El sexcam, la manera de ganar dinero a través de internet 

Por diferentes razones, mujeres y hombres deciden vender su desnudez al mejor postor a través de plataformas virtuales

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira .- Un aro de luz LED, un trípode, un soporte para teléfono, un teléfono de media a alta gama, juguetes sexuales, lencería, una cama medianamente ordenada y despojarse de tabúes y pudor son los elementos necesarios para iniciarse en el mundo del sexcam. Y es que para muchas damas y caballeros este se ha convertido en un negocio redondo, pues siempre hay clientes dispuestos a pagar por contenido para adultos. 

De acuerdo con estudios realizados por Online MBA, unos 2.400 millones de euros son gastados cada segundo en todo el mundo por personas amantes del sexo virtual. Videos, fotos, encuentros a través de plataformas web, redes sociales son parte de la gran cadena de lugares donde unos encuentran placer y otros, un dinero extra y, en algunos casos, el sustento diario. 

Si bien la pornografía existe desde el inicio de los tiempos, la pandemia hizo que muchos vieran en esta modalidad digital una entrada de dinero que para unos es escasa, mientras que para otros ha permitido la cristalización de sueños y para algunos ha sido el negocio redondo de sus vidas. 

"La cosa va más allá de pelarse las nalgas. Hay que saber a qué público quieres llegar y qué estás dispuesta a hacer para llegar a ellos", dice Adrián, un joven universitario quien desde la llegada de la pandemia se dedicó a vender contenido de sus amigas, ya que como conocedor de todo lo relacionado a producción de material audiovisual, pudo "emprender" en el mundo del contenido para adultos. 

Explica que hay infinidad de plataformas, tales como el OnlyFans, Porn Hub, xvideos, entre otros, que venden material XXX y sus dueños reciben ganancias al subir ese contenido a través de estos portales. 

"Tengo entendido que en OnlyFans te quita el 20% de tus ganancias como comisión por usar la plataforma. Ellosusan paypal para el cobro de esas ganancias", detalla el joven. 

Asegura que mientras más morbo haya en el contenido, bien sea foto o videos hay más clientes. "Tengo amigas que venden fotos pie y todo muy bonito, pero si no le metes el morbo no vas a vender. Yo les digo a las muchachas, muestra el pie y no uses ropa interior, que lo demás se vea al fondo, y efectivamente hubo más enganche", dijo entre risas. 

Redes sociales

A través de las redes sociales como WhatsApp, Twitter, Facebook e Instagram son muchas las ofertas de contenido para adultos que aparecen y quienes desean comprar, lo hacen yendo a los enlaces que en estas publicaciones se muestran. 

En estos se observan ofertas de paquetes que constan de videos y foto grafías con un precio determinado. Ejemplo, 10 fotos y un video por 5 dólares. A través de transferencias bancarias o uso de plataformas digitales se hacen los pagos y se libera el contenido. "Es la más recomendable", asegura. 

Otra modalidad es la videollamada a través de WhatsApp o Telegram, dada la dificultad existente a la hora de reproducir ese material. Sara, quien trabaja como sexcam, asegura que tiene clientes que sólo la llaman para hablar, mientras que hay otros más exigentes. 

"Hay hombres que solo quieren entablar una charla conmigo. Sin desnudos ni nada. Ellos pagan y lo importante es 

que no tengo intimidad con ninguno. A la semana me puedo ganar entre 60 y 100 dólares", explica que ella se oferta en plataformas web y quien esté interesado, al verla, se va a un chat privado y allí es donde empieza a ganar. El tiempo lo determina el cliente, quien usa Paypal para hacerse de monedas digitales con las que le paga por un tiempo determinado. 

Cada actriz o actor cobra bien sea semanal, quincenal o mensual, dependiendo de las ganancias. A través de Paypal o Moneygram, estas plataformas transfieren el dinero y estos a su vez lo cobran en efectivo en agencias afiliadas o casas de cambio virtuales que entreguen dinero físico a domicilio. 

Cámaras web

Adrián comenta que hay múltiples salas de cámaras web, pero estas requieren un poco más de tecnología por el tema de la conexión a internet. Destaca que gran parte de quienes se dedican a este tipo de trabajo, ad quieren internet satelital, por la rapidez y disponibilidad en el servicio. "Tú te conectas a la sala y quien te quiera ver, debe pagar el acceso. La modelo es la que pone la tarifa. El tiempo máximo es de 30 minutos, si tienes a 10 clientes cobrando 5 dólares, te ganaste 50 dólares en media ho ra", dijo.

Como productor de este tipo de contenido, Adrián asegura que los hombres son los más ávidos de pornografía, ya 

pese a ello, explica queque sólo mostrar un seno, por ejemplo, los activa visualmente. Hay que ofrecer más porque si bien son los más sedientos por este tipo de contenido, si no ven novedad, pasan la página rápido. 

La inversión

Para tener contenido no basta con querer hacerlo. Hay que invertir en equipos. El material por muy bueno que pueda estar, si es de mala resolución tiene mala iluminación, está mal enfocado o tiene un escenario desordenado y desprolijo, puede que venda, pero no como aquel de buena calidad. "La pornografía debe tener iluminación. 

Una selfie con buena luz LED y linternas del teléfono", comenta Adrián. 

Los costos de un teléfono celular son variados, pero todos superan los doscientos dólares. Dependiendo de la resolución, almacenamiento y memoria RAM alcanzan hasta mil dólares. 

Aros de luz LED, dependiendo de su tamaño, pueden costar desde 15 a 60 dólares, siendo este último el más grande y el que más buscan para este tipo de trabajos. Un trípode de mesa vale unos dos dólares. 

En lo que a internet se refiere, hay que invertir un dinero para tener acceso a servicio colombiano, al menos de este lado de la geografía venezolana hay empresas que ofertan navegación sin restricciones y con anchos de banda que garantizan una navegación rápida. La instalación de una antena supera los doscientos dólares, mientras que los costos por mensualidad van desde los 20 dólares en adelante. 

Vale acotar, que estos prestadores de servicio no están regulados por Conatel, por lo que no tienen restricción de sitios web. Ve Sin Filtro reportó que hay unos 59 portales web, de unos 68 dominios bloqueados, de los cuales seis corresponden a páginas con contenidos para adultos, mientras que la ONG Espacio Público reporta que entre el 2018 y 2021, unas 17 páginas con contenido para adultos han sido bloqueadas en el país. 

Trata de personas

Dada la proximidad entre Venezuela y Colombia, este último país se ha convertido en el escena rio para quienes desean dedicarse a ello. Alquileres de apartamentos donde instalan studios para la grabación, edición y venta de este material audiovisual se ha convertido en la constante, en especial en Cúcuta, capital del Norte de Santander. 

Si bien las prostitutas han emigrado al vecino país en busca de mejores plazas de trabajo, los webcam también lo hacen, sobre todo porque allá no hay restricciones en cuanto al internet, como ocurre de este lado del río. 

Lamentablemente, esta situación ha sido aprovechada para redes dedicadas a la explotación sexual y a la trata de menores con fines sexuales. 

De acuerdo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, hay más de mil sitios web ilegales que ofertan pornografía infantil y explotación sexual de mujeres, cuyas víctimas, principalmente son de nacionalidad venezolana. 

En septiembre del año pasado fueron capturados tres venezolanos, quienes tenían en su poder a cinco menores que explotaban sexualmente en Cúcuta. 

El general, Óscar Moreno, jefe de la Policía Metropolitana de Cúcuta, aseguró que el Tren de Aragua, además de los otros delitos a los que se dedican sus integrantes, también tiene redes de prostitución infantil y de trata de personas, aprovechando la necesidad económica de migrantes venezolanos, captan a las personas para introducirlas en este mundo.

No es delito crear contenido para adultos

Expertos en leyes que dieron declaraciones bajo condición de anonimato, aclaran que la pornografía y su producción si bien no es un delito, tiene ciertas aristas que deben ser tomadas en cuenta a la hora de dedicarse a eso.

En el artículo 33 de la Lopnna, se establece que todos los niños, niñas y adolescentes deben ser protegidos de cualquier forma de abuso y explotación sexual.

De la misma forma, en el artículo 14, numerales 8 y 9 definen la Ley sobre el Derecho a una Mujer Libre de Violencia a la prostitución y esclavitud sexual, como una forma de violencia contra las mujeres.

Coinciden los entrevistados que mientras no se incurra en estos delitos, no hay razones para judicializar a alguien por crear contenido para adultos, salvo las sanciones que puedan dar a lugar por el uso de servicios de internet que no estén regulados por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones.

Cosa contraria a hechos donde se demuestre la presencia de menores de edad o mayores de edad, pero bajo coerción, es decir, en contra de su voluntad, porque allí se hablaría de esclavitud y explotación sexual.

Se buscó la postura de cuerpos de seguridad y autoridades para este trabajo y no dieron respuesta alguna a los llamados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias