Aguas negras socavan Los Duques de Barrancas

Redacción | La Prensa Táchira.- En la parroquia Táriba, la calle Los Duques se encuentra al borde del colapso. Desde hace diez años la vía de este sector se encuentra en estado crítico debido al constante flujo de aguas negras y blancas. Sus habitantes temen un desastre ante un posible deslizamiento, pues cada día el terreno cede, constituyéndose como una amenaza latente contra la base de sus casas. Muchos de ellos no tienen adónde ir. 

El problema en esta localidad comienza en el año 2012, cuando más de 70 casas quedaron hundidas en el barro por la rotura de la tubería de aguas negras. Entre la tierra aún se pueden ver las estructuras principales de estas edificaciones. "Era mucha presión y por eso se reventaron los tubos, ahora tenemos ese problema del terreno", dice Magaly Vega, líder de calle del sector, quien explica que la falta de canalización para las aguas ha generado estos problemas en la zona.

Reina el miedo

El temor de quedar damnificados es una constante que a veces no deja dormir a los habitantes de esta calle. Para Sandra Velasco, residente de la zona desde hace 12 años, todo es preocupante. "Con cada lluvia la situación empeora, se va levantando la tierra y van cayendo pedazos. Las casas se inundan y el agua se estanca por debajo, es horrible, cuando llueve nos da miedo porque la casa está quedando en el aire". 

Según Magaly Vega, el problema también radica en que no son los tubos adecuados para soportar la presión del agua, el daño "no se ha tratado como debe ser". 

Explica que la comunidad tuvo que organizarse para encauzar toda la corriente y arreglar el problema con potes de plástico y tuberías improvisadas, los residentes de la calle intentan drenar el agua para solventar la situación, al menos a corto plazo; sin embargo, se mantienen alerta ante un posible deslizamiento del terreno.

Por ello, Vega expresa que a pesar de los esfuerzos que haga la comunidad, el trabajo es muy complejo y por eso "necesitamos ayuda para solucionar". 

Hace un llamado a los entes gubernamentales competentes porque hay más de 10 viviendas afectadas, detalla que algunos vecinos casi no pueden dormir porque su hogar está totalmente cubierto por el barro, asimismo, indica que hay niños y personas especiales, por lo cual la situación es muy fuerte y la mayoría no tiene otro lugar adónde ir.

Quieren soluciones

Si bien esta situación fue atendida por la Gobernación del estado y la Alcaldía del municipio Cárdenas, lo cierto es que las medidas aplicadas no fueron las de prioridad y según un vecino que pidió no ser identificado, 

"fueron unos pañitos, se arregló el problema de momento, pero luego se volvió a lo mismo". Explica que los entes gubernamentales habían autorizado a un ingeniero para meter máquina y arreglar la situación, el problema fue que no se compactó el suelo y como las cloacas y las aguas fluviales no han recibido el tratamiento adecuado, entonces el peligro continúa. 

El declarante comenta que "se cayeron las casas por culpa de las cloacas, en ese momento la gobernación vino y arreglaron la calle, pero después el agua volvió a rebosar y entonces el trabajo se perdió. El gobernador volvió a mediados de octubre y prometió soluciones, pero tomaron fotos y más nada. El problema es que con las lluvias, el cerro se puede caer en cualquier momento".

Las calles repletas de basura

Uno de los problemas que también vive la comunidad de la calle Los Duques, es la situación con la basura. A pesar de que el aseo urbano pasa recolectando estos desechos al menos dos veces por semana, según vecinos, la falta de conciencia y educación mantiene el sector con pestilencia, además algunas calles y barrancos de la zona están abarrotados de basura y animales carroñeros.

Según Jesús Gómez, el personal del aseo se encarga de limpiar y recoger todos los desechos posibles, indica que algunos días pasan hasta dos veces y dejan todo "limpiecito", pero las personas siguen sacando basura, aun cuando el camión acaba de pasar, dice que el problema es que los vecinos tampoco se pronuncian y si alguien se queja "sale es regañado".

Cráteres y huecos en las vías

Aunado al problema de canalización de las aguas, varias de las casas y parte de la carretera principal han comenzado a agrietarse. La vía presenta grandes cráteres con agua estancada y obstáculos como piedras, desechos y barro que dificultan el paso vehicular y son el escenario perfecto para accidentes de tránsito. 

Jesús Gómez, además comenta que desde hace al menos cuatro años no ha habido un accidente; sin embargo, debido al barro y a los huecos de la vía los vehículos corren gran peligro porque el camino se torna resbaloso. Además, Gómez indica que con el escaso alumbrado público es muy peligroso, pues resalta que la zona es montañosa y cualquier carro se puede volcar fácilmente.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

CLASES CULMINAN EL 16 DE DICIEMBRE

| comentarios