ETS a sus anchas por fallas en el uso de preservativos

Las Enfermedades de Transmisión Sexual no se detienen en la entidad. La sífilis, la gonorrea, el VPH y el VIH se mantienen acechando a los tachirenses de todas las edades y profesiones

Jhoana Suarez | La Prensa del Táchira. -La falla en el uso del preservativo ha permitido que las Enfermedades de Transmisión Sexual sigan vigentes en el Táchira. Aunque los casos de sífilis y gonorrea no son tan frecuentes, los de VPH y VIH sí están latentes y ponen en riesgo la salud sexual del tachirense.

Si bien las enfermedades no han mostrado un repunte importante durante los últimos dos años, avanzan sigilosamente entre la población joven y adulta que opta por no cuidarse en sus encuentros sexuales. Para la coordinadora de ITS/VIH Sida de Corposalud, Corna Duque, esta es la razón fundamental por la que no se detienen los contagios. 

"Hay una falla evidente en el uso de los preservativos y también hay una falta de conciencia, la gente no se está cuidando y está haciendo las cosas como no las debe hacer, por ello no se detienen las cifras. No han entendido que un encuentro sexual casual podría traerle una enfermedad que le afectará de por vida", dijo.

VPH 

En el caso del VPH, Duque destacó que Táchira registró hasta diciembre de 2021 un total de 172 casos, 108 son hombres y 64 mujeres, siendo los municipios más afectados: San Cristóbal con 87 hombres y 34 mujeres; Junín con 18 hombres y 14 mujeres; Bolívar, 2 hombres y cuatro mujeres y Fernández Feo, un hombre y dos mujeres. 

El resto de municipios no lleva una estadística oficial porque al paciente le da pena acudir a este tipo de consulta, lo que a juicio de Duque, se convierte en la segunda razón por la que los casos de ETS no cesan. "Los hombres se cohíben de ir a consulta y al no confirmar su patología, entonces siguen contagiando".

Detalló que las zonas más álgidas en lo que a Enfermedades de Transmisión Sexual se refieren son la zona norte y la zona de frontera, y en estos sectores los pacientes optan por acudir a la parte privada, y estas cifras se le escapan al sector público. 

Al referirse al grupo etario más afectado, Duque destacó las enfermedades se presentan en jóvenes, pero en muy pocos adolescentes. "En consultas de 80 o 90 personas, sólo uno de ellos es adolescente, no se ha tenido un incremento aún y cuando la juventud desde muy temprana edad está tomando a la ligera la actividad sexual". 

Las enfermedades de transmisión sexual están afectando a la población de todos los estatus económicos y académicos, quien no usa un preservativo en una relación sexual, rico o pobre, profesional o bachiller, igual está expuesto a una infección. 

Amputaciones 

Carmen Gómez, encargada de la consulta de ITS en el Distrito Sanitario número 1, hizo referencia a las complicaciones que han surgido por causa del VPH en la región, asegurando que en los últimos dos años 8 hombres han perdido su pene y es que la consulta tardía crea lesiones graves en el pene, causando su amputación total o parcial. En 2020, los penes de 6 hombres fueron amputados y en el 2021, 2 sufrieron la amputación. "Cuando la infección se vuelve crónica y no hay más remedio para el paciente, sólo queda como opción la amputación del miembro".

En su consulta, Gómez atiende a diario 7 y 8 son pacientes con VPH, los cuales tienen edades comprendidas entre los 12 y 45 años. 

"Siempre vamos a tener casos, porque los pacientes al sentir prefieren quedarse con eso, incluso hasta se quitan ellos mismos sus verrugas, pero lo que ellos no saben es que al hacerlo por donde corre la sangre salen muchas más", añadió.

Sífilis y gonorrea 

Al referirse a los casos de sífilis y gonorrea, indicó que los mismos no son tan frecuentes. Los casos de sífilis sólo representan el 10 % de su consulta, y los de gonorrea son muy esporádicos, podrían estar recibiendo 1 o 2 a la semana o al mes. 

Sin embargo, agregó, son infecciones que siguen presentándose, incluso en personas de avanzada edad, donde apenas se concibe un acto de tal irresponsabilidad. 

La sífilis, explicó Gómez, es una enfermedad que suele comenzar con una llaga indolora, luego de desaparecer, reaparece en un salpullido, para finalmente aparecer años después y afectar el cerebro, los ojos, los nervios y el corazón. 

Por ello, resulta tan importante que las personas acuacudan a tiempo a la consulta y puedan tratarse los síntomas para no tener que verse afectados por las complicaciones. "Aquí en Táchira hemos tenido casos de este tipo, pero muy pocos, a los hombres les da pena que una mujer los vea en consulta y prefieren quedarse con la enfermedad, desconociendo los efectos gravísimos que puede causar a su salud".

En el caso de la gonorrea, mencionó la doctora, se han presentado casos esporádicos que han sido tratados a tiempo, porque esta es una enfermedad también muy delicada que no puede ignorarse porque tiene como síntoma principal la secreción purulenta por el miembro o por la vagina y se presenta en ambos sexos de la misma forma. 

Explicó que actualmente han empezado a tener muchos casos de uretritis, una infección de transmisión sexual que inflama la uretra que suele confundirse con la gonorrea y se da muy frecuentemente en hombres. "Es tomada como una leve infección de transmisión sexual que los médicos generales tienden a confundir con la gonorrea, y he tenido casos remitidos a mi consulta de esta enfermedad". 

Edades

Para la doctora, en la actualidad, las edades en las que afectan las ETS no están definidas, si la persona está activa sexualmente puede padecer una enfermedad de este tipo. "Atiendo desde los 17 o 18 años hasta los 70 y 80 años, incluso hoy tengo un paciente de 84 años que tiene sífilis, porque se puso a mantener relaciones y no se cuidó y ahora está recibiendo el tratamiento para curar su infección". 

Detalló que las enfermedades son controladas con tratamientos específicos que consisten en antibióticos que son recetados cada 8 horas por 21 días, o por 10 días, dependiendo de la ETS. Estas enfermedades aunque se eliminan, se quedan con el paciente por el resto de su vida. En el caso de la sífilis, cada vez que el paciente se haga el VDRL le aparecerán determinadas diluciones, lo que indica que presentó la enfermedad, pero ya no la tiene. 

Para Gómez es imperante que el paciente entienda que no usar preservativo y no acudir al médico ante determinados síntomas puede generar complicaciones graves. En el caso de la sífilis, podría causar la rubeola sifilítica y llegar al cerebro con consecuencias desastrosas, en caso de gonorrea la infección llega a la uretra, sube a la vejiga, luego a la próstata y al final puede causar cáncer. En el caso del VPH, puede causar la amputación del miembro en los hombres y cáncer de cuello uterino en las mujeres, y en el caso del VIH puede causar la muerte ante cualquier infección oportunista. 

Educación sexual 

Una de las acciones que siempre ha ayudado a aminorar el impacto de algunas enfermedades en la sociedad es la educación. En el caso de las enfermedades de transmisión sexual, también se ha hecho esta tarea. 

Desde Corposalud, el programa de ITS ha llevado a las instituciones educativas sesiones educativas sobre la salud sexual y las ETS. La intención es "hablarles claro" a los muchachos y enseñarles los métodos de prevención de estas infecciones y los dispositivos de planificación familiar que hay disponibles.

Si bien la pandemia suspendió este tipo de charlas, este año han previsto iniciar jornadas de educación que les permitan llegar a todos los centros educativos para fomentar la prevención desde las aulas. 

Corna Duque, coordinadora del programa de ITS en Corposalud, indicó que esperan arrancar en esta tarea de educar desde la escuela, "porque si no le hablamos nosotros, van a tener a alguien que lo haga o lo harán por su propia cuenta y es allí donde vienen los embarazos en adolescentes y el repunte de estas infecciones en edades tempranas". 

También, aseguró que tratan de hacer entrega de preservativos a la población, esto como parte de las acciones para frenar las ETS.

"Trabajadoras sexuales sanas"

En cuanto a la población de trabajadoras sexuales, el director de Salud Colectiva y Redes de Corposalud, Gerson Díaz, explicó que se mantiene un control sanitario estricto para garantizar que se encuentren sanas. 

Indicó que cada una de ellas tiene su tarjeta al día, ninguna de ellas tiene VPH, Vdrl o VIH, todas ellas acuden mensualmente a un control con la doctora Carmen Gómez. "Si alguna de ellas tiene síntomas o padece alguna enfermedad, no puede trabajar. Hay un inspector que está pendiente de ellas, porque es una obligación que todos los establecimientos dedicados a esta labor, estén al día". 

Explicó, que si bien en un inicio la población de trabajadoras sexuales sumaba 200 personas, hoy día sólo quedan 20 o 30, la mayoría emigró o se han dividido en turnos, de lunes a jueves trabajan en Colombia y los fines de semana trabajan aquí y debido a ello es que el control que hoy día se tiene es más estricto, para evitar el repunte de enfermedades porque no saben si, de ese lado, ellas se cuidan. 

Vacuna VPH 

Ahora bien, en cuanto a la vacuna de VPH, Díaz explicó que aunque en el 2015 se anunció la aplicación de la vacuna del VPH en Venezuela, Táchira aún no ha recibido la primera dosis de la misma, incluso toda la información que se tiene sobre ella viene de afuera. 

Para el galeno, lo ideal es que la vacuna pudiera incluirse en el Esquema Nacional de Vacunación para que todas las mujeres pudieran recibirla gratis, pero a la fecha no se ha hecho saber nada sobre la llegada de este producto biológico al país y mucho menos a la región. "Sabemos que es una vacuna costosa, que la parte privada la maneja y dicen que da buenos resultados, pero la parte pública no ha tenido acceso a la misma, por lo que no podemos dar fe de sus resultados".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

El mango, entre las frutas más baratas

| comentarios

Locales

Mercados están sin tomate venezolano

| comentarios