"El Calvario" de las necesidades mantiene en jaque a 50 familias

No han recibido respuestas oportunas ni soluciones de ningún ente, temen quedarse sin casas y viven con miedo constante de que en cualquier momento ocurra una tragedia

Holiancar Contreras | La Prensa Táchira.- En una plegaria constante permanecen las familias que habitan en el sector El Calvario, en el municipio Andrés Bello. Las necesidades y carencias en los servicios básicos, y las viviendas a la orilla del derrumbe los azotan cada día. 

La mayor problemática se presenta desde hace cinco años, puesto que sus casas están prácticamente en el aire tras el socavamiento que produce la quebrada La Gurapa. La fuerza del agua ha debilitado las bases y lo débil de la tierra ante el agua no mantiene lo suficiente las estructuras. 

Están a la orilla 

Veinte familias se encuentran al margen de la quebrada y sus viviendas son las que mayor daño presentan. Alix Duarte manifiesta que su casa cada vez está mucho más débil. "Hace más de diez años hicieron el embaulamiento y poco después empezaron los problemas, cada vez que llueve la quebrada crece y arrastra muchas piedras de gran tamaño, y eso choca con las casas y las afecta", dijo. 

Por su parte, Bertha Mora, explica que "mi casa es la que está más afectada, está con grietas, una de las paredes está en la orilla y parte de la casa ya se me ha desplomado. Yo ya no quiero vivir en un sitio donde corra peligro, yo estoy sola". 

Hace pocas semanas, uno de los muros del embaulamiento de La Gurapa se cayó por las fuertes precipitaciones, complicando el estado de las viviendas. 

"Si no le hacen hincapié no sólo se nos caen las casas, sino también la vía principal, el puente se está socavando y puede quedar también en el aire. Hace poco tiempo había una calle que nos comunicaba con el sector Bella Vista, y un día la quebrada se la llevó y ya no se puede pasar", así lo expresó Eiber Medina, uno de los habitantes de la comunidad. 

Deben correr

Los vecinos detallaron que cuando la quebrada sube significativamente, el agua choca con el terrero de sus viviendas, las mismas comienzan a vibrar, por lo que en varias oportunidades les ha tocado salir corriendo con el fin de protegerse en caso de que se derrumben. 

"A veces no está lloviendo por aquí, pero sí para la cabecera de la quebrada, y cuando vemos ya baja crecida, arrastra rocas muy pesadas que parecen un carro, hay días en los que nos toca salir corriendo de aquí porque esto en cualquier momento puede ceder", esta fue la historia que contó Ángel Martínez. 

En plena oscuridad

Los bombillos de las casas son lo único que alumbra desde hace siete años al sector El Calvario, pues no cuentan con alumbrado público, las calles permanecen a oscuras y los postes no cuentan con bombillos. A pesar que han pasado cartas a la Alcaldía del municipio Andrés Bello, no han recibido solución.

Vía hacia Montaña Alta, en peligro de derrumbarse

Ante este socavamiento producido por La Gurapa no sólo están en riesgo las viviendas del sector, sino que también corre peligro el puente de la vía principal, el cual conduce hacia municipios de la Montaña Alta del estado Táchira, puesto que el mismo ya está socavado y cuando la quebrada aumenta su nivel hídrico significativamente, el paso de rocas de gran proporción choca con parte de su instalación. 

A través de esta estructura pasan vehículos de pequeña y gran carga desde San Cristóbal hacia esta zona del estado y viceversa, los cuales trasladan diferentes productos para que sean comercializados, sobre todo frutas y verduras, dicho paso estaría paralizado en caso de que colapse el puente y afectaría en gran manera este movimiento comercial. 

Por otro lado, también se encuentra el puente La García, que comunica a la parte alta del municipio Andrés Bello. En este espacio, también atraviesa la quebrada La Gurapa y con ella grandes rocas que pueden afectar a este puente y perjudicar la movilización dentro de la localidad. 

Estas piedras se encuentran en las adyacencias del puente y al registrarse fuertes lluvias, dependiendo de la agresividad de la quebrada las arrastra por todo el camino y afecta todos estos sectores. 

Esta situación no sólo genera preocupación a los habitantes de la zona, también a los conductores y comerciantes que recorren con frecuencia esta concurrida vía, puesto que no se cuenta con otra vía alterna por donde puedan llegar los conductores y vecinos del sector, ya que es la única alternativa vial que existe para llegar a estos municipios del estado.

Llega dos veces a la semana

El suministro de agua no es frecuente en El Calvario, sólo les llega dos veces a la semana y por períodos de un poco más de seis horas lo que les permite llenar al menos los tanques de las casas o recoger envases para poder realizar labores del hogar durante el día. 

Miriam García comentó que "el agua no llega mucho, si acaso dos veces a la semana y si corremos suerte puede que llegue un día más y no es por mucho tiempo. 

Cuando llega, uno corre y llena los peroles, el tanque y todo lo que pueda porque no sabemos cuándo llegue de nuevo, yo lavo todo con tasas de agua para que me rinda la cosa, porque no nos llega mucho", dijo. 

Los días de la llegada del vital líquido no están definidos, por lo que deben estar pendientes todos los días y a todo momento por si les llega, y empezar a llenar todo lo que tengan a la mano. 

Por lo tanto, carecen del servicio constantemente, y la carencia lleva más de cinco años. 

Pasa cuando quiere La recolección de desechos sólidos no es constante por la comunidad, deben esperar semanas y también acumular la basura dentro de sus casas esperando hasta que el aseo pase.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias