Raspados Los Enanos, 25 años de tradición, sabor y calidad humana

El negocio familiar que continúa refrescando a los tachirenses por más de dos décadas sin perder el toque que le gusta a la gente

María Villamizar (pasante) | La Prensa Táchira.- Uno de los lugares emblemáticos de la ciudad de San Cristóbal es la plaza Ríos Reyna o mejor conocida como la plaza "Los Enanitos", la cual está ubicada en la calle 16 del centro de la ciudad, alberga el tradicional Raspado Los Enanos, una parada imperdible para los sancristobalenses que transitan la zona, quienes inclusive los catalogan como el mejor de toda la región.

Con más de 25 años en el oficio, este puesto de raspados es reconocido a nivel regional, nacional e inclusive internacional, ya que muchos visitantes de otros estados o países llegan a este pequeño puesto de la plaza para degustar los sabores que contiene. Por esta razón, este producto hoy se considera como parte de las tradiciones de la ciudad y un punto fijo para aquellos que visitan la zona.

Con jarabes de diferentes sabores, una capa de arequipe, miel, leche condensada y unas gotas de limón estos raspados son conocidos por su gran tamaño y su generosidad en las porciones. 

José Francisco Rivas, quien está a cargo del puesto, no repara en gastos a la hora de servir a su clientela, siendo esta una de sus principales características y uno de los atractivos que motiva la llegada de un gran número de visitas.

Herencia

Francisco comenta que lleva 16 años liderando este negocio familiar, explica que el fundador del puesto es José Vera, su suegro, quien tuvo que retirarse hace unos años debido a que desarrolló algunos problemas de las manos y con la respiración ante la constante exposición y manipulación del hielo. Por ello, su pareja se vio en la obligación de continuar el negocio y junto a Rivas tuvieron que trabajar unidos para sacar adelante el legado y la responsabilidad que este conlleva.

Sin importar el día o el clima que esté haciendo, Rivas y la joven salen a trabajar con emoción y perseverancia, dice que aunque hay días buenos y malos en el negocio, lo importante es continuar, de domingo a domingo, porque así como han tenido ocasiones donde la cola es inmensa y el trabajo parece no cesar, hay otros donde las ventas son muy bajas, pero toca salir adelante. "Por todos los medios" posibles.

Explica que las redes sociales han sido un punto que los ha ayudado a continuar, las personas promocionan los raspados debido a su calidad y por ello su popularidad ha seguido aumentando y eso se ve reflejado en las ventas. 

"Hay días donde hemos logrado vender alrededor de 400 a 500 vasos", en ocasiones llegamos a los 100 y en los días malos se rondan los 50 envases, pero eso sucede en todo negocio, por eso, aunque muchos se desanimarían y estarían tentados a abandonar, él persiste sin importar las dificultades. 

Técnica

Rivas también considera su dedicación como un factor importante en el éxito del puesto, dice que una de las cosas que lo ayudan a resaltar es la técnica y los instrumentos que emplea, pues en su oficio es fundamental conocer todos los detalles para sacar un buen raspado en poco tiempo, sin sacrificar la calidad o la estética del mismo.

Comenta que en el proceso desde cortar el hielo hasta las proporciones de cada ingrediente, son pasos que influyen en el producto final que venden al público. Por lo tanto, asegura que cada detalle desde la atención y la rapidez hasta los sabores y la apariencia, son factores que hacen un buen producto.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias