Wushu: entre la violencia y la belleza

Una nueva generación de atletas se abren paso con muy poco apoyo y recursos propios, en uno de los deportes que requiere dureza, ferocidad y al mismo tiempo elegancia

Redacción| La Prensa Táchira.- En el interior del Complejo Deportivo Juan Maldonado de la ciudad de San Cristóbal convergen cinco clubes wushu de diferentes categorías que se entrenan diariamente. Este deporte, que combina las poses y acrobacias con el combate, tiene una nueva camada de atletas que buscan forjarse su propio camino en una disciplina que ha sido constantemente ignorada y marginada por las autoridades deportivas.

Los jóvenes atletas que consiguieron dejar en lo alto al estado Táchira en los pasados Juegos Nacionales lograron subirse al podio en nueve ocasiones, convirtiéndose en los más duros a vencer en esta disciplina a nivel nacional. Si bien los atletas poseen un gran talento, reciben un apoyo casi nulo de los organismos deportivos competentes, puesto que con sus propios recursos junto a sus entrenadores se autogestionan para conseguir los equipos de trabajo, además de acondicionar sus áreas de entrenamiento.

Sin espacios

La disciplina que se encuentra vigente en el estado Táchira desde el 2002 nunca ha obtenido su propio espacio de trabajo. Andreína Valdez, entrenadora y presidenta de la Asociación Tachirense de Wushu, señaló que durante años han sido desplazados de diferentes lugares. En primera estancia, el comedor olímpico de la escuela de talento deportivo fue su primer hogar; sin embargo, un día fueron desalojados sin ningún motivo específico y debieron reubicarse.

A pesar de que San Cristóbal cuenta con Gimnasio de Deportes de Combate, no les fue designado un espacio, por lo que los lugares al aire libre como el Parque Metropolitano y las afueras del Gimnasio Cubierto fueron sus lugares de entrenamiento, hasta que les fue cedido un pequeño galpón entre el Complejo Juan Maldonado, el cual entre deportistas y entrenadores debieron acondicionar.

Los equipos

Durante los últimos años, la escuela de wu- shu ha sido blanco de robos, en dos ocasiones todos sus equipos de trabajo fueron hurtados, como los protectores de cabeza, torso y pies, guantes de boxeo, espadas, sacos y colchonetas de entrenamiento. Ya que ni la federación ni el ministerio los dota de materiales, debieron comprarlos con sus propios recursos.

Lawhaiak el "Tigre" Suárez, atleta especializado en Taulo, expresó que el apoyo siempre ha sido casi nulo. "Cuando mucho el transporte a las válidas es lo único que brindaban, pero en material deportivo no. En algunas ocasiones nos vimos obligados a hacer recolectas de dinero entre entrenadorese para viajar a las válidas nacionales".

No obstante, esto nunca ha detenido a los practicantes de esta disciplina, quienes a pesar de las dificultades se han consagrado como uno de los deportes fuertes y más constantes del estado, puesto que aún sin apoyo económico y la deserción de atletas, no han permitido que la disciplina muera en la ciudad.

Sólo un deporte de combate sobrevive en el gimnasio

El Gimnasio de Deportes de Combates, ubicado en Pueblo Nuevo, se creó precisamente para ofrecer un espacio para este tipo de disciplinas. Sin embargo, la estructura que fue levantada hace 17 años presenta múltiples fallas a nivel estructural.

El techo se encuentra parcialmente levantado permitiendo el ingreso del agua de lluvia, la cual genera diferentes problemas en las tres plantas. 

Además, ya hace algunos años que las disciplinas que antiguamente daban vida al centro de entrenamiento abandonaron el lugar, ya sea por los problemas estructurales o debido al transporte, puesto que se encuentra en una zona en donde el transporte público no transita.

Ante esto, los clubes de lucha y boxeo fueron poco a poco desapareciendo, dejando únicamente el kenpo, el cual ocupa el único piso habitable en el gimnasio. Cabe destacar, que de los diferentes equipos de entrenamiento con los que antiguamente se contaban desaparecieron casi en su totalidad, debido a los hurtos y al mal cuidado de los implementos. 

Ahora sólo queda la colchoneta en donde se practica el arte marcial japonés y tres máquinas multiuso de ejercicios.

Además es importante destacar, que a pesar de las condiciones en las que se encuentra el sitio, los atletas especializados de otros clubes de la ciudad de San Cristóbal y también más de 20 niños que pertenecen al club Kenpo, se benefician de este centro de entrenamiento, el cual ha visto días mejores.

La generación de relevo

Durante los últimos años, la difícil crisis económica y social afectó duramente el deporte, entre ellos el wushu, en donde ante la falta de torneos nacionales, varios atletas debieron abandonar el deporte. 

"Nos quedamos casi sin atletas; sin embargo, ahora tenemos esta nueva camada de jóvenes que demostraron que aún hay talento en el estado", señaló Alfredo Cuevas, entrenador de la selección. Los jóvenes como Dilan Salcedo (bronce) y Franco Merche (oro) ambos de 18 años, expresaron sentirse preparados para afrontar las próximas válidas, en donde deberán afrontar competidores adultos y experimentados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Otros Deportes

Táchira sede de los XXXIII Juegos de Contadores Públicos

| comentarios