En Táchira, sólo el 40% de la flota de transporte está operativa

En 2014 fue la última vez que los transportistas recibieron apoyo de Fontur; se les otorgaron 14 unidades a crédito para reemplazar las que fueron quemadas en protestas

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira. -El elevado costo de los repuestos, trabajos de mantenimiento, latonería y pintura e incluso el difícil acceso al combustible subsidiado, mantiene en vilo al sector transporte del estado Táchira que con el transcurrir del tiempo ha mermado su capacidad operativa.

De acuerdo con lo expresado por el presidente del Sindicato de Transporte, Víctor Velasco, de las 4.700 unidades que años atrás estaban registradas en 90 líneas de autobuses, hoy en día sólo están operativas el 40%, es decir, unos 1.880 vehículos situación que ve como "caótica", pues no se puede responder a los usuarios que demandan un buen servicio.

La paralización de más de 2.800 unidades se debe a la falta de repuestos, daños en motores o cajas, baterías, cauchos o problemas en la carrocería que para muchos dueños son difíciles de costear, incluso consideran que el precio del pasaje urbano de 1.500 mil pesos colombianos continúa siendo insuficiente para cubrir los gastos operativos.

La falta de renovación de la flota es común en esta entidad, pues actualmente hay en circulación vehículos de hasta 42 años de antigüedad que deberían estar fuera de circulación; sin embargo, la situación país y la falta de créditos o de apoyo del Gobierno hace imposible su renovación.

"Tenemos unidades que datan de 1984, 1985 y 1987. Tenemos carros a gasolina que están trabajando, tenemos carritos a gasoil, imagínese los años que tienen esos carros prestando servicio. Nosotros aquí estamos claros en que hay que renovar la flota de transporte, por lo menos las unidades de estos años no pueden estar prestando servicio público, pero no los podemos cambiar porque no tenemos la plata", explicó Velasco.

Desde hace más de 10 años y según explica el sindicalista, Fontur no otorga créditos al sector privado, por lo que temen que la flota continúe disminuyendo. "No podemos adquirir una unidad nueva primero, porque no tenemos créditos de los bancos, no tenemos créditos del Gobierno, no tenemos absolutamente nada para uno poder endeudarse con una unidad, porque si uno ahorita no le alcanza lo del pasaje ni para arreglar algo mínimo de una unidad e incluso ni para comer, ahora que se dañe algo grande no lo puede costear, toca es estacionar esa unidad porque no se cuenta con la plata", aseveró.

Richard Urbina, presidente de la Cámara de Transporte del estado y de la Frontera, explica que la última vez que Fontur otorgó créditos a este gremio fue en el año 2007 cuando se le asignaron vehículos a las líneas Barrio Obrero, 21 de Mayo o Puente Real, que funcionan en el municipio San Cristóbal. 

En 2014 se entregaron y también a través de créditos, al menos 14 unidades en reposición de aquellas que fueron quemadas durante las protestas que por varios meses se registraron en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

"Aquí se han tratado de mantener de una u otra manera los carros para que estén operativos, porque también es cierto que en Venezuela desde el año 2014 tampoco salieron carros nuevos. La planta de Encava sí está operativa, pero no nos dan los números. Un carro de transporte cuesta 80 mil dólares de 32 puestos", destacó Urbina.

De los 400 carros por puesto que tienen ruta hacia la frontera, sólo están operativos 320. Mientras que de las 600 busetas que viajan hasta esta zona, sólo prestan servicio 120.

La paralización de algunas de las unidades se debe principalmente a la poca afluencia de pasajeros que llegan hasta el terminal de San Cristóbal en busca de movilizarse hasta la frontera, haciendo uso de los vehículos de las líneas que están constituidas legalmente.

"La situación de la piratería nos tiene muy afectados, la gente prefiere agarrar carros piratas antes que llegar hasta el terminal, por eso casi no salen pasajeros", señaló Urbina.

Entregan Yutong en 2015

En 2020, empresas extraurbanas recibieron créditos para reparaciones sencillas

Dimas León, presidente de la Cámara Venezolana de Transporte Extraurbano, informó que en 2015 el gobierno de Maduro otorgó 130 autobuses Yutong a nivel nacional, al estado llegaron 44 unidades.

Los demás autobuses con los que cuentan las líneas de transporte extraurbano en la entidad datan de los años entre 1997 y 2007. Aseguró que de los vehículos más antiguos quedan por lo menos 50 operativos. "Entre todas las empresas tenemos 560 unidades en el estado Táchira, un 90% están operativas, el 10% no es porque estén totalmente dañadas, sino que como la situación está tan dura, muchos prefieren no sacarlas de los estacionamientos", dijo.

Ricardo Contreras es propietario de dos autobuses doble piso, explicó que las revisiones deben ser casi diarias, teniendo en cuenta los km que se recorren y muchas veces no tienen dinero para efectuarlas. La renovación de un motor ronda los $7 mil, los cauchos que llegan de China unos $300 cada uno y cada autobús necesita 11, contando el de repuesto.

5 mil autobuses eléctricos

El 10 de febrero, Nicolás Maduro anunció que a través de la Misión Transporte se tiene previsto hacer la conversión al sistema eléctrico de cinco mil autobuses que son a gasoil, asegurando que es "un buen proyecto".

Ese mismo día, el ministro de Transporte, Hipólito Abreu, aseguró que en el país se iban a comenzar a producir 472 unidades de autobuses de 26 y 32 puestos que se integrarían a las rutas suburbanas.

Desde el gobierno de Vielma Mora, en el estado funciona Transtáchira, empresa que fue surtida con autobuses Yutong que, en su momento, llegaron para tratar de solventar las fallas que se venían presentando con el transporte público privado. Sin embargo, al día de hoy son muy pocos los autobuses que se encuentran cubriendo las diferentes rutas. Desde este medio se intentó conversar con José Rosales Aleta, presidente de la compañía y coordinador del Órgano Superior de Transporte, pero no fue posible. Al acudir a la sede de esta empresa, se observó que si bien es cierto que existe una gran cantidad de unidades, muchas de ellas no están en condiciones, algunas están con los vidrios partidos o los cauchos espichados, expuestas al sol y al agua en la calle principal de la zona industrial de Riveras, en San Cristóbal.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias