Protestan en Mérida para exigir libertad para presos políticos 

Agencias | La Prensa del Táchira.- Familiares de tres presos políticos protestaron este viernes a las afueras de la sede del Circuito Judicial de Mérida, en exigencia de libertad plena para todos, a la vez que denunciaron irregularidades durante todo el proceso.

Las familias de Walter Mayorga, Marller González y Esteven García aseguran que estos tres ciudadanos son inocentes de los delitos que les imputan y enfrentan un proceso lento, pues la audiencia de juicio ha sido diferida varias veces.

A Mayorga y González los acusan del asesinato de un funcionario de la Guardia Nacional, que ocurrió en el Campito, zona del municipio Libertador que fue foco de fuertes protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, mientras que a García lo implican en el asesinato de Gisela Rubillar, hecho suscitado en la avenida Los Próceres, ambos casos en el año 2014. Sin embargo, los imputados fueron detenidos en 2016.

De acuerdo con Mayda Hocevar, directora del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA), los tres casos constituyen un patrón del Estado de detener arbitrariamente a quienes son percibidos como opositores políticos, "exigimos la libertad".

Asimismo, dijo que no ha sido comprobada la culpabilidad de los delitos, "se pretende acusar sin pruebas, tras más de cuatro años detenidos apenas se inicia el juicio, hubo una detención preventiva de más de cuatro años que constituyen delitos establecidos como patrones sistemáticos generalizados, delitos de lesa humanidad", apuntó.

"Están perdiendo la vida encerrados"

Familiares de los tres detenidos exigen la libertad de los jóvenes, indicando que están perdiendo la vida encerrados injustamente. Hace 6 años el estudiante de arquitectura Marller González fue detenido, Ana González, su madre, dice que era el sostén de su hogar y que económicamente se ven muy afectados.

"Ellos no reciben alimentos ni reciben nada, soy madre sola de 60 años con una niña especial", expresó a Caraota Digital.

"Yo no veo, tengo una pérdida de la visión", aseveró que la situación de su hijo tras las rejas ha perjudicado más su estado de salud físico y mental, mientras que García se infectó por una bacteria que le cayó en la pierna y no recibió atención médica a tiempo, situación que complicó la salud y los gastos han sido exorbitantes.

Fuente: Caraota Digital

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias