LA DIRECCIÓN POLÍTICA ESTRATÉGICA  

No debería ser ajena a la actividad político partidista la función de Dirección. Ello porque en primer lugar, quien dirige debe estar consciente de la necesidad de mantener unas adecuadas relaciones interpersonales con las personas con las cuales cuenta en su entorno para llevar adelante sus planes o acciones. Caso contrario, los mismos se verían imposibilitados de ejecutarse a cabalidad. Por tanto, la disgregación de las fuerzas democráticas venezolanas, como ocurre en la actualidad en buena medida son autolimitantes para que se puedan alcanzar los objetivos o metas deseadas. 

De otra parte, en las oposiciones venezolanas no se señalan metodologías acerca de la manera o maneras en que deben alcanzarse los objetivos de poder renovar a los Poderes Públicos nacionales, estadales y municipales, dominados en su mayoría por el actual Gobierno, para el año 2024, a pesar de las diversas propuestas que en tal sentido se han extendido en los distintos medios de comunicación y redes sociales. Vale decir en tal sentido, que la actual Dirección Política de las distintas oposiciones no sólo no han logrado conciliar planes o propuestas, sino que los mismos no han logrado convencer.

Los dirigentes de las distintas plataformas políticas de oposición, deben entender respecto de lo expresado, que la dirección política que se les confió, debe estar al servicio de la estrategia para que de esta manera puedan influir en la conducta de los demás, mediante el empleo de estrategias se ratifica. Para lograr esta última finalidad, los dirigentes deberían realizar una permanente interpretación y análisis de nuestra realidad social, que los lleve de manera oportuna y pertinente a tomar decisiones, pues el actual Gobierno nacional, cada rato da volantazos a sus políticas o marca la agenda, sin recibir respuestas oportunas de ninguna oposición. 

Por supuesto que esa toma de decisiones, genera riesgos para los responsables de los mismos; pero la dirección política estratégica permite igualmente evaluar los resultados obtenidos de cada decisión y de ser necesario corregir cuando sea necesario ajustar esos planes o decisiones; lo que si no se debe seguir haciendo, es repetir una y otra vez acciones desgastadas, buscando con ello obtener resultados distintos. De la misma manera cabe mencionar, que en la dirección política estratégica el concepto de maniobra es absolutamente aplicable, pues éstas se permiten en los campos de participación en los cuales se llevan adelante.                                        

Sobre la estrategia en la dirección política es menester tomar en consideración, que si no se llevan adelante tácticas y maniobras ordenadas y sucesivas, no se podrán alcanzar los objetivos y metas de cambio deseados por la mayoría de la población. Esas tácticas y maniobras que se puedan adoptar, no deberán ser estáticas, todo lo contrario deben ser ajustadas cada cierto tiempo, con el fin de alcanzar un alto grado de precisión, eficacia y eficiencia, para lo cual se requiere de una dirigencia política que utilice el análisis crítico entre otros métodos, que los lleve a dar con respuestas oportunas sobre el qué se pretende conseguir, cómo conseguirlo y cuándo se llevarían adelante acciones o maniobras, para modificar todo cuanto nos pasa.               

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

LIBRE PENSAMIENTO Y DISIDENCIA

| comentarios

Opinion

LÍNEAS ROJAS, PARTIDOS Y POLÍTICOS

| comentarios

Opinion

"LOS PÁJAROS...", PERO NO DE HITCHCOK

| comentarios