VALORES SUPERIORES DE LA DEMOCRACIA

Siguiendo la idea de Arendt sobre política, se puede decir que "ella es una necesidad ineludible para la sociedad humana en general", porque a partir de ella se desarrollan un conjunto de visiones y acciones, inspiradas en la capacidad del pensamiento de las personas que la conciben o ejecutan según su inspiración ideológica a fin de resolver, las necesidades prioritarias de la gente. 

La política entonces y aunque muchos no lo admitan, debe estar alineada dentro de un conjunto de valores superiores, que deben servir de guía al Estado y en especial a sus Instituciones y partidos políticos, en la promoción del bien común, sin dejar de reconocer por otro lado, que la política es una actividad practicada por seres humanos, con diversidad de valores y niveles. Sin embargo, esa actividad se ha extendido progresivamente a la población en general que así lo reconoce en buena medida.

En ese orden de ideas, la población organizada socialmente, debe promover y desarrollar útiles tareas sociales, políticas y comunitarias con el propósito de cambiar para mejor, el orden de las cosas que nos rigen, y con lo cual no estamos de acuerdo. Para tal fin, políticos y población en general, deben estar acordes en que sus esfuerzos deben dirigirse a promover los valores superiores de la Democracia, como la libertad, la ética, el pluralismo y la preeminencia de los derechos humanos, con tácticas claras.

Quien escribe piensa que toda persona con espíritu libre e innovador, debería con su actitud frente al actual estado de cosas, difundir cada uno entre sus allegados, estos valores a los efectos de procurar alcanzar una sociedad más justa, que pueda vivir en paz, con equilibrio y armonía entre sus distintas fuerzas sociales a pesar de las distintas diferencias en ideas, creencias o convicciones que puedan existir entre ellas.

Por último, los partidos políticos y otras organizaciones intermedias de distinta naturaleza, como gremios, sindicatos o cámaras de comerciantes o empresarios, deben entender sin ningún tipo de hipersensibilidad que la población es crítica a sus labores, ante la crisis que a diario nos golpea; pero que igualmente reparte sus gustos y preferencias entre los componentes de todos ellos, o tal vez, no simpatiza con ninguno, y brega de manera individual para alcanzar sus propósitos, salvo que políticos de partidos o de esas organizaciones intermedias, se conecten de manera estratégica con aquellos valores superiores de la Democracia, por ser siempre buena referencia a la noble actividad política, cualquiera que ella sea.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

 DIÁLOGO INCIERTO 

| comentarios

Opinion

SALIR DE LA INFORMALIDAD O QUEBRAR

| comentarios

Opinion

EN DEFENSA DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

| comentarios