TÁCHIRA SIN SERVICIO ELÉCTRICO 

Nuestra entidad federal desde hace años viene padeciendo de una deficiente prestación pública del servicio eléctrico a pesar de que en territorio tachirense, concretamente en el municipio Uribante, se encuentra la Represa Hidroeléctrica "Uribante-Caparo", una portentosa obra de ingeniería, construida por gobiernos democráticos, para suministrar por años de manera estable y continua este servicio y sin interrupciones, con lo cual se colocaba a la región andina, como una zona geográfica segura para procurar su desarrollo y crecimiento en distintos órdenes.

Para asegurar tan importante objetivo, este servicio es garantizado constitucionalmente por el Estado venezolano, como un servicio de calidad, en la Ley Orgánica del Sistema y Servicio Eléctrico, que en su letra asegura que se pueden llevar adelante y sin contratiempos actividades de generación, trasmisión, distribución y comercialización del servicio eléctrico, por lo tanto, debe ser continuo e ininterrumpido, con lo cual quedaba equiparado a estándares de calidad, universalmente reconocidos, que les impone a los distintos Estados, esos deberes, que más bien son principios de sus actuaciones.

En ese orden de ideas, la ley mencionada en su artículo 9 señala que todas las actividades tendentes a llevar a la población el servicio eléctrico con calidad, esto es, a satisfacción del usuario, deben realizarse bajo un modelo de gestión socialista, con lo cual añadió a esta prestación un contenido ideológico de naturaleza política, que supuestamente obligaba al ente respectivo a presupuestar recursos, que debieron gastarse en cumplir con las necesidades cada vez mayores de suministro eléctrico. Sin embargo, ¿Dónde estarán esos recursos? ¿Habrán sido consumidos por la corrupción?

De otra parte, el gobierno dominante, por andar peleando políticamente con los gobiernos de Colombia y Brasil, no hicieron ni hacen Convenios Internacionales, para lograr el suministro de intercambio de energía eléctrica, como se hacía antes del arribo al poder del presidente Chávez Frías, y eso que tal deber no era cualquier deber, sino una exigencia de la propia ley; en consecuencia de esa otra grave omisión estatal es que sufrimos los tachirenses, apagones tras apagones que nos impiden en lo humano y laboral, la realización de muchas cosas, sin contar los daños a los equipos electrodomésticos.

Siguiendo con el tema de la ley, la misma también exige al Ejecutivo Nacional, inversión en el sector, pero nada, no la hacen, la negligencia y el desinterés por mantener y garantizar este vital servicio público es evidente, muy visible, son muchos años padeciendo de esta deficiencia, sin respuestas serias y adecuadas por parte del gobierno, incluído el Gobernador Bernal que en campaña electoral dijo que se iban a reducir los cortes o apagones porque se incorporaron 750 megavatios a la represa Uribante-Caparo y ahora dice que eso no tiene nada que ver con él, por lo que se puede decir, cuánto desprecio y humillación nos toca vivir con la revolución socialista del siglo XXI...

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

LA CRISIS MAYOR DE COLOMBIA: PETRO

| comentarios

Opinion

EL CAMINO SON LAS EXPORTACIONES

| comentarios

Opinion

PODER-LIBERTAD-AUTORITARISMO

| comentarios