El agua acabó con todo en barrio Francisco de Miranda

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Una calamidad es lo que padecen los vecinos del sector Francisco de Miranda, en el municipio Cárdenas, debido a las filtraciones de aguas servidas y nacientes mal canalizadas.

Esto ha traído como consecuencia que alrededor de 20 casas correspondientes a las carreras 16, 17, y calles 15 y 16 se vean afectadas, pues el terreno está cediendo lo que podría provocar una tragedia a mediano plazo.

Los afectados señalan que, la problemática los ha obligado a rellenar con bolsas negras las grietas que se han efectuado en el piso, y de esta manera así evitar que animales como ratas, entre otros, puedan ingresar a la estructura, lo que podría provocar insalubridad en esta zona.

El daño impide  que vehículos puedan estacionarse en el lugar, por lo cual los dueños de los carros y camionetas deben dejarlos en otros sitios ya que guardarlos en el estacionamiento o pararlos a las afueras de sus hogares se hace imposible.

La calle 15 es la que se halla más deteriorada, pues el agua que pasa por debajo provocó que la calzara cediera, provocando un hundimiento que pone en riesgos tanto a las viviendas como a los peatones.

Sin solución

Para los habitantes el panorama no es alentador, pues no cuentan con los recursos económicos para hacer algún tipo de remodelación y ponerle fin al problema, al contrario, estas personas ven como día a día se va despedazando lo que por tanto tiempo les costó construir.

Algunos vencidos por el cansancio de no ver solución optaron por irse a otro lugar, pero otros no tienen más opción que quedarse, pues no cuentan con otra casa donde alojarse, ni mucho menos el dinero para costear un alquiler cuyo precio oscila a más de 100 dólares.

Es por ello que los que aún resisten en este sector de Cárdenas, claman una ayuda a la alcaldesa Martha Gallo y al gobernador del estado Táchira para recuperar lo poco que les queda.

En esta zona el daño es tan grande que las placas se volvieron escaleras, lo que impide que las personas puedan caminar con normalidad, o peor entrar a su casa.

La caída de la estructura es inminente, y es por ello que viven con el credo en la boca, pues temen que las viviendas se derrumbe en cualquier momento, dejándolos damnificados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Táchira registró un sismo de magnitud 4,7 

| comentarios