EL INDOLENTE

El que un gobernante permita por capricho, miopía o diferencia política, que estructuras físicas de instituciones educativas que han costado años de sacrificio a la población, se deterioren sin sentir pesar por ello, es decepcionante. La compuerta al abismo de ese gobierno, se encuentra a la vuelta de la esquina. Pueden pensar que lo que están haciendo es fortaleza para sus creencias, pero en el fondo son rechazados por el conglomerado social que, apuesta por educación de calidad, y espacios placenteros para alcanzar el propósito. Las ruinas en las que se encuentran universidades, liceos y escuelas públicas son el resultado del desprecio al conocimiento, y la formación del ser humano.

El apostar por esa destrucción para sacar a los estudiantes y profesores de las aulas de clase, con la finalidad de doblegarlos, comienza a recibir como respuesta lo contrario. Las ganas de hacer por el rescate del patrimonio de los estudiantes, que no es otro que, del futuro del país, se ve intacto en las personas que piensan y actúan en pro del desarrollo y crecimiento de la patria. La juventud se resiste a convertirse en títere de gobierno alguno, y aun cuando no son dueños de fortuna económica, les asiste el sentido de pertenencia, y se hacen grandes para defender con hidalguía y vehemencia, lo que les pertenece, y que con el tiempo se transforma en patrimonio de todos, incluidos quienes desprecian al ser educado. 

Al deterioro físico se unen otros bienes de los que disponían esas instituciones educativas, como los autobuses, utilizados para trasladar a los estudiantes desde los espacios de residencia al centro de estudio, e incluso el de realizar prácticas de campo en diferentes áreas del saber. Esa era una inversión, no un gasto, porque le brindaba al estudiante el estar a tiempo en las aulas de clase, pero además beneficiaba a sus padres, porque disminuía los gastos de transporte. El ahorro del pasaje, le servía al educando para comprar algún alimento, sacar una fotocopia, y por que no, disfrutar un fin de semana de película en el cine. Todo fue trastocado por la ola de la pesadilla. Se oscureció, y nadie pudo ver el momento en que eso sucedía. 

Las ofertas engañosas formaron parte de la tortura que auspició el gobernante apático, y crecieron los ofrecimientos en las universidades para enfrentar a estudiantes contra profesores. Tal vez el gobierno llegó a pensar en la posibilidad de nombrar rectores, a escolares, para atraerlos, utilizarlos y posteriormente disecarlos. El chupa sangre ya no estaba en el campo, se abalanzó a tomar la ciudad, y vio a la juventud como el elemento del paisaje que podían manipular a fuerza de la necesidad y la calumnia. La luz apareció y encegueció a las personas, pero la vista se fue aclarando, hasta que llegó el momento de sacudirse al negativo, para unir fuerzas a favor de la decencia, y salir por la vía Constitucional, del fatídico indolente.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

EN DEFENSA DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

| comentarios

Opinion

EL DRAMA DEL PERÚ

| comentarios

Opinion

DEL MISMO CHORRO, EL MISMO RESULTADO

| comentarios

Opinion

¿QUÉ MODELO DE CIUDADANOS SOMOS?

| comentarios