ORGANIZACIÓN POLÍTICA

 En el desarrollo de la política nacional, cada vez que se sucede un fenómeno de esa naturaleza, que concita el interés de la opinión pública, los distintos sectores de la oposición cruzan opiniones y hasta insultos, respecto de la manera en que aquellos deben enfrentarse al régimen imperante, no logrando ponerse de acuerdo de modo especial en uno de los aspectos más importantes de esa brega, como lo es la organización política. No existe por tanto en el país democrático, capacidad de remate o disposición para despojar electoral y progresivamente a los regentes del poder nacional de cuotas de poder a través de una auténtica y eficaz estructura nacional que impulse o pueda impulsar una constante movilización ciudadana que se inspire en los motivos prácticos que puedan estar afectando a sectores vulnerables de nuestra población e inclusive por el mismo disfuncionamiento democrático.           

Para enfrentar con posibilidades de éxito al régimen dominante, se hace necesario como alternativa, distribuir las tareas políticas y otras más, entre un conjunto de agrupaciones y personas especialmente creadas y designadas a tal fin, que puedan de manera interdependiente y sin aspavientos, desarrollar acciones en sus respectivos campos, pero que sean comunes en cuanto a las metas que se quieran alcanzar para restar poder al actual Gobierno. Según el politólogo John Magdaleno, la propuesta política del régimen obliga a los dirigentes nacionales, regionales y municipales a una mayor organización política, pues en la actualidad la misma se nota muy disociada a nivel nacional, aún cuando en el evento electoral de Barinas realizado el pasado 09 de enero, se demostró madurez política de sus electores y una aceptable organización política. 

Esa necesidad de organización política y tal vez de cohesión social, surge ante la falta de resultados políticos por años, contra Chávez primero y luego contra Maduro, pues recordemos, pasada la enorme alegría que nos produjo el triunfo electoral en Barinas, que sus seguidores triunfaron en 19 gobernaciones y más de 200 alcaldías, con lo cual el cuadro político a nivel de estados y municipios se mantuvo casi que igual al período 2018-2021, con la salvedad del apreciable avance de la oposición democrática en los municipios del país, por cuanto que se obtuvieron 117 Alcaldías, lo que obliga no sólo a fortalecer cada vez más la organización política local, sino también a implementar estrategias y acciones que puedan sumar nuevos aliados a la causa democrática, habida cuenta de la necesidad de crecer institucionalmente, con la mayor participación ciudadana posible. 

Sobre la sustancia de la organización política deseable, es menester que las que la puedan conformar, compartan opiniones, valores, visiones de país, intereses e inquietudes comunes con el fin de planificar estratégicamente, las acciones o tácticas que cumplirán en determinados lapsos de tiempo, que pueden servir como una especie de GPS para aquellos que sean mesurados, racionales y perseverantes en las organizaciones políticas de las cuales participen. Adicionalmente se habla de organizaciones, porque no se comparte que exista un sólo centro de poder, como es en la actualidad, porque ello ha afincado el personalismo y hasta el abuso en materia de bienes que son de la República aunque se encuentren en el exterior. La organización política en tal sentido, debe pasar por la promoción de liderazgos en todos los niveles y áreas del desarrollo, que sean capaces de adoptar acciones efectivas en el tiempo. 

En definitiva, la organización política exige mayor capacidad de trabajo, combinada con disciplina, para evitar personalismos o anarquía grupales, todo lo cual implicará acatar las normas y decisiones que puedan adoptarse, para hacer de la responsabilidad y el compromiso valores de permanente observancia y así pueda cumplirse a cabalidad con lo que se planea y de paso se asuma lo malo también de lo que no pueda llevarse a cabo. La organización política plural y tolerante, debe participar con inteligencia y desprendimiento en los procesos por cumplirse, sean políticos o electorales; no debe dejar las cosas a la improvisación o a la urgencia, lo que podría llevar a la toma de decisiones erradas. La organización política debe advertir los resultados y consecuencias de sus actuaciones contra el régimen dominante, porque éste si lo hace aunque disponga de menos organizaciones cada vez más.   

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

¿LA PRIMARIA ES UNIDAD?

| comentarios

Opinion

15 PROPUESTAS A LA FRONTERA

| comentarios

Opinion

DESCONOCIMIENTO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

| comentarios