Bibliotecólogo, profesión olvidada por todos

Ariana Moreno (pasante) | La Prensa Táchira.- La carrera de Bibliotecología y Archivología, o en su defecto la Licenciatura en Información y Documentación, parece haber sido olvidada por las diversas casas de estudio del país. En el estado Táchira nunca ha existido una universidad interesada en ofrecer los estudios superiores necesarios para obtener un título que permita ejercer la función de un bibliotecólogo. Esto, a raíz de que los bachilleres siguen sin inclinarse por el estudio de esta desconocida área. 

A nivel nacional, únicamente los estados Lara, Zulia y Distrito Capital ofrecen a los graduandos la posibilidad de cursar una licenciatura de formación en el área bibliotecaria.

Barquisimeto

 En Lara, existen dos universidades que cuentan con un programa de formación técnica-universitaria especializada en esta área. El primero de ellos, el Instituto Universitario Experimental de Tecnología Andrés Eloy Blanco, ubicado en la ciudad de Barquisimeto, el cual ofrece una carrera larga de Bibliotecología y Archivología; el segundo instituto es la Universidad privada Yacambú, propone a los estudiantes una licenciatura en Información y Documentación. 

Sin estudiantes

Sin embargo, desde hace tres años esta universidad no cuenta con la matriculación necesaria para poder dar apertura a esta carrera. Según Sergio Álvarez, analista de conteo estudiantil en la Universidad Yacambú, para que los estudios puedan ser iniciados se necesitan por lo menos 13 estudiantes. 

Asegura que actualmente los bachilleres no están interesados por cursar esta profesión, debido a las escasas ofertas laborales y la remuneración que los diversos organismos ofrecen. Así mismo, expresa que han decidido migrar a otras áreas de la información como Comunicación Social. 

Por su parte, la Universidad Central de Venezuela, instituto donde se crea la primera escuela de Bibliotecología y Archivología en 1948, hoy en día a pesar de que está aún activa, no cuenta con un significativo número de estudiantes. Lo mismo pasa en la Universidad del Zulia, la cual a pesar de ser una de las primeras casas de estudio en incluir esta área en su programa de estudio, hoy presentan muy bajo enganche. Al parecer, esto se debe al cerrado mercado ocupacional, centrado principalmente en institutos cada vez menos aprovechados como las bibliotecas, centros de investigación, librerías, editoriales e imprentas.

El bibliotecario asumió las riendas

A raíz de la falta de profesionales en este ámbito, los 45 servicios de la Red de Bibliotecas Públicas del estado Táchira, han tenido que dejar a cargo a los bibliotecarios. Aunque no se deben confundir las diferencias que existen entre un bibliotecólogo y un bibliotecario, este último ha tenido que capacitarse para poder planificar, procesar, controlar, difundir y transferir la información y el conocimiento; funciones que eran responsabilidad de los profesionales. Nemoroso Valencia, quien tiene más de 17 años de experiencia como bibliotecario, asegura que lo que comenzó como un trabajo normal terminó por fomentar una pasión por lo que hace. 

Valencia expresa que los libros tienen cédula y que los bibliotecarios son los encargados de darles su identidad.

¿Profesión con o sin futuro?

En la mayoría de las instituciones, los bibliotecólogos que habían han renunciado o fallecido. Los trabajadores que van quedando han tenido que asumir sus funciones por no encontrar otro profesional que los reemplace. A raíz de esta escasez de especialistas en bibliotecología, comenzamos a cuestionarnos el futuro de esta profesión. 

El escritor, Pedro Pisanu, asegura que no es el fin del bibliotecólogo. Expresa que el libro de alguna manera siempre va a estar, así sea sólo de forma digital y alguien tiene que hacer el trabajo de clasificarlos. Además, estos profesionales pueden llevar sus conocimientos para los medios digitales, donde también se requiere personal calificado para clasificar, organizar, y promover la lectura en todas las áreas.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias