LOS TRABAJADORES SIN SALARIO, SIN PROTECCIÓN Y EN POBREZA

Esta es la realidad laboral venezolana, que ve como sus expectativas no se cumplen cuando el primero de mayo próximo pasado, Nicolás Maduro no fijó política en beneficio de los trabajadores así como tampoco el esperado aumento.

La izquierda venezolana en tiempos de democracia solicitaba de los gobiernos una escala móvil de salarios que pendulara de conformidad con el aumento o disminución de la inflación, toda vez que el salario tiene que alcanzar para dignificar la familia del trabajador.

Estas exigencias formuladas como una política laboral ahora que son gobierno no las implementan, los bajos salarios en la administración pública fue la responsable del abandono laboral, que marchó en paralelo con la centralización de la administración pública.

La política laboral descentralizada en los entes territoriales cuya expresión fueron las contrataciones colectivas, quedaron en desuso, todas las nóminas pasaron a una oficina centralizada dependiente del gobierno nacional, y con ello uniformaron la política laboral anulando beneficios de las contrataciones.

Si consideramos que las jubilaciones y las pensiones estaban ajustadas de forma permanente del salario, hoy estas están igualadas en baja, es decir en los mínimos. El principio marxista establece que para tener igualdad social se debe tener igualdad económica, de conformidad con ello, todos deben ganar el mínimo, es decir todos a ganar el salario mínimo, toda la administración salvo los altos funcionarios.

El propósito, salario, pensión y jubilación terminarán siendo lo mismo, y como los tres se manejan por el sistema patria, desaparecerán a un solo concepto.

No puede existir reactivación "Venezuela se arregló" si no existe una clase trabajadora activa, pero lo que la burbuja de la economía negra genera es informalidad y eso no genera economía sana.

Ahora bien, el mundo está en guerra, se habla incluso que si sigue escalando la misma nos veremos en una guerra nuclear o termo nuclear, traerá consigo desde ya una recesión en las principales potencias económicas, EEUU y China, crisis de suministros de insumos y producción, ya existe hambre en países de África, si se detona la guerra nuclear entrarán países en hambrunas.

Los venezolanos divididos en dos, una nación en éxodo 7 millones 200 mil y los que quedamos, ¿cómo pretende la revolución enfrentar la crisis mundial que se suma a la crisis humanitaria actual venezolana?

La producción agrícola en Venezuela cubre solamente el 30% del consumo nacional, 70% restante hay que importarlo, ¿cree el gobierno que Colombia seguirá siendo nuestro anaquel? Se equivoca, llegará el momento en que dirá, primero Colombia y luego el resto.

Pero más desconcertante es esta revolución cubanovenezolana que nos asimila como pueblo al mismo destino de atraso mientras en el mundo la inteligencia artificial es parte de los sistemas de producción privados y públicos, donde el avance en tecnología creó nuevos empleos para los cuales se debió formar nueva mano de obra ¿cómo alcanzaremos la modernidad si ya vivimos en el atraso?

La revolución de museo que nos gobierna nos está haciendo primitivos frente a otras sociedades, el reto es presente o nos preparamos para incorporarnos a los nuevos tiempos tecnológicos o nos quedamos en la brecha que está generando.

Pero para salir y enfrentar los retos actuales de la guerra y sus consecuencias o los de los tiempos que ya llegaron es obligatorio abandonar el pensamiento necrófilo del socialismo comunitario que ya no es capaz de sostener ni siquiera el salario, en razón de que desapareciéndolo nos adelanta la posibilidad de que el sistema patria sea el mecanismo de racionamiento, ahora venezolano, como sucede en nuestra hermana Cuba.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

T. S. J. Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS

| comentarios

Opinion

ESTOY CON LOS MAPUCHES

| comentarios