SIN ACUERDOS, NO HAY CAMBIO

La dinámica política está a millón en el acontecer venezolano. Los debates en el seno de la sociedad dan como resultado que el apoyo que brindó abrumadoramente el sector opositor del G4 a las restricciones y sanciones aplicadas a Venezuela, antes de perjudicar el gobierno de Nicolas Maduro y sus revolucionarios siglo XXI, han ido en contra del bienestar de los ciudadanos.

La presencia en suelo venezolano de representantes diplomáticos del actual gobierno de los EEUU para establecer reuniones con el gobierno de los revolucionarios siglo XXI, el llamado interinato del G4, y otros factores de oposición, pueden ser buenas noticias para los ciudadanos si se consolida el entendimiento para sustituir el sufrimiento por el bienestar. El desprecio por el diálogo y la inducción a la descalificación de quienes piensan distinto al G4, contribuiría a incrementar la diatriba política y las ofertas engañosas, sustentadas en la manipulación y la pretendida exclusión, que a su vez multiplicarían el desconsuelo en las familias venezolanas.

Son alentadoras las opiniones emitidas a la luz pública por representantes de partidos políticos no alineados en el G4, al igual que representantes de la sociedad civil no partidista, direccionados al entendimiento, inclusión y disposición a participar en primarias, para seleccionar candidato presidencial que sea capaz de aglutinar el sentimiento del 80% que rechaza la gestión del actual gobierno revolucionario siglo XXI. El llamado es a organizar ese proceso con reglas acordadas entre todos, hablando con la verdad a los ciudadanos, para no generar falsas expectativas e incrementar la desesperanza en los electores. El actual Consejo Nacional Electoral (CNE) será el encargado de llevar el proceso para elegir al nuevo presidente de la República en 2024, y es con ese CNE que deben realizarse las primarias. Lo demás es querer seguir jugando al engaño, lo que beneficia lo antipolítico con el aumento de la desconfianza de las personas hacia sus dirigentes y partidos políticos.La historia se encargará de juzgar a quienes valiéndose del momento por el que atraviesa la nación, se dedican a fomentar la desunión con el propósito de mantener beneficios miserables para su persona y entorno. Mientras en otros países los partidos políticos someten a consideración y legitimación por parte de los electores a sus candidatos presidenciales, a través de la institución electoral nacional, para seleccionar uno, (Argentina, Colombia) por solo nombrar algún ejemplo, y posteriormente ir al proceso electoral general y medirlos con el resto de los candidatos de los factores políticos de diferencia ideológica partidista, en suelo venezolano el caudillismo-abstencionista-divisionista pretende hacerse del trofeo evadiendo el debate programático, a expensas del sufrimiento de los demás. El país debe estar por encima de la apetencia personal. Sin acuerdos, no hay cambio.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

CRUZ ROJA: LAS ACCIONES HECHAS REALIDAD

| comentarios

Opinion

TRES PÉTALOS QUE CAYERON

| comentarios

Opinion

INSISTEN CON ESTADO COMUNAL

| comentarios

Opinion

 DIÁLOGO INCIERTO 

| comentarios