MORDEDURAS DE SERPIENTES SE VUELVEN LETALES POR FALTA DE DINERO

Lorena Rojas | La Prensa Táchira.- Con al menos 325 dólares en el bolsillo deben contar familiares de pacientes que han sufrido mordeduras de serpientes y están graves para costear los medicamentos que ayudan a combatir las toxinas que han entrado al organismo, las cuales provocan emponzoñamiento ofídico, pérdidas de extremidades e incluso la muerte.

Este presupuesto de 325 dólares incluye un kit de suero antiofídico, el cual tiene un costo aproximado de 300 dólares y medicamentos como Irtopan, analgésicos, protector gástrico y antibióticos, que son aplicados al momento de tratar a un paciente que haya sido mordido; sin embargo, esta cifra puede aumentar si en las horas que la persona está en observación no tienen ninguna mejoría y requiere de otro kit.  

El gremio médico explica que los pacientes que llegan a los centros asistenciales deben ser atendidos con mucha rapidez para determinar el grado de toxicidad que tienen en su cuerpo, para así colocarles el suero antiofídico, pero éste escasea en los hospitales.

"Un paciente que esté grave necesita de un kit de cinco ampollas, uno moderado puede necesitar 3 y uno leve está en observación constante para ver cómo es su evolución ante el veneno y así poder colocar el medicamento", aseguró René Rivas, presidente del Colegio de Médicos.

Estos incidentes se vuelven más letales cuando los familiares del paciente no consiguen el dinero para los kits. La mayoría de las víctimas de estas mordeduras de serpientes vienen de caseríos muy vulnerables, limitados económicamente. También en algunos casos, el antídoto escasea en las farmacias porque el mismo no es producido en grandes cantidades.

El mayor Luis Contreras, miembro de los Bomberos Marinos del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (INEA) y especialista de mordeduras de serpientes, explica que la escasez de suero antiofídico es a nivel mundial porque la industria farmacéutica no le es rentable realizarlo, pues la mayoría de personas que son mordidas no tienen los recursos para comprarlo.

"La industria farmacéutica no elabora antiofídicos por los altos costos de producción. Los principales laboratorios a nivel mundial, incluso en Australia, han dejado de hacerlos porque no es rentable", dice.

Contreras agregó que la mordida más común es la de la especie mapanare (Bothrops atrox), culpable del más del 80% de los envenenamientos en la nación y que además serían los miembros inferiores los que más suelen atacar las víboras cuando salen a buscar calor en los hogares, donde atacan cuando se sienten en peligro.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Zulia estima inversiones con apertura de frontera

| comentarios

Nacionales

Más de 30 mil muertes por cáncer este año

| comentarios