1.200 kilómetros de vialidad agrícola peligran en el Táchira

Cuando llueve y la vía colapsa, productores del campo se ven obligados a sacar a "lomo de mula o de obrero" sus cosechas

Anggy Murillo | La Prensa Táchira.- El Táchira cuenta con 1.867,17 kilómetros de vialidad, 446,38 distribuidos en troncales, 783,17 en ramales y 662,62 de las locales y aunque el 100% se encuentra transitable, no está en óptimas condiciones. Situación que afecta mayormente a los trabajadores del campo, pues los 1.200 kilómetros de longitud de las vías agrícolas peligran por la temporada de lluvias.

Desde hace muchos años estas vías no han recibido inversión. Los trabajos paliativos que se han realizado son por iniciativa de los dueños de fincas y sus obreros, quienes para evitar mayores complicaciones a la hora de sacar las cosechas, se han visto en la obligación de adquirir camiones de granzón para lanzar en la vialidad que comúnmente es de tierra y cuando llueve al volver se pantanosa es casi intransitable.

"Las vías rurales están muy mal. Son zonas que tienen muchos años sin que haya mantenimiento ni inversión. Los productores tienen que ponerse de acuerdo y reunir para comprar el granzón o contratar una maquinaria. Eso es sumamente crítico, la gente a veces ve complicado cómo sacar la producción, a veces toca a lomo de bestia o los trabajadores. Ya hay vías que han colapsado y otras a punto del colapso", denunció el productor agro pecuario y expresidente de la Asociación de Ganaderos del estado Táchira, Leonardo Figueroa.

En tiempos de verano los productores sufren por las fallas de borde y huecos que son comunes en estas carreteras, pero en temporada de lluvias la situación empeora y este año, en el caso del municipio Jáuregui, hacia la zona de montaña, se han generado afectaciones en El Palenque, Santo Domingo y Sabana Grande, que ya fueron solventados con las maquinarias de la alcaldía de esta jurisdicción.

"Las vías de penetración no están en buenas condiciones. Nuestros carros de trabajo son aquellos en que los rodamientos y resortes sufren más. No está en muy buenas condiciones para sacar la carga. Cuando se colapsa por la lluvia nos toca hacer transbordo y con mulas o los obreros ir pasando los productos", explicó Miguel Romero, productor de papa de la entidad.

A lo largo de estos 1.200 km de vialidad agrícola, de acuerdo a la información suministrada por Ángel Márquez, presidente del Instituto de Vialidad Tachirense (IVT), se tiene previsto poner en marcha 19 proyectos con los que se espera mejorar las condiciones de los productores y facilitar el traslado de sus cosechas y diferentes rubros hacia otras zonas de la entidad y de Venezuela.

"A través de la mina La Gotera, en el municipio Córdoba, vamos a procesar asfalto frío para llevar a las vías agrícolas que se encuentran sin pavimentación", explicó.

Maquinaria

En caso en que se presente alguna contingencia de gran envergadura producto de las lluvias, la maquinaria con la que actualmente cuenta el IVT es insuficiente. El stock funcional es sólo de tres retroexcavadoras, un mino shower y un camión volteo que fueron otorgados a través de un fondo de emergencias por lluvias. 21 que dejó la anterior gestión están en reparación.

La necesidad es de 40 y 50 máquinas, pues, según el IVT lo ideal es que cada zona del estado cuente con un parque de al menos ocho máquinas para poder atender las emergencias en poco tiempo.

Una inversión millonaria

Para recuperar la totalidad de la vialidad del estado se necesita una in versión de más de 500 millones de dólares, esto según el ingeniero civil y exdirector del IVT, Freddy Osuna, quien destaca que este monto incluye trabajos de bacheo, la construcción de carpetas asfálticas, mantenimiento de los puentes, limpieza de cunetas, drenajes, señalización vial y limpieza de latera les.

Tan sólo el 30% de las carreteras se encuentran en buenas condiciones. "Todas las vías están transitables, pero ninguna en óptimas condiciones. A San Cristóbal se le han hecho algunos trabajos de asfaltado, pero si te metes a los barrios, en cada cuadra vas a encontrar un hueco. 

La Troncal cinco está destruida. Se necesitan obras de gran inversión. Se necesita hacer el mantenimiento a los puentes que por la falta de inversión no se hacen los dragados de los ríos", explicó.

En cuanto a las vías alternas que pudieran usarse en caso de contingencia, Osuna asegura que se encuentran en peores condiciones que las principales. En proyectos que se tenían previsto ejecutar por Laidy Gómez, se encontraba la reparación de la vía que conduce desde El Cobre hacia La Grita, donde se ameritan por lo menos 45 camiones de asfalto natural para labores puntuales de bacheo.

Troncal 5, punto más álgido

La troncal cinco continúa siendo uno de los puntos de mayor interés, pues históricamente se han registrado grandes deslizamientos de terreno que incluso han dejado incomunicado por varios días al Táchira con Barinas.

Actualmente y a lo largo de sus 111 kilómetros se presentan 48 fallas de geodinámica; es decir, se evidencian irregularidades de la vialidad, fractura del pavimento, hundimientos y asentamientos producto de la geología irregular de la zona.

"Si tenemos recurrencias por un deslizamiento de gran proporción quedamos incomunica dos. La vía alterna es por San Joaquín de Navay Pregonero y Pregonero a San Cristóbal, pero no está en buen estado, pudié ramos decir que está al 50%", explicó Yesnardo Canal, director de Protección Civil en la entidad.

Durante estas cuatro semanas de lluvias se han visto afectadas la troncal uno, la troncal siete, además cinco ramales y cuatro locales. En la troncal cinco existen 16 fallas que deben comen zar a ser abordadas por el gobierno regional.

"Tenemos un paso restringido en la ramal 16 vía Río Chiquito en la parroquia La Petrólea y San Vicente de la Revancha, se deben hacer obras de carácter hidráulico y de carácter hídrico, porque por donde pasa la tubería principal el tubo matriz que surte de agua el municipio Junín se está deslizando", acotó Ángel Márquez.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias