EXPERTOS ESTIMAN CRECIMIENTO ECONÓMICO SOLO EN HIDROCARBUROS 

Ana Uzcátegui | La Prensa Del Táchira.- El 6 de abril el banco suizo Credit Suisse, publicó un análisis elaborado por el economista venezolano Alberto Rojas, en el que proyecta un crecimiento de la economía de Venezuela de 20% al cierre de 2022. Estas estimaciones se basan en el escenario que podría experimentar la producción y exportación petrolera del país, debido a la crisis energética mundial que ha provocado la guerra de Rusia y Ucrania, y las expectativas que han surgido tras la visita de representantes del gobierno de Estados Unidos a Venezuela, y la solicitud de la flexibilización de las sanciones a PDVSA y al gobierno de Nicolás Maduro.

Para Oscar Doval, presidente de la consultora británica Moore Global, el pronóstico no está halado de los cabellos si Venezuela logra llevar su producción petrolera de 700 mil barriles diarios a 900 mil barriles a corto plazo. Sostiene que en 2022 el sector que experimentará un rebote económico de mayor magnitud será el de hidrocarburos, no así los demás sectores de la economía como el agro o industrias, que se mantendrán operando a una capacidad instalada de 30%.

"Venezuela registró una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 80% en ocho años. En 2021 hubo un efecto rebote, tuvimos un crecimiento de 4%, bastante modesto a expensas del sector privado que se activó por las liberaciones de controles centrales y de controles de precios. Eso incentivó ligeramente la producción de materia prima, transformación de esa materia prima, así como la exportación de productos terminados, en un mercado reducido que no pasa de 10 millones de personas con capacidad de consumo. Este 2022 lo que veremos es una reactivación de los ingresos generados por el Estado, fundamentalmente el petróleo", explicó.

El país ha experimentado una leve recuperación de su industria petrolera en los últimos 16 meses, pasando de producir 300 mil barriles de petróleos diarios a inicios de 2021 a 700 mil barriles diarios desde diciembre del año pasado.

"Tenemos sanciones financieras y bloqueos comerciales que impiden la libre exportación de petróleo venezolano, para evadir tales sanciones el crudo se tiene que vender con descuentos del 30%. Se espera que con la flexibilización de las medidas por el conflicto Rusia-Ucrania, el bloqueo amaine un poco. Eso no significa que se van a levantar las sanciones, simplemente el bloqueo perderá intensidad. El oficialismo mantiene alianzas comerciales con el Medio Oriente y puede haber eventuales alianzas con empresas americanas si EE.UU otorga licencias para que Chevron explote la Faja del Orinoco. Eso puede estabilizar la producción petrolera a unos 900 mil barriles diarios o alcanzar el millón de barriles. Más de allí será difícil por la deteriorada infraestructura de la industria petrolera", recalcó.

Afirma que si esto se logra, Venezuela podría tener ingresos por conceptos de exportación por el orden de los 25 mil millones de dólares. El año pasado el país obtuvo ingresos de exportación de productos no petroleros de 15 mil millones de dólares . "Venezuela podría tener un PIB de 66 mil millones de dólares este año, según estimaciones de Moore Global", indicó.

Comunicó que la inversión que está teniendo Venezuela para lograr ese aumento de la producción de crudo proviene de aliados ideológicos del gobierno como Irán y China. "Si se está contando con que a Chevron le den una licencia sobre la explotación de la Faja del Orinoco tenemos petróleo a flor de piel, que es muy fácil de extraer y con muy poca inversión se puede aumentar la producción a 900 mil barriles diarios. Sólo se necesita una inversión de menos de mil millones de dólares", estimó.

Genera posiciones encontradas

Algunos economistas consideran que las proyecciones dadas por Credit Suisse son "exageras", y creen poco probable que la economía de Venezuela crezca 20% este año después de experimentar una contracción de su PIB de más del 75% desde 2013.

"¡Los deseos no preñan!. Yo no creo que esa proyección del 20% se vaya a alcanzar", exclamó Hermes Pérez, economista y profesor de la Universidad Metropolitana de Caracas. Sostiene que la primera limitante que tiene Venezuela es que actualmente produce alrededor de 700 mil barriles de petróleo diariamente, pero no toda esa cantidad se puede exportar por la deuda que mantiene con China y la alianza con Cuba.

"Los estudios señalan que la producción de petróleo tiene un techo máximo de 1.100.000 barriles diarios (b/d). Esa cantidad no se puede exportar toda. En enero las exportaciones fueron 416 mil b/d, en febrero 670 mil b/d, en marzo 644 mil b/d. Es decir exportamos menos hace un mes. Necesitamos inversiones para incentivar la producción petrolera y esas inversiones están atadas al tema de la cesación de pagos de Venezuela y a las sanciones internacionales", apuntó.

Recalcó que el país mantiene una deuda internacional que supera los 87 mil millones de dólares, porque está en default desde noviembre 2017.

"En el momento que a Venezuela le quiten las sanciones y alguien quiera invertir lo van a demandar para quitarle esos recursos porque los deudores quieren cobrar su plata. Dinero que el gobierno de Maduro no paga desde 2017 y que tampoco ha manifestado la intención de quererlo pagar", expresó.

Los países que tienen una deuda tan grande como la de Venezuela y la que ha tenido Argentina, les cuesta retornar a los mercados financieros internacionales y atraer inversiones.

"Credit Susse especula"

Según el economista Dilio Hernández, las proyecciones de Credit Susse son especulativas porque la modesta recuperación de la industria petrolera, que en 1998 generaba más de tres millones de barriles diarios de crudo, ha sido por la colocación de pocos capitales por contratos que ha dado el Gobierno a sus aliados empresariales.

"Hay una reactivación de algunos pozos. Se están entregando pequeños pozos que han dejado de producir por la no inversión a algunas empresas privadas que lo están reactivando, con una proporción de ganancia de 70% para estos empresarios y 30% para el Estado. Son empresas vinculadas al gobierno, empresarios petroleros boliburgueses, que surgieron producto del boom económico que vivió el país del 2000 hasta el 2012. Son grupos económicos que saquearon los activos del país y por las sanciones una manera de lavar ese dinero es invirtiéndolo en la industria petrolera", aseguró.

"No es sostenible en el tiempo"

El economista José Toro Hardy, apunta que si bien a corto plazo Venezuela podría aumentar la producción a 900 mil barriles diarios, esta medida no es sostenible en el tiempo.

"Buena parte de la producción nacional se concentra en la Faja del Orinoco, ese es un crudo de mala calidad que no se puede comercializar en la forma en que se produce, porque es pesado y ácido. Entonces se está mezclando con condensados importados desde Irán. Lo que está subiendo de precio son los condensados de Irán, no los condensados de la Faja del Orinoco", expresó.

Sin financiamiento multilateral

"Si quisiéramos aumentar la producción petrolera, se estima que habría que invertir unos 25 mil millones de dólares durante los próximos ocho años para acercarnos a 3 millones de barriles diarios que producíamos en 1998", informó José Toro Hardy.

El sector petrolero representa 15% del PIB en la actualidad. Al economista le preocupa que no existan políticas orientadas a activar el sector manufactura. "No estoy viendo crecimiento en las industrias, la flexibilización cambiaria y eliminación de aranceles lo que hizo fue dañar severamente la industria porque abrió las puertas de las importaciones", dijo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias