Las mordeduras de serpientes se incrementan con las lluvias

Redacción | La Prensa Táchira.- La temporada de lluvias enciende las alarmas en varias zonas de Venezuela. No solo las viviendas anegadas y desbordes de quebradas causan temor entre los ciudadanos, ya que las fuertes precipitaciones también aumentan los casos de mordeduras de serpientes, en total se han registrado nueve casos entre cinco estados del país, según información del capitán Luis Contreras, bombero del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (INEA).

Los casos se reportaron en los estados Táchira (3), Lara (2), Barinas (2), Yaracuy (1) y Carabobo (1).

Entre los casos del estado Lara se encuentra el de un adolescente de 17 años de la parroquia Montaña Verde, municipio Torres. El joven fue mordido por una serpiente "rabo amarillo" (Drymarchon corais) en el pie izquierdo cuando sacaba el agua de su vivienda tras las lluvias del martes. 

Otro joven de Duaca, municipio Crespo, del cual se desconocen mayores detalles, se encuentra hospitalizado en el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

"Las serpientes son más rápidas por el agua que por tierra, y ellas buscan lugares secos, por eso agarran para las zonas pobladas e ingresan a los terrenos y casas anegadas por las lluvias. Buscan cualquier lugar para esconderse, más que todo detrás de las neveras o electrodomésticos que generan calor. Es una fuerte problemática que afecta más que todo a las zonas rurales", alertó Contreras. 

Contreras manifestó que en los casos de mordedura no debe hacerse torniquetes, ya que esto agrava la afección y recomienda mantener en alto el miembro afectado.

El afectado no debe realizarse incisiones en la piel para chupar la sangre. El veneno de la serpiente son proteínas y al encontrarse con la sangre alteran la coagulación, si se chupa esta ya viene contaminada y se envenena la persona.

Reiteró que tampoco se deben ingerir medicamentos sin prescripción médica porque pueden empeorar el cuadro clínico.

El especialista en serpientes también sugiere evitar la ingesta de brebajes, hierbas y guarapos. Precisó que hay gente que aconseja tomar o inyectar orine de venado y esto ocasiona una infección estomacal que termina generando la muerte del paciente.

"La industria Farmacéutica mundial no elabora sueros antiofídicos porque no es rentable. La fabricación es muy costosa y no es conveniente por los altos costo de producción. En Venezuela un dosis de sueros antiofídicos oscila en los 300 dólares (…) para un tratamiento se utiliza de una dosis hasta cinco dosis y la gran mayoría de los afectados son muy humildes y no tienen acceso al suero", puntualizó.

Con información de Últimas Noticas / Versión Final

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias