmente se vuelven vengativos, por lo cual descartan la capacidad de reconocer el daño que le hacen a los demás", dijo.

Para Novoa, los victimarios tienen un gran fracaso a adaptarse a lo establecido; es decir, a las normas, a lo que es legal, por lo cual cometer actos delictivos le es muy fácil y les causa placer hacer lo que hacen sin importar las consecuencias.

"Son deshonestos, que mienten con facilidad, siendo psicópatas integrados que en una relación de pareja causan sufrimiento, donde sus víctimas narran el infierno que han vivido con ellos, tanto en la convivencia como en la separación, quienes le hicieron la vida totalmente desgraciada", apuntó.

En Táchira, un homicidio que generó conmoción fue el de Karla Luzbey Sánchez, de 16 años, y Ender Alexander Castillo Prieto, de 15 años, el 26 de abril de 2021 por parte de J. Rengifo, de 32 años, quien cegado por los celos los mató en el sector la Azulita, frente a la bodega "Los Cruceros", municipio Fernández Feo.

El victimario en reiteradas ocasiones le pidió a la joven que tuviera una relación sentimental, a pesar de que él tenía una pareja, pero Sánchez se negaba, pues ella recientemente habría iniciado un noviazgo con un muchacho de la misma zona.

Otro caso que conmocionó a los venezolanos fue la muerte de Carlos Lanz. Ante esto, el psicólogo, Alfonso Amaya, comentó que la acción tan extrema y violenta por parte de Cumare fue el sentir el posible abandono de su esposo.

"Ella tenía sus múltiples amantes, de los cuales dos tenían antecedentes de conductas antisociales, fue desarrollando en ella un patrón de reforzamiento de la conducta antisocial que es un detonante terrible en este desorden, eso podría explicar por qué el crimen se dio de esa forma tan violenta desde su autoría intelectual", acotó.

Explicó que allí se identifican dos elementos, uno es la sociopatía, y el otro es sexo patológico. 

Desorden de personalidad

El psicólogo, Alfonso Amaya, aseguró que aquellas personas que cometen hechos delictivos tienden a tener desórdenes de personalidad, donde una persona puede pasar de tener un comportamiento medianamente normal a tener un comportamiento psicótico; es decir, hay alteraciones de la percepción de la realidad en la percepción de sí mismo y alteraciones en el tiempo, espacio y persona.

Dijo que no sólo se presenta esto, también "desorden narcisista de personalidad", el "desorden estriónico de personalidad" y el "desorden antisocial de personalidad", que significa que una persona que sufre de ese desorden puede tener conductas de estos otros tres desórdenes y de un momento a otro puede asumir los signos y síntomas de los otros desórdenes.

"Una persona que de repente puede tener la característica de un desorden estriónico puede sentir emociones demasiado fuertes, cambios de sentimientos de que va a ser abandonado y que cuando va a ser abandonado puede tener reacciones emocionales devastadoras, puede pensar en el suicidio o tener amenazas de que se va a suicidar", expresó.

Detalló que hay otra característica que tienen los desórdenes límites de personalidad y es que pueden caer en "desorden de personalidad antisocial", que son personas que cometen crímenes o que se suicidan.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Sucesos

Detenidos distribuidores de droga en Ayacucho

| comentarios