Casanova: No firmar también representó el rechazo hacia el CNE

En el estado Táchira era necesario que 275.258 electores acudieran a los 39 puntos instalados en la entidad a manifestarse a favor de la medida

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira.- El pasado 26 de enero, en 1.200 puntos dispuestos por el CNE en todo el país, los venezolanos inscritos para votar tuvieron la posibilidad de solicitar la activación del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, tal y como lo establece el artículo 72 de la Constitución. Sin embargo, el panorama no fue nada alentador, pues estos centros lucieron desolados, situación que para el politólogo Carlos Casanova, también representó el rechazo que tiene la ciudadanía hacia en ente rector.

"El movimiento que promovió el revocatorio que es MOVER también advirtió que no se debería ir a firmar, lo que indica que la no firma en ese proceso implica un rechazo a la conducta del CNE que impone a Nicolás Maduro y que es el facilitador de que no se realizara el proceso", dijo.

Para Casanova, el hecho que el Gobierno Nacional a través del CNE haya impedido la realización del referendo poniendo plazos que eran imposibles de cumplir, solo demuestra su temor a que ese proceso de recolección de firmas se convirtiera en un revocatorio adelantado.

Rechazó que no se diera el mismo tratamiento que las primarias del PSUV, donde se habilitaron 5.800 centros electorales, mientras que para el revocatorio solo activaron 1.200.

"El CNE en lugar de facilitar una recolección de firmas para que el ciudadano ejerciera su derecho al voto, hizo lo contrario, le estableció obstáculos, incluso en la información de donde se deberían recoger esas firmas", aseveró.

Para el también politólogo, Abraham Blanco, con todos los obstáculos que se presentaron para que la recolección de las manifestaciones de voluntades se pudiera dar conforme a lo que se establece en la ley, se coartaron los derechos no solo de las organizaciones que lo solicitaron, sino de los ciudadanos que querían expresarse a favor del mismo.

"A las personas no se les ha dado la oportunidad de expresarse en un revocatorio. Se les ha quitado la posibilidad a nivel operativo, logístico e institucional que las personas puedan decir si quieren o no revocar a Nicolás Maduro", explicó.

Fracturas

Carlos Casanova destacó que actualmente hay muchos sectores del propio oficialismo que no se están identificando con el gobierno de Nicolás Maduro, por lo que asegura que dentro de los movimientos que promovieron la recolección de las firmas para la activación del mecanismo constitucional, hay disidentes del chavismo.

"Los exministros de Chávez están en contra de Maduro, Los Chávez en Barinas están en contra de Maduro, es por eso que quisieron boicotear el procedimiento de recolección de firmas para que no se diera el revocatorio. El exchavismo que aún se siente chavista, pudiese haber coincidido con la oposición en la manifestación amplia de la solicitud del revocatorio de Maduro".

Esperanzados

El martes 26 de enero, la mayoría de las personas que se pronunciaron a favor de revocar a Maduro eran personas de la tercera edad, que aún están esperanzados en que se dé un cambio de gobierno en el país y se pueda volver a la Venezuela próspera de antes de la llegada de la Revolución Bolivariana.

La señora Trinidad Sánchez dijo que quiso activar el mecanismo porque se encuentra cansada de las cosas que están sucediendo en el país, con lágrimas en sus ojos y la voz entrecortada rechazó la separación de familias producto de la migración, "Mis hijos están lejos. Yo confío en Dios que salga este gobierno porque ya está bueno".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias