Asesinatos en trochas buscan marcar territorio o evadir la ley

Los asesinatos en las trochas podrían ser parte de una jugada inteligente de los grupos delincuenciales que buscan controlar o resultar ilesos

Jhoanna Suárez | La Prensa Táchira.- En lo que va de año, 11 hombres y una mujer han sido asesinados en los pasos ilegales de la frontera colombo-venezolana, producto de lo que los expertos y autoridades suponen podría tratarse de un marcaje de territorio o "una jugada muy inteligente" para evadir la justicia por par te de los grupos delincuenciales que operan en la zona.

Las 12 muertes han ocurrido con un modus operandi similar. Las víctimas son secuestradas en comunidades de San Antonio y Ureña y luego son encontradas muertas en las trochas que conectan estos municipios con Villa del Rosario, en el departamento del Norte de Santander, Colombia. 

Los crímenes que datan desde enero del año en curso han tenido su pico más alto en marzo y abril. Las víctimas suelen hallarse sin identificación y con signos de amarre o tortura. 

Objetivos

Aunque para las autoridades este modus operandi pudiera resultar novedoso, para el especialista en seguridad y ex comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, Carlos Villadiego, este tipo de delitos no es nuevo para una frontera tan activa como la que se tiene entre Colombia y Venezuela. 

Según Villadiego, una frontera como esta, que es una mina de oro en cuanto a generación de ingresos, ha hecho que una cantidad de grupos al margen de la ley comiencen a disputarse la hegemonía de la misma. 

"Es así como el Tren de Aragua, Los Rastrojos, Botas de Caucho, ELN y otra gran cantidad de grupos intentan ejercer control en un pedacito de la línea fronteriza, por que en ese pedacito ellos pueden apropiarse de los recursos que genera el tráfico de personas, pro ductos y vehículos, entre otras cosas", dijo. Ahora bien, las muertes que están ocurriendo particularmente en las trochas, pueden tener dos objetivos principales, mostrarle al otro grupo que se tiene control sobre un área y quien se quiera meter en esa área va a resultar muerto, diciéndole yo voy a entrar a ese territorio y voy a matar para poder controlarlo.

O puede tener un segundo objetivo, detalló Villadiego, el cual está dirigido a cometer el asesinato por ajuste de cuentas u otros motivos, y conseguir evadir la justicia aprovechándose de la nula comunicación existente entre los organismos de seguridad de ambos países.

Para Villadiego, se trata de "una jugada muy inteligente" por parte de los grupos delincuenciales, que logra atarle las manos a la policía judicial para que no resuelva un crimen que debió come terse en Venezuela, pero que se hace en Colombia y en una trocha, precisa mente porque es un lugar con las condiciones ideales para perpetrar un crimen. 

Casos

Haciendo un recuento de los crímenes cometidos bajo este modus operandi, se puede mencionar al hombre hallado sin identificación y con señales de tortura en la trocha La 51, en Boconó, a mediados de enero. Las autoridades colombianas presumieron que el hombre fue traído desde territorio venezolano y es asesina do en la trocha.

Pero las autoridades comienzan realmente a preocuparse cuando en marzo se disparan una serie de asesinatos con el mismo modo operativo. Se registra la aparición de dos hombres muertos en el corregimiento Juan Frío, uno de ellos habría sido secuestrado en el municipio Bolívar y baleado en la trocha La Ramona. 

Sólo días después, un comerciante de nacionalidad colombiana fue plagiado en el municipio Pedro María Ureña y fue localizado muerto al día siguiente, en la vía a San Faustino, zona rural de Cúcuta.

En iguales circunstancias se cuentan otros homicidios en la zona, lo que encendió las alarmas de las autoridades en ambos países. Oscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, ha señalado esto como un nuevo modus operandi en el que los integrantes de bandas esta rían ajusticiando a sus víctimas del lado colombiano a propósito. 

En Táchira, se ha anunciado la presencia de más funcionarios en el área fronteriza bus cando con ello desarticular las bandas que, a juicio del gobernador, operan en complicidad con la Policía de Cúcuta.

Tips

-Para el especialista en seguridad, Carlos Villadiego, este tipo de eventos sí se han exacerbado. Y entre otros objetivos que podrían estar persiguiendo los grupos delincuenciales mencionó: 

-"Podría ser que en de terminado país se dan las condiciones para cometer el asesinato más fácilmente".

-"También podría ser que yo asesino en territorio contrario porque allá voy a tener la complicidad de la fuerza pública". 

-Cualquiera que sea el caso, lo que se busca es entorpecer o anular las investigaciones y que este pueda que dar impune. 

-Aclaró Villadiego, que esto no son hechos exclusivos de la frontera colombo- venezolana, también sucede en la frontera con Ecuador o Perú. 

-A su juicio, la estrategia de aumentar la presencia policial en estas zonas no es la solución.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias