Madres trabajadoras con pocas opciones de guardería

Las madres con niños pequeños que decidan trabajar deben ingeniárselas para que alguien les cuide a su hijo

Jhoanna Suárez | La Prensa Táchira.- Luego de que desaparecieran los Hogares de Cuidado Diario en el año 2002, las madres tra bajadoras de bajos recursos se fueron quedando sin opciones para dejar a sus hijos y cumplir con sus labores fuera del hogar. 

Los Hogares de Cuidado Diario dependían del Estado y era el Servicio Nacional Autónomo de Atención Integral a la Infancia y a la Familia (Senifa), el que los cobijaba. Luego del año 2002 desapareció la figura y se crearon los llamados Simoncitos Comunitarios, también cumplían las funciones de resguardar a los niños de 0 a 3 años de edad, pero en la actualidad son pocos los Simoncitos que operan en la ciudad capitalina. 

En un recorrido realizado por varios sectores del municipio San Cristóbal, se evidenció la falta de guarderías o maternales públicos que cobijen niños de 0 a 2 años de edad. La mayoría de los Centros de Educación Inicial consultados ofrecen maternal, pero para niños de 2 a 6 años de edad. 

Sin opciones 

En el CEI Dra. Carmen Verónica de Cohelo, ubicado en Puente Real, fue el único espacio que se logró ubicar donde recibían niños de 0 a 3 años; sin embargo, lo hacen bajo la vía no convencional, es decir, sólo los reciben martes y jueves en horas de la mañana y las madres no pueden dejarlos, ellas deben participar en la estimulación que se le hace al infante. 

Según explicó Herminda Robello, directora del centro educativo, estos niños reciben la atención en la ludoteca ubicada en otro espacio, con docentes dependientes de la institución. "No es una guardería, es un espacio para que los niños reciban una estimulación temprana". 

Uno de los pocos Simoncitos que operan en la ciudad está ubicado en La Castra, fue creado en 2007, pero atienden niños a partir de los 2 años de edad. Tienen 13 niños inscritos y cuentan con dos docentes encargadas de brindarles atención pedagógica. 

Francis Marín, directora del CEI Rafael Morales de Méndez, en Barrio Obrero, recibe niños a partir de los 2 años y su matrícula es de 110. La intención es formar a los pequeños desde temprana edad. 

Esto deja en evidencia que en el sector público no hay opciones para que cuiden a los niños de 0 a 2 años, las madres deben quedarse en casa a cuidarlos, irse a trabajar con ellos o pagar las costosas guarderías.

"Es difícil tener un bebé y trabajar"

Ivana Sánchez tiene una niña de 3 años que cursa primer nivel de preescolar. Pero antes de ello, Ivana tuvo que olvidarse de su trabajo presencial para empezar a trabajar online, porque no tenía dónde dejar a su pequeña.

Su madre no tenía la disposición de cuidarla y tampoco ubicó una guardería accesible para poder dejarla, mientras seguía con su trabajo de periodista. Para ella fue muy difícil enfrentar su maternidad, porque tuvo que quedarse en casa con su pequeña. "Las mamás estamos solas si queremos trabajar con un bebé, pero bueno no importa, ya ella está grande y ya estudia y yo me adapté".

Jardines se vuelven un lujo 

Al menos 80 0 100 dólares mensuales puede costar mantener a un niño en una guardería en la actualidad. Si bien, hace unos años estos establecimientos eran comunes en toda la entidad tachirense, hoy día sólo quedan algunos y abundan en la parte alta de la ciudad.

 La guardería más sencilla exige a los padres 80 mil pesos semanales, además de traer la comida en un horario comprendido entre las 7: 00 de la mañana y las 5: 00 de la tarde. 

En otra guardería ubicada en la 19 de abril, se exige que el niño tenga un año de edad y que camine para poder recibirlo. Lo que limita su ingreso.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias