Especulación en precio del dólar hace tambalear el peso 

Anggy Murillo | La Prensa Táchira.- En la entidad, alrededor del 90% de las transacciones comerciales se realizan en pesos, pues el bolívar perdió su fuerza, por lo que los ciudadanos que han confiado en la estabilidad de esta moneda ya se han visto afectados con esta subida de precios no sólo de los productos alimenticios colombianos que mantienen inundado el mercado local, también artículos de vestir y calzado siguen aumentando de precio si no se cancela en dólares.

Aunque muchos comerciantes han asegurado que deben mantener el valor del dólar alto, pues deben cuidar de sus negocios y garantizar la reposición de inventarios en caso que se vuelva a disparar el precio de la moneda americana, el valor de los productos en muchos casos no vuelve a bajar.

"Los comercios ajustan los precios para no perder, pero siempre hacia arriba y nunca hacia abajo. Esa es una mala práctica que tenemos, a diferencia de otros países donde los precios sí varían. Aquí como hemos tenido una hiperinflación sostenida con el tiempo, estamos acostumbrados a ajustar los precios, pero nunca bajarlos", explicó el economista, Gustavo Gandica.

Aunque el valor del dólar ha intentado normalizarse nuevamente y para el día 20 de julio al cierre de esta edición se cotizaba en 4.303,34 pesos, según la TRM colombiana, siguen existiendo expectativas en el sector comercial, pues no saben lo que pudiera suceder y temen que este pueda llegar a perder su valor y ser devorado como ya sucedió con el bolívar.

Yairy Castro tiene un negocio de alimentos concentrados para animales en San Antonio del Táchira, comenta que esta fluctuación los ha golpeado, pues en algunos casos no han podido cruzar la mercancía porque aumentó mucho su valor o simplemente no se encuentra en inventario. Temen que debido a esto vuelvan a tener que cerrar su local, como ya les pasó en una ocasión.

"Nosotros estamos tratando de reactivarnos nuevamente. Ahorita está como en tensión por el precio del dólar. Los alimentos concentrados los traemos por Colombia y se cruzan por las trochas, pero en algunos casos cuando hemos ido a comprar en estos días nos dicen que no hay, que no los están distribuyendo. Hemos tenido que estar subiendo los precios, sino, no nos da la base. En las trochas también pagamos 10 mil pesos por cada bulto, todo eso toca que sumarlo al precio de venta", explicó.

Para Gustavo Gandica, los comerciantes también deben buscar la manera de no afectar el bolsillo de los tachirenses, teniendo en cuenta que ya el dólar está llegando nuevamente a sus estándares normales. 

"Pero si esa estabilidad no se mantiene y la expectativa de riesgo país en Colombia nos sigue afectando, nosotros tendríamos dos opciones. Una es utilizar el bolívar y la otra dolarizarnos como en el resto del país. Esto suele pasar en países que pidamos los cambios en bolívares, más que en pesos o en dólares, mientras se genera cierta estabilidad", comentó.

Incertidumbre

Para el también economista e integrante del Observatorio Venezolano de Finanzas, José Guerra, lo que acaba de suceder en Colombia en relación al precio de peso frente al dólar se dio por causas extraeconómicas que surgieron tras la elección de Gustavo Petro como presidente, lo que llevó a que actualmente exista una fuga masiva importante de capital, desde Colombia hacia los Estados Unidos.

"Ahora los colombianos son los principales compradores de viviendas y propiedades en el sur de la Florida, son inversiones millonarias que salen de la compra de dólares con pesos, eso ha determinado que el peso se haya depreciado, pero la depreciación del peso no es tanta, es de apenas el 7% en tres meses, no es como el peso argentino que ese sí está devorado", dijo.

Además, explica que en un entorno de inflación mundial y la desvalorización del peso es lo que ha hecho que los productos colombianos se encarezcan y ya cuando cruzan la frontera se hagan cada vez más costosos.

"Si la tasa de cambio del bolívar o el dólar se mantiene fija, entonces eso hace que los precios en Venezuela sean más caros porque traen la inflación mundial y además la depreciación del peso, pero habrá que ver qué pasa con la política económica de Petro", puntualizó.

Devorado

En cuanto a la posibilidad que el peso colombiano sea devorado por el dólar así como sucedió con las monedas de Argentina, Chile y Venezuela, economistas sugieren que esto es poco probable, pues Colombia ha tenido una estabilidad económica de más de 60 años de tradición; sin embargo, sugieren que se debe esperar a ver qué medidas va a comenzar a tomar Gustavo Petro a partir del 7 de agosto cuando tome las riendas de la nación.

"No es fácil que en Colombia se presente un escenario inflacionario como ha ocurrido en Venezuela y Argentina. En principio, porque el Banco de la República aún no ha usado los mecanismos de intervención del mercado cambiario y el gobierno entrante ya ha mostrado intenciones de proteger el peso mediante medidas para contener la inflación, que en los últimos 20 años no pasó de dos dígitos, y esto sólo ha ocurrido hasta ahora donde ha superado el 10%", explicó el economista colombiano, Javier Corredor.

Asegura que el nuevo gobierno de este país debe tomar medidas que logren contener la inflación y genere tranquilidad a los inversionistas nacionales y extranjeros.

"El dólar va a valer menos"

El pasado 11 de julio, el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, se pronunció a través de Twitter y exhortó a quienes estaban comprando dólares desesperadamente a no seguir realizando estas operaciones, pues "cuando lo ponga de nuevo a la venta valdrá menos en ese momento", escribió.

Estos cambios nerviosos del peso por el dólar se comenzaron a tomar luego que la moneda local comenzara a perder fuerza.

En cuatro mil pesos por dólar se cotiza la moneda en La Parada, aunque estos establecimientos publican carteles con una tasa de 3.850 si son billetes de 100 y a 3.800 de otras denominaciones, lo cierto es que esto sólo funciona si alguien desea vender sus dólares en estos lugares.

Este fenómeno responde a la oferta y la demanda de la moneda estadounidense, gracias a la cantidad de migrantes venezolanos que a diario cruzan la frontera y ameritan realizar el cambio de divisas.

En cuatro años el peso se devaluó en un 50 por ciento

Desde que Iván Duque llegó a la presidencia de Colombia en el año 2018, el peso se devaluó en un 50% respecto al dólar. Según un reporte del Diario La República, para ese año la TRM se ubicaba en 2.898,86, actualmente se ubica en 4.303,34.

"En la última década, las monedas de mercados emergentes como Colombia han sufrido fuertes devaluaciones y paros. Pero también la inestabilidad política ante los cambios de Gobierno, han llevado a que algunas monedas hoy tengan un valor muy por debajo o a la mitad del que tenían hace dos décadas", dijo a La República, Edward Moya, analista senior de mercados en Oanda.

Ese medio hizo un comparativo con el 7 de agosto del año 1994, cuando Ernesto Samper estaba en la presidencia y la moneda americana se ubicaba en 811,91. Al finalizar su gestión, ya se ubicaba en 1.364 pesos por dólar.

Si se calcula el alza, en 28 años se ha incrementado en un 68,3%. La República destaca que la depreciación más alta que registró el peso se vivió durante el gobierno de Andrés Pastrana, con una caída frente al dólar de un 95,66%.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Táchira registró un sismo de magnitud 4,7 

| comentarios