UN MEJOR ORDEN POLÍTICO

Un Gobierno verdaderamente democrático tiene entre otras características dentro de su orden político, aspectos como el de los consensos generales, atención y empoderamiento de las comunidades, sin intervención del Poder central nacional, como se ha planteado con el tema de las ciudades comunales y la valoración de la legitimidad en el desempeño de la gestión, dando preferencia a principios como los de eficacia, eficiencia y rendición de cuentas, que son indispensables para hacer de calidad una gestión. Sin embargo, estas importantes premisas, no son tan notables en los sistemas de gobiernos totalitarios o hegemónicos, en donde son relegados.

Sobre el orden político escribía el verdadero Simón Bolívar, el que nos libertó y era de pensamiento liberal, que "en vano las armas destruirán a los tiranos, si no se establece un orden político capaz de reparar los estragos de la revolución. El sistema militar es el de la fuerza y la fuerza no es Gobierno". Visionario el Libertador se dio cuenta que antes de acometer cualquier acción armada contra un régimen tiránico o hegemónico, se debe proponer en su lugar, un nuevo orden político contrario al que se pretende sustituir, que pueda convencer a la ciudadanía y hacer que éstos puedan acompañar los nuevos planes o programas, para sustituir formas de gobierno oprobiosas. 

En ese orden de ideas, puede decirse que existe un mejor orden político, cuando existe un verdadero Estado de Derecho, es decir cuando el Poder Público ajusta su actuación a la ley y al Derecho, con respeto a la dignidad de las personas; cuando se hacen transparentes e imparciales los distintos procedimientos que se llevan a cabo frente a los ciudadanos, los cuales en el actual régimen político dominante, mayoritariamente son favorables a la Administración Pública, produciendo con estas decisiones desencanto y hasta desmotivación para enfrentarla, no obstante poder ser revisables todos sus actos ante las jurisdicciones correspondientes y que ese Poder Público respete la Constitución.  

A nuestro parecer, para crear un mejor y democrático orden político al actual, resulta conveniente que los partidos políticos complementándose con la Sociedad Civil, puedan lograr acuerdos y entendimientos serios y formales, medibles en todo caso, sobre la manera de lograr mediante métodos políticos factibles, la incorporación progresiva de la ciudadanía en la promoción y arraigo de conceptos inherentes a la actividad política, tales como el de Estado eficaz, eficiente y honesto, soberanía, respeto y cumplimiento de la Constitución, partidos políticos, valores democráticos y representación popular entre los más destacados, todo con la finalidad de lograr una mayor comprensión sobre los mismos.

Un mejor orden político posibilitará una convivencia social más armónica y constructiva, hará que se dé preeminencia a los derechos humanos, y para ello deberán sujetarse los organismos de seguridad policial y militar a la autoridad civil que pueda ser elegida de manera legítima, un orden que le permita a todos los ciudadanos de este país, sentirse libres sin excepción, y para alcanzar tan importante fin, es primordial no imponer el poder sino consensuarlo como se señaló al comienzo, dado que un mejor y nuevo orden político surgirá de un equilibrio entre el mando y la obediencia, en razón de que mandar no es sólo convencer, ni menos obligar, sino una apreciada mixtura de ambas condiciones.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

Y LLEGÓ PETRO

| comentarios

Opinion

COLOMBIA VIVE SU 1998 DE VENEZUELA

| comentarios

Opinion

EL AGOSTO DE LA SANGUIJUELA

| comentarios