Barráez: Hijo de Bernal allanó una finca en Apure 

Agencias | La Prensa Táchira.-  Este domingo, la periodista Sebastiana Barráez expresó a través de un artículo publicado en Infobae, que Jesús Tamani Bernal, hijo del gobernador del estado Táchira Freddy Bernal, efectuó el pasado jueves un ataque contra la finca El Porvenir, en la lengüeta de Barinas. 

La hacienda El Porvenir está ubicada en los sectores El Guamal y Caño Seco, parroquia Emeterio Ochoa y El Cantón, municipio Libertador y Andrés Eloy Blanco, de los estados Táchira y Barinas.

Barráez, afirma que Jesús Bernal junto a más de 15 hombres del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y del GRIS, allanaron la hacienda "El Porvenir" donde mantuvieron secuestrados a los obreros por más de 24 horas. Asegura que les quitaron los teléfonos, a algunos los encerraron, los interrogaron, los amenazaron y los obligaron a recoger el ganado.

"En camiones que trajeron se llevaron más de 170 mautes, mataron a algunos animales y a otros los dejaron tirados; fue un desastre", le aseguró a Infobae una de las personas presentes en la finca.

Al parecer, no es la primera vez que Tamani Bernal protagoniza una demostración de abuso de poder acompañado de un grupo de jóvenes, armados y violentos. Hace más de un año fue parte de una brutal agresión en la frontera, contra varios muchachos, entre ellos una médico pediatra.

Según la periodista, Bernal sigue los pasos de su padre quien llegó al Táchira nombrado a dedo por Nicolás Maduro como "protector", y de la mano de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), señalada por violación de derechos humanos, desapariciones forzosas y asesinatos como el del dueño de un matadero en Rubio..

Informa que al principio los trabajadores creyeron que los visitantes eran miembros de la guerrilla, debido a que en muchas ocasiones han asaltado los predios y que en este momento se encuentran librando una batalla en territorio venezolano.

Por su parte, el comandante Silva Guerrero, de la alcabala La Pedrera, confirmó que el grupo llegó después de las 6 de la mañana del jueves 26 de mayo, con rumbo a la hacienda El Porvenir, propiedad de Gilberto Antonio Fuentes Rodríguez y perteneciente a una familia tachirense de vieja generación en las actividades agrícolas y pecuarias.

 Exempleados fueron complices

Barráez asegura que además del hijo del gobernador, en el "allanamiento" estuvo Adrián Landaeta y Eduardo Hernández, éste último presunto abogado de la Oficina Nacional Antidrogas.

Según testigos, Efraín Sánchez encargado de la hacienda y José David Albague Chacón, fundacionero en San Miguel fueron los guías de los funcionarios que allanaron El Porvenir, "gracias a ellos lograron recoger el ganado y hacer destrozos", añadió el testigo.

"Llegaron diciendo que había una investigación de narcotráfico por la pista de aterrizaje. Lo que yo supe es que cuando vieron que la pista estaba totalmente inactiva —porque eso no funciona desde hace más de 30 años—, dijeron que no era esa pista sino otra que está en San Miguel. Estaban lanzando a ciegas, imagino que porque oyeron a José David hablar de San Miguel. Lo que no saben es que ahí no hay, nunca ha existido ni habrá posibilidades de que exista una pista porque eso se inunda", agregó.

Además afirman que el grupo se robó todo lo que encontró a su paso, lo montó en los camiones y camionetas en las que habían llegado, sin placas de identificación, y se llevaron una camioneta toyota blanca que era de la finca.

El antecedente

La hacienda El Porvenir está a unos 10 km de la carretera troncal La Pedrera – Guasdualito, y allí hay uno de los puestos de control más importante de la frontera.

Un funcionario del Tribunal Agrario de Primera Instancia Agraria del Táchira le dijo a Infobae que el viernes 6 de mayo se había realizado una inspección en la hacienda de la familia Fuentes. Al día siguiente, después de las 5 de la tarde, se presentó a la finca una comisión que quería inspeccionar y exigía que se le recogiera el ganado de la finca.

Un obrero de una finca cercana dijo que "los del Porvenir no les dieron permiso porque no traían orden alguna de los dueños, y porque el día antes había estado el tribunal con todas las de la Ley".

La sospechosa comisión alegó que estaban haciendo unas diligencias.

El ingeniero Alejandro Ocariz regresó a la finca dos días después y anunció que al día siguiente traería un oficio de la participación de la Inspección.

"En efecto, llegaron al día siguiente con una supuesta orden de inspección que no sé si era legal. Lo que sí sé es que los de la comisión se presentaron como el ingeniero Alejandro Ocariz B. jefe del área de Registro Agrario de la Oficina Regional del Táchira; el ingeniero José Humberto Serrano, técnico del registro agrario. Parte de la inspección la hicieron a caballo, pero se cansaron y recorrieron la finca en vehículo, pero desde la carretera".

Finalmente, Barráez asegura que el 11 de mayo 2022 el abogado Panagiotis Paraskevas Collitiri, en representación de Gilberto Antonio Fuentes Rodríguez, se presentó al Tribunal Primero de Primera Instancia Agraria y solicitó una medida de protección a la actividad agroproductiva, argumentando que "constantemente aparecen personas extrañas que quieren sabotear la agroproductividad".

Para Barráez, esto demuestra que si hubiese alguna causal para encubrir un hecho delictivo en la finca, no estaría el abogado rogándole al juez para que les otorgue medidas de protección.

Fuente informativa: Infobae

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias