AUMENTO DE PAGOS EN DÓLARES ACENTÚA ESCASEZ DE BOLÍVARES

Agencias | La Prensa Táchira.- Una semana tiene Pedro González, dueño de una óptica en el centro de Barquisimeto, intentando cambiar 300 dólares a bolívares y así poder completar el pago del Impuesto Sobre La Renta (ISLR), pero la moneda local escasea tanto en digital como en efectivo desde que comenzó el año. En las últimas semanas, los empresarios del país han entrado en un estado de nerviosismo porque aunque el 70% de las transacciones financieras se realicen en dólares, según Ecoanalítica, el bolívar sigue siendo utilizado para pagos de impuestos municipales, regionales y nacionales. Aun cuando por la destrucción de su valor haya dejado de ser un indicador para medir los precios.

"Hay una alta demanda de bolívares porque hasta el 31 de marzo los empresarios tienen chance de pagar y declarar el ISLR ante el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), por eso estos primeros tres meses del año se registra escasez. Además, una parte del sector privado también demanda bolívares para el pago de sus nóminas y sus compras normales. Esto presiona la situación de la dolarización porque en Venezuela todavía no es posible el pago de impuestos en dólares", informó Aarón Olmos, economista y especialista en finanzas de empresas.

González sostiene que en lo que va de año, el 85% de los pagos que ha recibido en su negocio han sido en dólares. "Intenté ahorrar todo bolívar que recibí desde diciembre para el ISLR, pero no contaba con que este mes iba a llegar el recibo del servicio eléctrico que acumula dos años de deuda que el Estado venezolano dejó de cobrar. Ahora necesito 1.320 bolívares para cancelarlo", expresó. El comerciante estima que requerirá cambiar 700 dólares al mes a bolívares para cumplir con el pago de Cantv y Corpoelec, el impuesto de Actividad Económica de la Alcaldía de Iribarren y el Seniat.

Cambio de política

Un segundo factor que ocasiona esta escasez del bolívar es que el Banco Central de Venezuela (BCV) ha desacelerado el crecimiento de la liquidez monetaria, que es la cantidad de dinero que circula en la economía en manos del público. La última publicación del ente emisor señala que en la semana del 25 de febrero de este año, el monto de la liquidez monetaria fue de 5.112.232 bolívares digitales, el incremento en esa semana fue de apenas 4,8%.

La cantidad de monedas y billetes circulante es de 223.025,4 bolívares, lo que representa que el ratio de efectivo versus liquidez monetaria es de 4,4%. Hay también una escasez de efectivo, antes de la hiperinflación el BCV mantuvo el 12% de la liquidez monetaria en piezas monetarias para evitar esta escasez.

El economista, Gerardo Álvarez, informó que esta reducción de la liquidez se debe a un viraje del gobierno de Nicolás Maduro en su política monetaria. "La estrategia del oficialismo, que ahora está siendo asesorado por un exministro del expresidente Rafael Correa en Ecuador, ha sido hacer cambios a nivel monetario, cambiario y fiscal. A nivel monetario ha estado disminuyendo el gasto público y la emisión de dinero inorgánico para evitar que se aumente la demanda y el consumo en la población", indicó.

Aarón Olmos le suma a esa política la decisión del Ejecutivo nacional de mantener un elevado encaje legal, que hace que las entidades bancarias tengan que retener en las arcas del BCV el 73% de los bolívares que reciben por concepto de depósitos. El encaje legal hace que el sistema financiero disponga solamente del 27% de los bolívares disponibles. De cada 100 bolívares que circulan en la banca, solamente 27 pueden ser utilizados para las operaciones de pagos.

Se niega a morir

Desde el 10 de diciembre de 2021, Nicolás Maduro insistió en que uno de los objetivos principales de su gobierno era "la recuperación plena del bolívar". El economista, Aarón Olmos, recordó que desde que se decretó la tercera reconversión monetaria el primero de octubre del año pasado, el precio del dólar ha estado estacional entre los cuatro y cinco bolívares.

"Una de las razones por las que se da esa aparente estabilización del tipo de cambio, es porque el BCV ha estado interviniendo en el mercado cambiario, inyectando divisas provenientes de las reservas internacionales. Es la colocación de millones de dólares quincenal y semanal para cubrir la demanda interna del sistema financiero y de las grandes empresas, y esto han mantenido un tipo de cambio sin mucha variación", refirió.

De acuerdo con una publicación realizada en la página web Tal Cual Digital, el monto de las intervenciones cambiarias hechas por el BCV durante el cuarto trimestre de 2021, osciló entre 40 millones y 80 millones de dólares, según informó la economista, Tamara Herrera, directora de la consultora Síntesis Financiera.

"Todo pareciera indicar que esta política se va a mantener en el 2022. Con el conflicto en Ucrania se espera que los precios del petróleo sigan subiendo. Venezuela aún con la poca producción de crudo que tiene se puede convertir en un proveedor exclusivo de países afectados por esta crisis energética. Los niveles de ingresos que van a llegar al país no por un aumento de producción, sino por un aumento de precio van a ser interesantes como para que el Ejecutivo nacional siga manteniendo esta política de intervención del mercado cambiario, anclando el precio del dólar a los 4 bolívares", apuntó Olmos.

Esta acción provoca una apreciación cambiaria que va en detrimento del tejido productivo del país, porque privilegia las importaciones de productos terminados y mantiene un alto nivel de desempleo y pobreza en la población. El economista, Gerardo Álvarez, señala que de no registrarse esta intervención cambiaria, el precio del dólar estaría alrededor de los 10 bolívares.

Maduro busca oxigenar el bolívar

En este mes de marzo se espera que entre en vigencia la reforma de la Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF). Este impuesto antes era exclusivo para los contribuyentes del Seniat calificados como Sujetos Pasivos Especiales. Ahora deberá ser pagado por cualquiera que compre con dólares, otra divisa o criptomonedas, imponiéndose una alícuota inicial de 3%.

Castigar los pagos con dólares ha hecho que los venezolanos estén cada vez más interesados en conseguir bolívares, porque al ir al mercado a comprar algún producto o pagar por un servicio les saldrá más económico.

"El presidente Maduro cuando entre en vigencia el IGTF y comience el cobro, tendrá que medir cuál va a ser la moneda que preferirán a la hora de pagar. Hay quienes consideran que el 3% de impuesto no le representará mucho y seguirán pagando en divisas o criptos, al final del día esto lo que genera es mayor ingresos al Estado", explicó el economista, Aarón Olmos.

Afirma que de esta manera el Gobierno busca darle "vida al bolívar", pero no por la productividad del país ni por la reactivación del aparato productivo como debe ocurrir en toda economía sana, lo ha hecho por el tema del control cambiario, las políticas monetarias y fiscales.

"Desde 2014 cuando comenzó a caer la producción petrolera, el Estado venezolano padece una voracidad fiscal, teniendo la necesidad de generar mayores ingresos a como dé lugar y lo obliga a tener que revisar y aumentar los precios de los bienes y servicios que produce", dijo el economista, Gerardo Álvarez.

Refirió que en el año 2019, el presidente Nicolás Maduro informó que Venezuela sólo recibió 5000 millones de dólares por concepto de exportación petrolera, llegando a niveles insoportables para manejar el gasto público, por lo que ha creado ingresos adicionales, como aumentar el precio de los servicios públicos, anclar al petro los trámites en los registros y notarías, imponer un impuesto a los pagos en criptomonedas y divisas y aumentar la venta y explotación de minerales.

Aumentan cuentas en dólares

El 55% de los depósitos de captaciones de los bancos venezolanos se encuentran en dólares. Lo que representa que la creación de las cuentas custodias en divisas ha ido aumentando desde que Nicolás Maduro permitió su creación en enero de 2021.

La creación de estas cuentas en divisas puede ser cada vez más atractiva para los venezolanos, sobre todo porque el artículo 5 de la ley de IGTF establece que estarán exentas del nuevo impuesto las transacciones con tarjetas de débito con cargo a cuentas en dólares o euros de la banca nacional.

"Hubo un repunte en la creación de estas cuentas en el mes de enero", confirmó a LA PRENSA, Claudio Rivas, secretario general de la Federación de Trabajadores Bancarios y Afines (Fetrabanca).

En cuanto a la escasez de bolívares en efectivo que registran los bancos, señaló que ha sido responsabilidad del BCV, que desde que creó el cono monetario del Bolívar Digital en octubre 2021, no ha enviado las piezas necesarias que reclama la población.

Inflación sigue bajando en el país

El pasado 4 de marzo, el Banco Central de Venezuela informó que la inflación del mes de febrero fue de 2,9%, la cifra más baja registrada en los últimos cuatro años. Aunque el país sigue teniendo una inflación anual elevada de 340,4%.

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor, los rubros que presentaron mayor incremento en el mes fueron: Comunicaciones: 23,1%; Servicios de educación: 17,5%; Esparcimiento y cultura: 8,4%; Transporte: 6,2%; Bienes y servicios diversos: 4,6% y Equipamiento del hogar: 4,6%.

Comerciantes preocupados

El presidente de la Cámara de Comercio de Lara, Eldi Montero, sostiene que históricamente el primer trimestre del año ha estado marcado por una fuerte escasez de bolívares en la economía venezolana por la presión que ejercen los empresarios, para poder pagar los impuestos al Seniat.

"Bolívar que cae en las cuentas de empresas es dinero que trata de ahorrarse para cumplir con el pago de los impuestos y también ante una dolarización de facto, en donde es difícil conseguir dólares de baja denominación, estamos obligados a veces a entregar el vuelto en moneda local", expresó el representante gremial.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Designan a Stella Lugo como embajadora en Argentina

| comentarios

Nacionales

Fedenaga advierte paro técnico por inundaciones 

| comentarios