Me niego a cerrar el negocio, aunque la ganancia se haya disminuido en un 90%

Francisco Manrique

Dueño de InstanFot

En 90% ha mermado el trabajo en los estudios fotográficos

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- En un 90 por ciento ha mermado el trabajo en los estudios fotográficos que aún permanecen abiertos en la ciudad capital. Estos espacios usados para sesión de fotos y revelado han sido desplazados lentamente por la tecnología, y aunque algunos de ellos se niegan acabar con un negocio de décadas, otros avistan el cierre inminente de sus puertas. 

Tras visitar algunos de los principales foto estudio de San Cristóbal, se pudo observar el impacto que ha dejado la crisis económica, la llegada de la tecnología y la situación pandemia. Francisco Manrique, dueño de InstanFot, señaló que la disminución del ingreso diario es significativa, antes hacían de 8 a 10 trabajos diarios, hoy solo hacen 3 o 4 a la quincena.

"He podido mantener mi negocio a flote gracias a que tenía una reserva de insumos y lo que me hace falta lo compro en Colombia, que sale mejor, por ejemplo una bobina de papel de sublimación instantáneo, sale en el vecino país en 360 mil pesos, y alcanza para un aproximado de 200 clientes", agregó.  

Como fundador del primer negocio de fotografía en la ciudad, Manrique se niega a cerrar sus puertas y asegura que la solución a este y todos los problemas que hoy día enfrentan los sectores productivos, es que se mejore el ingreso salarial de las personas a nivel del Ejecutivo Nacional, para que haya más motivación y crecimiento.  

Lo que todavía tiene demanda en este estudio son las fotos tipo carnet que tienen un costo que oscila entre los 15 y 20 mil pesos, las sesiones de fotos para niños que antes eran muy buscadas ya nadie los hace, así que se dedican a trabajar con lo que el cliente pida, que sobre todo es impresión de fotos. 

Cierre inminente 

Gladys Parra, trabajadora de la Foca detalló que la disminución de sus ingresos desde hace dos años ha sido del 80%, incluso el trabajo profesional también descendió en 90%, lo que lleva a los dueños a decidir entre cambiar de rubro o cerrar definitivamente.

Para Parra, en este momento, es más alto lo que deben pagar de impuestos que los ingresos que percibe la tienda. "Las personas prefieren tomar una foto con sus celulares y las guardan en su laptop, memorias o en la nube, lo cierto es que ya casi nadie quiere imprimir fotos". 

Para Parra esta situación les ha obligado a disminuir el personal que trabaja en la tienda, de 20 personas hoy solo cuentan con 3, quienes se dedican a cubrir los espacios más necesarios. "Con 42 años de trayectoria el estudio fotográfico no es ni sol ni sombra de lo que era y eso entristece, porque en otros países la tecnología y este tipo de espacios logran coexistir, aquí en Venezuela la tecnología nos desplazó porque no tenemos recursos para mantenernos a flote". 

  

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Hospitales sin equipos de radiodiagnóstico

| comentarios

Locales

Durazno y uvas verdes por las nubes

| comentarios