Casi muere familia tachirense por inhalación de monóxido 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Una tragedia fue lo que vivió la noche del cinco de julio Favio Rincón, junto a su esposa e hija de nueve meses, debido a la inhalación de monóxido de carbono, en su apartamento en Residencias Paramillo, en el municipio San Cristóbal.

Y es en cuestión de horas, la pareja comenzó a sentirse mal, lo que les generó mucha preocupación, pues durante el día no habían presentando algún quebranto de salud.

"Me sentía muy mal, tenía un fuerte dolor de cabeza, sentía que se me iba a salir el corazón lo cual me parecía extraño, pues yo no sufro de la tensión, por lo cual opté por darme una ducha de agua fría" expresó.

Luego de bañarse entró a la habitación donde estaba su esposa y bebé, pero se percató que ella presentaba los mismos síntomas lo que despertó la alerta en ambos.

"La niña comenzó a llorar y no sabíamos por qué. Mi esposa se levantó de la cama y se desvaneció así que se me ocurrió llamar al 171 para pedir ayuda porque sabía que estábamos en medio de una emergencia" dijo.

Rincón recordó que aquella noche, la primera en tomar una ducha fue su esposa, luego la niña y posteriormente él, lo que significó que el calentador a gas estuvo encendido por más de 40 minutos.

"Mi intuición fue llamar a una ambulancia, y tuvimos éxito pues la respuesta fue casi inmediata, pues durante tres minutos y medio hablé con la operadora, quien me sugirió que abriera las ventanas y cerrara la llave del gas" indicó.

Con las pocas fuerzas que le quedaban y dando pasos lentos, ayudó a su esposa a salir del lugar en compañía de la bebe a pocos metros del estacionamiento.

Unos vecinos que vieron la actitud extraña de la pareja, se acercaron para prestar ayuda y averiguar que era lo que ocurría a la par que llamaban a los organismos de socorro, pues temían que se repitiera la misma historia de cuatro miembros de una familia que fallecieron en un conjunto residencial, en la ciudad capital.

"Casi al instante llegó la ambulancia y una unidad de rescate de Protección Civil Táchira, por lo cual fuimos trasladados hasta un centro de salud, donde nos tomaron los signos vitales y confirmaron que ambos estábamos intoxicados" apuntó.

La prueba de carboxihemoglobina que mide el nivel de monóxido de carbono en la sangre, arrojó que la esposa tenía 240, la bebé de nueve meses, 133, y Rincón 186. La cantidad máxima que puede recibir el cuerpo humano es de 90 y 100.

"Estamos vivos de milagro, gracias a Dios pude hacer esa llamada que nos salvó la vida tanto a mí, como esposa e hija, y agradezco la ayuda de Protección Civil" acotó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias