Unas 20 veces habría disparado guardia costera contra migrantes

Agencias | La Prensa del Táchira.- El equipo de abogados que representa a los migrantes venezolanos que viajaban en un bote hacia Trinidad y Tobago, difundió detalles de lo sucedido el pasado 5 de febrero, cuando perdió la vida un bebé tras recibir un disparo de la guardia costera.

Según reseña el diario local Trinidad Express, en el texto los testigos narran que la Guardia Costera disparó al menos 20 veces contra la embarcación que transportaba a 37 pasajeros, 20 de los cuales eran niños.

El bote en el que viajaba el grupo de venezolanos tenía dos motores, pero uno presentaba dificultades y se apagaba.

"Al acercarse a las inmediaciones de Moruga, Trinidad, en el océano, el mencionado motor se apagó nuevamente y tuvieron dificultades para moverse en el agua. Mientras avanzaban lentamente, escucharon una fuerte voz seguida de dos bengalas. Se disparó una bengala al aire y la otra bengala se disparó contra su bote. Poco después de que notaron las bengalas, escucharon fuertes golpes y se dieron cuenta de que el barco que se acercaba disparando las bengalas estaba disparando contra su bote. El barco era de la TTCG y estaba ocupado por aproximadamente seis oficiales. Todas las personas intentaron buscar refugio en el bote después de que se dispararan aproximadamente 20 tiros contra su bote", se lee en el documento. 

Agregaron que el buque de la Guardia Costera estaba a unos 30 metros de distancia cuando disparó: "Solo cesó el fuego al escuchar a una mujer exclamar y llorar que le habían disparado a su hijo".

Añadieron que la embarcación de la Guardia Costera se acercó lentamente y, al darse cuenta de lo sucedido, llamaron a una segunda embarcación mucho más grande para que los ayudara.

«En ningún momento tuvieron ningún arma ni dispararon ningún arma contra la nave CG. En ningún momento dejaron caer nada de su bote", recalcan en la misiva los representantes de las personas que viajaban en la pequeña embarcación. 

La madre del bebé también resultó herida cuando los guardacostas abrieron fuego el fin de semana pasado contra la embarcación en la que viajaban con otros migrantes, un total de 17 adultos y 10 niños, según los últimos datos. La mujer se encuentra actualmente hospitalizada pero ya fuera de la unidad de cuidados intensivos.

Este hecho despertó numerosas críticas tanto de organizaciones humanitarias como del exilio venezolano, pero también dentro de Trinidad y Tobago, donde la líder de la oposición Kamla Persad-Bissessar reprendió a la Guardia Costera y calificó lo sucedido de asesinato.

Ante la controversia despertada, el primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, respondió que la muerte del bebé fue «un accidente», al tiempo que defendió el trabajo de los guardacostas.

La Policía y la Guardia Costera de Trinidad y Tobago han puesto en marcha dos investigaciones paralelas para aclarar las circunstancias de la muerte.

Fuente: Runrunes

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias