Cuando empezó la pandemia, todo se cumplia a cabalidad. Actualmente, no, hay personas que no lo usas (el tapabocas) o lo usan en el cuello o la mano, no debería ser.

Alfredo Sayago

Abogado

Creo que a la mayoría le da igual las medidas, hay mucha gente sin tapabocas, muchos locales tienen el aviso de que es necesario el tapabocas pero no lo aplican, no es como el año pasado que entrabas a un locas y te aplicaba alcohol o antibacterial.

Francisco Aparicio

comerciante

Tachirenses se olvidaron de las medidas de bioseguridad

María Villamizar (Pasante) | La Prensa Táchira.- Luego de dos años de haber empezado la pandemia por covid-19 en Venezuela, las medidas de bioseguridad han pasado a un segundo plano. Ahora es habitual pasar por las calles de San Cristóbal y observar como la mayoría de personas no usan el tapabocas e ignoran otras medidas sanitarias. 

Anteriormente, la ciudad se regía por el plan 7+7 ordenado por Nicolás Maduro, el cual consistía en una semana de flexibilización seguida de otra radical. Desde enero de este año, esta medida fue suspendida hasta nuevo aviso, por lo tanto, poco a poco ha ido creciendo un estado de flexibilización entre los habitantes, los cuales parecen haber olvidado los protocolos impuestos ante la pandemia de covid-19. 

Algunos ciudadanos opinan que la situación del país ha causado una flexibilización forzosa, "tenemos que trabajar, con o sin pandemia" dice Oscar Sánchez, quien tuvo que dejar la pandemia a un lado para sustentar a su familia. 

De hecho, una situación similar a la de Sánchez se repite en los locales del centro de la ciudad, dos comerciantes comentan que el cuidado ahora viene desde la parte individual, "cada quien debe velar por sí mismo, esto es un sálvese quien pueda" dice uno de ellos. Explican que debido a la crisis económica, la costumbre de tomar la temperatura o brindar alcohol o antibacterial a los clientes ya no es una opción viable, pues anudado al hecho de que las ventas han estado bajas, este gasto debe reflejarse en el precio de los productos y "la gente no está para eso".

En el marco internacional, varios países también han bajado las exigencias sanitarias por la pandemia debido a el alta estadística de vacunación. Sin embargo, en Venezuela, solo el 50,2% de la población está vacunada completamente, según cifras de la Our World in Data.

Aun cuando Amelia Fressel, autoridad única de Salud en Táchira, informa que el estado ha acatado las normas de prevención e inclusive hay días donde se registran cero casos, la opinión ciudadana se encuentra dividida. Mientras algunos como Alfredo Sayago consideran que la vacuna es indispensable, otros como Francisco Aparicio creen que la vacuna contra el covid-19 es impuesta por presión social o miedo.

Y es que, como explica Valeria Mayorca, el problema son los efectos secundarios que se han presentado al vacunarse, algunas personas desarrollan enfermedades que no padecían y ese es un problema, genera desconfianza. Por ello, estima que la situación pandémica ahora es una cuestión de higiene.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias