Cáncer de ovario: un asesino silente que acecha a las mujeres 

De 10 a 12 féminas son diagnosticadas con cáncer de ovario al mes; el enemigo silencioso que ronda a las mujeres del Táchira

Jhoanna Suárez | La Prensa Táchira.- Con síntomas inespecíficos y casi imperceptibles, el cáncer de ovario se posiciona en Táchira como uno de los tres tipos de cáncer más comunes en las mujeres. 

Luego de las afecciones de mama y de cuello uterino, los tumores malignos de ovario constituyen una de las enfermedades que amenazan a las tachirenses. 

A Sulay Niño le detectaron el cáncer de ovario a sus 59 años. Sin padecer síntomas que le hicieran pensar en la enfermedad, Sulay acude al médico por un dolor persistente en el tobillo, tras diagnosticar una tromboflebitis empieza a recibir tratamiento anticoagulante y allí es sorprendida por un síntoma que le lleva a consulta ginecológica. 

Una hemorragia vaginal le lleva a chequearse y su médico le sorprende con el diagnóstico, tenía un tumor de un kilo en su ovario. Tras la histerectomía practicada casi de forma inmediata, le realizan la biopsia y confirman su temor, tenía cáncer de ovario en grado IV.

Sulay no sabe en qué momento llegó esta enfermedad a su vida, aunque en su familia no ha habido nadie con cáncer, el médico le dijo que tenía una predisposición genética. Tras 6 sesiones de quimioterapia, Sulay sobrevive al cáncer y aunque está curada, su lucha no ha terminado. 

Inespecíficos 

El caso de Sulay Niño es similar a otras tantas mujeres de la región, quienes nunca vieron venir el cáncer. Víctor Díaz, ginecólogo - oncólogo, explicó que la enfermedad no tiene síntomas específicos que llamen la atención, lo que hace que su diagnóstico se haga tardíamente. 

"Hay síntomas variados como distensión abdominal o inflamación del abdomen, estreñimiento, dolor pélvico, poca tolerancia a los alimentos, dolor al mantener relaciones sexuales, raras alteraciones en la menstruación, pero no hay síntoma específico que nos indique la presencia del cáncer", añadió.

Para el oncólogo, el cáncer de ovario ha venido abriéndose paso en el Táchira, incluso comentó que en el Hospital Oncológico, de 10 a 12 mujeres son diagnosticadas con esta enfermedad cada mes, una cifra bastante alta que, a su juicio, debería llamar a las féminas a acudir por lo menos una vez al año a su consulta ginecológica.

Las últimas cifras del cáncer de ovario en Venezuela dadas por la OMS, datan del año 2018 y en ese momento ocupaba el lugar 27 entre las causas de muerte más frecuentes. Incluso para ese año, Venezuela registraba un total de 595 muertes por este tipo de cáncer.

En Táchira, según Díaz, el patrón es muy similar al del resto del país. Tomando en cuenta el diagnóstico promedio mensual que se realiza en el oncológico, a la fecha en el Táchira se han diagnosticado al menos 48 mujeres con cáncer de ovario. 

Ante ello, dijo el oncólogo, lo mejor que se puede hacer es realizarse un control ginecológico regular, porque el método más precoz para hacer diagnósticos es la ecografía, una técnica que se puede usar en mujeres que no han tenido relaciones sexuales.

Causas

En cuanto a las causas, aseguró que existen varias; sin embargo, hay algunas que están científicamente demostradas y otras que se sospechan puedan estar relacionadas. "Una de las principales causas es la ovulación incesante, lo que hace a las mujeres que no tienen hijos más propensas a padecer la enfermedad".

Otro factor que podría favorecer su aparición es el envejecimiento, por ello se hace más frecuente en mujeres mayores de 40 años. A juicio de Díaz, es muy difícil que una mujer joven desarrolle la enfermedad y cuando ocurre, son tumores germinales que responden muy bien a las quimioterapias, por lo que el pronóstico de vida es bueno.

La obesidad es otro factor de riesgo, pues las mujeres con sobrepeso producen más estrógeno y eso puede estimular al ovario a que crezcan tumoraciones. Quienes usan hormonas después de la menopausia, también están más propensas a padecer este tipo de cáncer y por supuesto quienes tengan predisposición genética.

Tratamiento

El tratamiento podría ser para los pacientes una de las etapas más difíciles de la enfermedad. Sulay Niño confiesa que la persona con cáncer tiene que enfrentar la enfermedad sola en medio de un total abandono por parte de los entes del Estado. 

"Yo no le debo al Estado nada, me costeé mi cirugía, casi todo mi tratamiento y mis exámenes, lo único que debo agradecer es la atención del personal, porque de resto todo lo tiene que pagar el usuario, hasta la inyectadora que usan en él", dijo. Según Sulay, el Estado no les garantiza salud a los pacientes con cáncer, si la persona no tiene dinero o cómo conseguirlo, entonces está destinado a morir. "Si te van a hacer la cirugía se deben comprar todos los insumos, para la quimioterapia debes llevar el medicamento y si necesitas radioterapia en el estado no lo hay, el paciente debe ir a Cúcuta y pagar casi 6 millones de pesos".

Cuenta que aunque está curada debe hacerse exámenes de control y seguimiento cada tres meses. Sus exámenes de laboratorio le salen casi en 330 bolívares y las tomografías y resonancias son casi 220 dólares, es decir, una suma de dinero importante cada 3 meses. 

"Un paciente que se cure pero que no tenga cómo hacer su control puede volver a recaer y revivir la tragedia. No hay por parte del Estado una alternativa que le permita poder seguir su control sin tener que gastar tanto dinero, quien no tiene dinero se muere, es inconcebible", añadió. 

Hoy día, Sulay es una sobreviviente del cáncer y no gracias al Estado, sino a la gracia de Dios. NecesidadMaría ha vivido una historia similar a la de Sulay. Su enfermedad inició en los ovarios, pero se extendió a otras partes de su cuerpo. Debe realizarse las quimioterapias, pero en el Seguro Social sólo le dan una parte de los medicamentos y los más costosos debe conseguirlos por su cuenta. 

"Debemos conseguir 750 mil pesos cada quince días para la quimioterapia, eso sin contar todo los agregados que piden en cada sesión", añadió. La familia de María es de muy bajos recursos, se ha valido de vendimias y rifas para poder costear los gastos que acarrea la enfermedad, pero además de ello han tenido que enfrentar injusticias. 

"Nosotros retiramos medicamento en el Seguro Social. Pero creemos que algo muy raro pasa en esa farmacia, nos entregaron 3 de los 6 medicamentos que debo colocarme, nos dieron los más baratos, los más caros, según ellos, no llegaron, pero también nos dicen que conocen a alguien que los vende más económicos que en Cúcuta, yo creo que los trabajadores de allí sacan los medicamentos y los venden por su cuenta. Pero por qué tienen que hacer eso, saben por el momento tan duro que estamos pasando y nos quieren sacar más dinero, es inhumano", denunció. 

Los familiares de María esperan que las autoridades revisen qué está ocurriendo. "No es posible que hasta de esta enfermedad hagan un negocio". 

Llamado

Vivencias como las de Sulay y María se hacen cada vez más comunes en la región, las unidades de quimioterapia del sector público se hacen insuficientes para atender a la cantidad de pacientes que se reportan a diario con cáncer. Lo más recomendable es retomar las medidas de prevención que se tienen, en caso de cualquier enfermedad acudir oportunamente al especialista para detectar cualquier anomalía y poder tratarla a tiempo.

"Estamos vivas por gracia divina"

La tragedia que representa tener cáncer en un país como Venezuela, también se puede convertir en una bendición en estos tiempos. 

Sulay Niño pudo conocer el lado bueno de la enfermedad y es que sólo en ese momento pudo sentir la bendición de contar con muy buenas personas. 

"Yo puedo decir que estoy viva por gracia divina y por el apoyo de familiares y amigos. Se hicieron rifas, vendimias, mis amigos me apoyaron, todos colocaron un grano de arena para poder costear cada etapa del tratamiento", añadió. 

Aunque es el Estado venezolano el que debe garantizar la salud y la vida, no es así, manifestó Niño, "es el mismo paciente quien debe luchar por poder mantenerse vivo".

No es atemorizar es concienciar

La importancia del control médico toma más fuerza en cualquier tipo de cáncer ginecológico. A juicio de los expertos, las mujeres deberían acudir a consulta por lo menos una vez al año y no aguardar a un dolor pélvico o una irregularidad menstrual para visitar al ginecólogo.

Marelvis González, ginecólogo tachirense, mencionó que el propósito no es atemorizar a las mujeres, sino crear conciencia sobre la importancia de acudir a consulta periódicamente. 

Contó que en su consulta suele ver con frecuencia tumores de ovario benignos, los cuales suelen ser muy frecuentes en mujeres de todas las edades y que aunque deben ser tratados no debe generar alarma. 

Mencionó que no siempre un dolor pélvico puede ser cáncer de ovario, a su consulta acuden mujeres con este signo, pero lo más común es encontrar tumoraciones benignas. "Las pacientes se atemorizan cuando oyen hablar de tumoraciones, pero no todos son malignos".

Atentas

Para González, lo que sí es importante es que la mujer esté atenta a cualquier dolor pélvico inusual, porque regularmente las tumoraciones causan dolor y este debería obligar a la mujer a acudir al ginecólogo. "Sin embargo, no todo lo que duele es ovario, también puede doler útero, vejiga y colon".

Aclaró que los ovarios poliquísticos no duelen, cuando hay dolor es porque existe una tumoración mayor a los 5 cm, y la paciente aunque la afección sea benigna debe estar pendiente de ello. "Nunca se debe asumir un dolor como normal, porque aunque ya esté esterilizada o no menstrúe, está en riesgo de padecer un cáncer de ovario, y este suele ser silencioso, así que se debe acudir al médico", dijo.

El llamado, entonces, es a perderle el miedo a la consulta ginecológica.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias