Vecinos de El Palmar de la Copé se autogestionan

A un costado de la vía al llano, dentro del municipio Torbes, los habitantes del Palmar Nuevo y Viejo solucionan sus problemas ante la falta de apoyo de las autoridades

María Villamizar | La Prensa del Táchira. -Con más de 30 años de historia, El Palmar de la Copé se encuentra olvidado por los entes gubernamentales y por ello los habitantes de los sectores Palmar Nuevo y Palmar Viejo, entre ellos algunos fundadores que han visto crecer el lugar, intentan solucionar los problemas de la comunidad por su propia cuenta.

Cansados de insistir y de establecer denuncias en los organismos ante la ineficacia de los servicios y la precaria situación que viven por las fallas de la luz, el gas y la vialidad los habitantes de los palmares optan por trabajar de manera mancomunada para solucionar las carencias más importantes que afectan el bienestar de todos los que hacen vida en este poblado, que se encuentra a un lado de la troncal 5, la cual comunica al estado Táchira con el resto del país.

Vialidad

Un ejemplo de la organización y trabajo en equipo de esta región se evidencia en la entrada del Palmar Viejo. A mediados de octubre, la carretera principal para ingresar a este sector estuvo a punto de colapsar debido a la falta de mantenimiento y a las fuertes precipitaciones registradas en la zona. 

La vía, al borde del colapso, desafiaba a los choferes para que ejecutaran sus mejores maniobras. 

Sin embargo, antes que un accidente, el peligro inmediato es que El Palmar Viejo podía quedar incomunicado, siendo la única salvación de sus habitantes los 160 escalones que les permiten cruzar al Palmar Nuevo, los cuales carecen de un alumbrado público, presentan altos niveles de vegetación y ha sido foco para robos, así como nidos de serpientes y otros animales.

Con la amenaza constante de un derrumbe total, los vecinos solicitaron ayuda a la Alcaldía del municipio Torbes, pero aunque "el material estuvo aprobado, a lo último se perdió y no sabemos qué paso", comenta Álex Rangel, habitante de la zona.

Por ello, explica que los vecinos tuvieron que organizarse entre ellos para solventar la situación. No obstante, aunque el tramo ha sido solucionado por los momentos, aún "falta un cariñito de asfaltado porque el trabajo se hizo con la comunidad, la cuestión es echarle asfalto o cemento porque no quedó al 100%", y se debe aprovechar el esfuerzo en el trabajo de envergadura realizado.

El internet y la señal de los servicios de telefonía móvil, tales como Movistar, Digitel, Movilnet y Cantv es otra de las fallas que azotan a la comunidad de El Palmar de la Copé, la cual en ocasiones ha estado semanas incomunicada.

Hasta los momentos, los vecinos desconocen el motivo por el cual no cuentan con señal telefónica, pese a haber realizado la denuncia múltiples veces. Sin embargo, en el caso del internet suministrado por Cantv, el problema radicaba en el robo de cables, un hecho repetitivo que no dejó culpables ni detenidos.

Al no contar con un sistema de patrullaje en la zona, aunado al hecho de las fallas de luz, los habitantes tuvieron que organizarse para montar vigilancia entre ellos mismos, sobre todo en las noches, donde la luz y la lluvia favorecían a los ladrones. A su vez, tomaron la decisión de colocar botellas de vidrio en los cables para que en caso de un robo, las personas más cercanas pudieran darse cuenta e intentaran frustrar el hecho.

No hay centros de salud

"Aún sigo esperando la ambulancia de mi papá", dice Alexandra Rincón, quien comenta que su padre se intoxicó y perdió el conocimiento hace unos años, pero aunque llamaron a la ambulancia, nunca llegó. A pesar de los años transcurridos desde este hecho, la situación no ha cambiado, las personas temen tener una emergencia porque pueden morir en el camino.

Ambos Palmares cuentan con un centro médico, El Palmar Nuevo tiene un ambulatorio, mientras El Palmar Viejo cuenta con una Casa de Salud. Sin embargo, ambas instituciones no tienen los insumos para atender una emergencia; por lo tanto, la médico general encargada del ambulatorio, Ysley Ramírez, declara que la mayoría de casos son remitidos a San Josecito o a San Cristóbal, las cuales se encuentran a más de 20 minutos.

Maricela Molina recuerda el día en que su hija reventó fuente hace unos meses, la joven embarazada debía ser trasladada con urgencia en una noche cuando ni los taxis brindaban ayuda. Un vecino fue quien logró llevarla a tiempo.

Sin seguridad

El Palmar de la Copé tiene una casilla policial que cuenta con dos funcionarios, está ubicada en la entrada de ambos sectores, pero como no poseen una patrulla para supervisar la zona, la inseguridad sigue siendo un problema.

El exconcejal, Arzola Napoleón, declara que en El Palmar "hay muchas casas solas", muchas personas se han ido, y ese abandono es tentador "para los amigos de lo ajeno. Uno se convierte en watchman (vigilante) de las casas de los vecinos", primero porque los pueden robar y segundo porque los pueden invadir.

La unidad 535 era la encargada de vigilar y salvaguardar a los palmareños, pero ante las carencias de la misma, la comunidad se organizó en dos ocasiones para dotar a los funcionarios de motores, utensilios como la nevera, la cocina, un televisor; con la ayuda de las empresas Ciro Sánchez y Lacor. "Todo se perdió", la casilla vuelve a estar desmantelada y "no sé qué pasó ahí", expresa el exconcejal Arzola.

Por tercera vez

La gente ha intentado volver a colaborar con la Policía, pero a pesar de que estos cuentan con una moto se la pasan en otros lados y no en El Palmar. "Cuando ocurre una emergencia, no cuentas con ellos", manifestó el exconcejal.

"Nos toca estar alerta, más en la noche porque se presta para los robos", dice Betty Lagos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias