Erosión, amenaza latente en Los Olivos 

Desde hace más de cuatro años, vecinos temen perder sus hogares

Ariana Moreno (pasante) | La Prensa Táchira.- Ir a dormir plácidamente es un lujo que Johnny y su familia no se pueden permitir. Durante los últimos días y con la llegada de las lluvias, temen que sus viviendas construidas a tan sólo escasos metros de una torrentera, terminen por desplomarse.

Johnny Rivas es un conductor de vehículos pesados que junto a sus hijos, nueras y nietos decidieron hacer vida en el sector Los Olivos, ubicado en Caneyes, municipio Guásimos. Sin embargo, durante muchos años las aguas de lluvia han provocado en sus hogares grietas, deslizamientos y socavamientos.

En el terreno de Johnny están construidas tres casas, donde habita su familia. Una de ellas sólo tiene seis años desde su construcción y ya presenta notables daños en su fachada. Además, parte de su terreno se ha deslizado continuamente y temen que las aguas sigan erosionando la superficie. 

Los Rivas no son los únicos afectados, otras 20 familias residentes del sector han expresado en continuas ocasiones el temor a quedarse sin hogar. La mayoría de estas personas no tienen a dónde ir. Durante los últimos cuatro años, han hecho pública la denuncia a la Alcaldía del municipio Guásimos; sin embargo, el alcalde, Evaristo Zambrano, afirmaba no contar con los recursos necesarios.

Expresaron que también solicitaron ayuda durante la gestión de la exgobernadora, Laidy Gómez, pero tampoco fueron escuchados

En muchas ocasiones, los derrumbes y deslizamientos son asociados a construcciones débiles, pero Johnny Rivas afirma que las casas están hechas con materiales resistentes y con bases de profundidades enormes y a pesar de ello, las casas se han ido agrietando gradualmente.

Accidentes

Hace más de dos años, la situación empeoró. El agua ya no sólo afectaba a las viviendas, sino también a los transeúntes. Al romperse una tubería, el agua comenzó a circular por la mitad de una de las calles principales provocando fuertes accidentes.

Varios motorizados sufrieron caídas graves en una calle por donde cruzaba el agua y aunque obreros de la alcaldía arreglaron y limpiaron esta calle, "se siguen registrando accidentes".

Epifanio Jaimes, uno de los vecinos afectados, comentó que el problema lleva mucho más tiempo. "Esta situación no tiene cuatro, sino diez años afectando a los vecinos" y que las casas se están cayendo debido a esta problemática. Epifanio hasta los momentos no cuenta con daños graves en su vivienda, pero teme que más adelante al caerse algunas casas, él sea el siguiente.

Otro vecino de la calle Los Cármenes, el cual por motivos de seguridad no quiso ser identificado, afirma ya estar cansado de que las autoridades siempre digan que van a solventar el problema; sin embargo, no hacen nada y lo que hacen "son sólo paños de agua tibia".

Acotó que los trabajos realizados durante los últimos días no son suficientes para enfrentar la erosión del terreno, debido a que existe el riesgo de que cuando se presenten fuertes lluvias, la tubería se caiga nuevamente, por lo que los habitantes se encuentran muy preocupados por la situación. "Al irse esas casas nos afectamos todos", recalcó.

Sin respuesta 

Johnny Rivas afirma haber perdido el tiempo, debido a que en la alcaldía le solicitaron que lim piara su propiedad. "Me hicieron limpiar todo el terreno tres veces con Guadaña", comentó que no le dieron respuesta.

Asegura que junto a sus dos nietos han trabajado día y noche "echando pico y pala" y aún así el problema parece empeorar aún más. Expresa estar cansado de esta situación y exige al alcalde Zambrano la canalización de las aguas.

Los vecinos del sector Los Olivos perdieron las esperanzas de contar con la ayuda necesaria para reparar sus viviendas e intentan solventar por sus propios medios.

Continúan los malos olores 

Además de los olores producidos por el bote de aguas negras, los habitantes de este sector mantienen las quejas por las emisiones de humo del crematorio Jardines Virgen de la Consolación.

Rosa Elena Tames, habitante de la calle Los Cármenes, dijo que esta situación se viene presentando desde hace más de dos años y, a pesar de que en reiteradas oportunidades han hecho la denuncia, el cementerio suspendió las cremaciones durante un tiempo, aún siguen presentando esta problemática. 

Por su parte, Epifanio Jaimes, expresa que las denuncias las toman en cuenta durante un tiempo y luego vuelven a poner en funcionamiento los hornos. Asegura que aunque han disminuido un poco las emisiones, todavía siguen llegando malos olores que afectan a los vecinos. "Eso sigue igual y eso no va a cambiar", afirmó.

Fallas de luz se mantienen

Habitantes del sector manifiestan tener proble mas en el alumbrado público, además de las constantes fallas en el servicio eléctrico. Un vecino de la zona, que por motivos de seguridad no quiso ser identificado, manifestó que un sector de Caneyes se ve privilegiado porque el gobernador, Freddy Bernal, tiene una casa. Sin embargo, afirma "arreglaron las calles, pero desde que se mudó, la luz se va todo el tiempo".

"Las calles están destruidas" 

Rosa Cárdenas, habitante de Cane yes, afirma que la mayor parte de la vialidad de Caneyes se encuentra afectada; sin embargo, destaca que el sector Barrio Nuevo es el que se encuentra en peores condiciones. Asegura que "las calles están destruidas y me he caído varias veces de la moto", además " hay huecos por todos lados que se llenan de agua cuando llueve", comentó.

"Se bota agua en el túnel"

Vecinos del sector de Boca de Caneyes denuncian un bote de agua en el túnel de salida a la autopista San Cristóbal - La Fría. Según Alejandro Mora, poblador del sector, este bote tiene aproximadamente un mes. Menciona que se hicieron varios arreglos en este sector en cuanto a vialidad y limpieza, pero ahora cuentan con este bote de aguas blancas.

Las fuertes lluvias, la erosión, los sismos, la socavación de algunos caudales al pie de los cerros, el tipo de tierra, la deforestación e incluso el clima pueden ser factores claves para saber si tu casa está en zona de riesgo.

Tips

Si vives en una ladera procura:

 No arrojar basura ni escombros a las quebradas.

No cortes los árboles ni destruyas la vegetación. 

Verifica que las autoridades estén cumpliendo de manera constante con la recolección de basura, así como la limpieza y mantenimiento de quebradas.

En caso de detectar fallas en las tuberías o fugas de agua, informa a los ejecutivos de tu municipio para que comiencen cuanto antes los trabajos de reparación.

Comunicarte con Protección Civil y establecer planes de emergencia y contingencia.

Revisar las paredes, pisos y techos en busca de posibles grietas.

Sembrar plantas para que absorban el agua y así evitar la erosión.

No realizar excavaciones sin el control de las autoridades.

Antes de iniciar cualquier trabajo en tu terreno, busca ayuda de profesionales.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Zona de montaña afectada por las lluvias 

| comentarios