METAMORFOSIS DE LA CIUDAD

Los capitales peregrinos, el lavado de dinero, el boliriquismo producto de la corrupción político militar, les han cambiado el rostro a las ciudades; atrás van quedando olvidadas por el tiempo las viejas casonas de grandes comercios, de pequeñas farmacias y boticas, estaciones de radiodifusión, hoteles , bancos , zapaterías , colegios , discotecas, cines y un sin número de pequeñas bodegas , tiendas o supermercados ,tan cercanos a la gente , todos nos conocíamos , hoy solo vemos ruinas en muchas de estas edificaciones roídas y carcomidas por el salitre del socialismo de siglo XXI , allí en esos lugares donde se levantó el progreso y el porvenir de la ciudad, son casas muertas tan llenas de historias, reflejo de la ciudad pujante ,donde la cordialidad se sentía a plenitud .

Hoy la nueva ciudad se levanta sobre aquellas ruinas con nombres pomposos como "bodegones", en cada esquina hay uno, aunque el ciudadano común no pueda adquirir en ellos y prefiera la compra a ferieros, carretilleros o al centenar de pequeños abastos que abundan en las calles y frentes de las casas donde el contrabando contribuye a destruir la poca producción de la nación y la entrada al fisco nacional ; día a día van surgiendo nuevas farmacias con los más llamativos nombres, pues, pareciera que somos una sociedad enfermiza , así el ochenta por ciento no pueda adquirir los medicamentos, la ciudad se sigue llenando de lujosas farmacias, hoy muchos estamos más cerca de la hierba , de las ramas que del precio que nos prometen las casas también multiplicadas, llamadas naturistas .

Van surgiendo nuevas tiendas donde se ofrece de todo, mercancías internacionales, "nada nacional", tras las vidrieras se dejan ver los precios en dólares, pesos, atrás quedó el bolívar, o el petro, en muchas de ellas la gente corre para ver las ofertas y gastar allí lo poco o mucho que reciben de los migrantes establecidos en cualquier parte del orbe; un empleado público jamás podrá adquirir alguna de las exquisiteces, artículos, electrodomésticos, perfumes, licores solo se les permite ingresar para alimentar la curiosidad y ver como muy pocos se gozan de vanidad .

De la noche a la mañana la ciudad se nos fue llenando de ópticas donde la competencia es fuerte para las antiguas conocidas por la gente, ahora hay optometristas por todos lados en competitividad con oftalmólogos; es gratis el "examen computarizado" , grandes rebajas en cristales, se regalan las monturas, lentes de todas las formas, clores y tamaños para el sol, la playa o simplemente para embellecer su rostro, me preguntó habrá tanta gente con problemas de salud visual en la ciudad para que se haya multiplicado el número de ópticas .

En un país en crisis como el nuestro es realmente costoso adquirir un celular, pero la ciudad está plena de casas y pequeñas tiendas donde se ofrecen miles de celulares a precios exorbitantes, y lo curioso del caso, se pasa por aquellas tiendas y aún hay compradores, incomprensible.

Los cines del ayer hoy son templos religiosos, otros convertidos en almacenes, zapaterías, supermercados, ventas de verduras, lavado de carros, los ciudadanos fueron llevados a grandiosos cinemas en magnos espacios comerciales, el ciudadano común perdió el contacto con el séptimo arte y aunque quisiera ir al cine se le hace imposible por lo costoso de la entrada y lo difícil para su movilización, el cine dejo de ser el espacio para la familia.

Las casas comerciales del ayer tenia nombre y apellido de sus dueños, hoy se levantan grandes comercios sin rostros visibles o tal vez un mero nombre y para no sucumbir se han aliado a grandes corporaciones o grupos de poder.

Solo va quedando en la memoria nómada, la historia cercana de la ciudad del ayer, tratando de sobrevivir, ante el paulatino y fuerte cambio en las nuevas mentalidades y formas de producir riqueza. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

HISTÓRICO: CIERRE Y REAPERTURA DE FRONTERA

| comentarios

Opinion

LA MODA SOSTENIBLE, ¿LUCE?

| comentarios

Opinion

LA VERDADERA DESCENTRALIZACIÓN

| comentarios