DE ABUSO y ABUSADORES

La fiesta organizada por empresario del Grupo La Marea (Coordinador del Motor Turístico del Gobierno Nacional, y miembro del Consejo Nacional de Economía) en Tepuy Kusari del Parque Nacional Canaima, designado en 1994 por la UNESCO: "Patrimonio Mundial Natural", es evidencia de que sus actividades van en función de explotar, y hacer uso a través del abuso con base a la investidura que tienen. De decorador de interiores pasó a ser un próspero empresario, según lo revela el portal Primer Informe. Su condición de agente en área turística no es aval para hacer lo que mejor le parece en esos espacios que la naturaleza nos permiten tener en suelo venezolano. Deforestar la cima del Tepuy Kusari como cualquier otro (por pequeño que sea) es un daño ecológico que no se puede permitir, menos aplaudir, como tal vez lo hicieron los asistentes a la celebración. Ya no les es suficiente a los exquisitos de cuello rosado reunirse y disfrutar de sus fortunas en lugares cacherosos, y de los que nadie tiene porque molestarse, solo que su egocentrismo y vanidad, les está llevando al voladero.

La respuesta de uno de los invitados a bochornoso evento, además de expresar que le dañaron su traje rosado, y que, si lo vuelven a invitar, lo haría sin remordimiento, es la evidencia de que esos personajes no quieren para nada a Venezuela, menos respetan la naturaleza. Tal vez así han sido sus actuaciones durante años, pero se mantenían en el closet. O pudiera ser que vivían escondidos con deseos de destruir, y no se atrevían, pero ahora que han encontrado cama, lo hacen sin pudor. Asumen como ejemplo el genocidio que se adelanta sin tapujos en el llamado Arco Minero, con plácet del Gobierno Nacional. Se anuncian investigaciones por parte de la Fiscalía General de la República, se espera en consecuencia los procedimientos de rigor para frenar los excesos de los irresponsables, en ambos acontecimientos. La pregunta obligada es ¿Qué hacen el gobierno regional y municipal? ¿A qué se debe el silencio? ¿Son dueños de minas, o reciben beneficios de esa brutal acción contra la naturaleza? 

Alzar la voz en esas situaciones no es fácil, pero hay personas con sentido de pertenencia e instituciones que velan por el cuidado de esos reservorios naturales que están asqueadas del silencio cómplice que envuelve los hechos. La ONG SOS Orinoco se atrevió a denunciar el abuso y los abusadores. Tal vez el balde que colocaron para hacer necesidad biológica (¿uno para todos, o separado para cada uno?) no les agrado a alguno de los asistentes, y se fue a lo que dejaron de vegetación para evacuar su estiércol al aire libre, y terminar de defecar encima de la naturaleza, sonreír con las pelotas al aire, y posar para el selfi que colocan sin rubor en redes sociales. Aparte de mediocres e irresponsables, a esa clase de enclenque, (no se les puede llamar de otra manera, y me estoy quedando corto), hay que recordarles que, por solo aceptar ese abuso, y más con asistir para fortalecer la burla, son unos abusadores.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

SEÑOR GOBERNADOR FREDDY BERNAL

| comentarios

Opinion

POLITIZAR A LA CIUDADANÍA

| comentarios