Monseñor Moronta: Pascua es la alegría que brota de la luz

El obispo invita a la comunidad sancristobalense al reencuentro con la fe y además reforzar los lazos con el Señor padre en esta Semana Santa

Redacción | La Prensa Táchira.- Para el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, un elemento importante a tomar en cuenta en la Semana Santa es la alegría. "Pascua es alegría. No como la da el mundo, es la alegría que brota de la luz, de la comunión con Dios y de haber sido liberados de la oscuridad de la muerte por el amor de Dios".

A través de un documento titulado "Cristo, camina junto con su pueblo…para su liberación", la máxima autoridad de la Iglesia Católica en el estado Táchira, señala que toda la vida de Jesús puede identificarse como un camino junto con la humanidad. "Es el sentido de su encarnación y del acto redentor que conmemoramos en la celebración de la Pascua, con cada Eucaristía y Sacramento", durante la conmemoración de la Semana Santa. 

Caminando juntos

Monseñor asegura que en estos tiempos tenemos diversos desafíos, al recordar que este año se conmemora el primer centenario de la creación de la Diócesis de San Cristóbal. "100 años caminando juntos en espíritu y verdad".

Envió un mensaje a los feligreses para cada día de la Semana Mayor, acotando sobre su significado.

Domingo de Ramos:

Al iniciar la Semana Santa estamos llamados a discernir a partir del acontecimiento que conmemoramos. A veces, contradictoriamente, llegamos a ser "religiosos" sin Dios. El materialismo, el ansia de poder y del dinero, el narcotráfico y las mafias destructoras de dignidad…eso y mucho más constituyen el nuevo paganismo, los nuevos dioses que son idolatrados. 

Miércoles Santo

El camino del "Nazareno" se parece al de nuestros hermanos sufrientes, al de los migrantes despreciados durante su larga trayectoria en busca de mejores condiciones de vida, al de los menospreciados y cargados con el peso inconmensurable puestos en sus hombres por mafiosos, narcotraficantes, violentos y prepotentes. Es lo que también debemos hacer desde la iglesia. Esta celebración nos invita a dos cosas importantes: a la solidaridad y a la comunión. 

Jueves Santo

Allí encontramos la síntesis de lo hecho por el Maestro a lo largo de su vida pública. El encuentro con la humanidad, particularmente la más pobre y golpeada, halla en la Cena de la Pascua una forma peculiar de resumir todos los encuentros de enseñanza, de sanación, de liberación, sostenidos durante los años anteriores por el Señor con sus hermanos. 

El ejemplo del Maestro al lavar los pies de los discípulos y que hemos recibido como mandato es la clave para entender la actitud eucarística que nos ha de acompañar durante la celebración.

Viernes Santo

En El Calvario, Jesús demuestra que ha sido capaz de escuchar el designio de su Padre y de atender el anhelo de liberación de sus hermanos los hombres. 

Esa escucha se traduce en la actitud de apertura para hacer entender a los demás que Él es El Camino, La Verdad y La Vida. 

Esa Cruz es signo de victoria, porque permite el encuentro y la escucha de los que pareciendo tenerla su voz no es atendida, sino echada en los precipicios del olvido.

Sábado Santo

En la nueva manera de encontrarse entre Dios y los hombres, el de la paternidad/filiación, se da inicio a una nueva manera de escuchar: el de la libertad de los hijos de Dios. Por convertirnos en "hijos de Dios Padre", el hombre nuevo liberado entra en contacto directo con la Palabra. No sólo la escucha, sino que se hace eco de ella por medio del testimonio de vida. Desde esa nueva situación, se le invita al "hombre nuevo" a discernir.

Domingo de Pascua

Este domingo, el más importante de este año de gracia. El símbolo de la tumba vacía habla del tiempo pasado de la antigua condición: el no haber nadie en ella y estar con la puerta abierta les permitió a los discípulos anunciar "es verdad lo que nos había enseñado…ha resucitado.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias