ANALISTAS: DÁDIVAS DEL GOBIERNO NO HICIERON EFECTO EN BARINAS

Ana Uzcátegui | La Prensa Táchira.- La repetición de las elecciones a gobernador en Barinas el 9 de enero, que dejó como resultado la contundente victoria de Sergio Garrido, de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), con 174.430 votos (55,36%) por encima de Jorge Arreaza, del Gran Polo Patriótico (GPP) que obtuvo 130.163 votos (41,30%). 

Han generado en Nicolás Maduro, según analistas políticos, la derrota moral de perder el estado simbólicamente más importante del socialismo del siglo XXI, y la lección de que cuando la población vota con conciencia, impulsada por la defensa de sus derechos políticos, no hay prebenda que valga.

Para Luis Salamanca, doctor en ciencias políticas, ni el despliegue de 25 mil militares en el estado llanero que por más de 20 años fue gobernado por el padre y los hermanos Chávez cohibió a la población de votar y ratificar su decisión a favor de la alternativa democrática, a pesar del despilfarro de recursos del Estado que hubo desde el 30 de noviembre, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anuló el triunfo de Freddy Superlano, también de la MUD.  

"A la gente le llevaron bolsas de alimentos con una frecuencia que no era habitual. A pesar de todo el clientelismo reforzado, que Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, dijo que el partido se mudó para Barinas, que era la tierra de Chávez, el régimen ya perdió el apoyo popular a nivel nacional. Ahí hay un divorcio total entre el pueblo que una vez eligió a los chavistas como sus representantes y que ahora ya no los quiere", enfatizó. Sostiene que estas elecciones dejaron un conflicto interno en el PSUV. 

"En Barinas pierde el candidato Jorge Arreaza que impuso Nicolás Maduro, llevándose por delante a los Chávez. Ya como familia no mandan en ninguna parte. Salvo Asdrúbal Chávez, que ocupa la presidencia de Pdvsa y Adán Chávez, que es embajador de Cuba", exclamó. Asegura que fue un error de Maduro no permitir el triunfo de la oposición en noviembre.

"El error político fue creer que iban a ganar una elección gracias a la manipulación que tienen sobre el sistema. Es verdad que dominan todo el sistema institucional, tienen el control del aparato del Estado, pero no dominan la mente de los electores que son autónomos. Vivimos una elección con criterio", comentó. Alega que ese error lo supo aprovechar la oposición, al punto que un mayor número de partidos respaldó a Sergio Garrido en esta ocasión, como Henri Falcón y Avanzada Progresista, el partido Puente y Fuerza Vecinal. 

"Se amplió la unidad porque entendieron lo que estaba en juego, salvo Claudio Fermín, de la Alianza Democrática, que sólo sacó 5.572 votos, el 1,77% de los resultados", acotó Salamanca. José Vicente Carrasquero, consultor en opinión pública y campañas electorales, resaltó que los resultados en Barinas ampliaron el margen de diferencia entre MUD y PSUV, notablemente. El 21 de noviembre, según la sentencia del TSJ, Freddy Superlano obtuvo 37,60% con respecto al 37,21% de Argenis Chávez del PSUV. La diferencia fue de 130 votos. Ahora hubo una diferencia de 44.267 votos.

"Se evidencia que cuando hay una decisión y se aglutina el electorado alrededor de un candidato, no hay manera que el chavismo obtenga votos. El chavismo repitió las elecciones para hacer el ridículo, para ampliar la ventaja que antes era un punto porcentual, a varios puntos porcentuales", destacó. Asegura que por esa razón, Jorge Arreaza salió a reconocer la victoria la noche del domingo, una hora antes que el CNE.

"Era un resultado que no se podía ocultar, había mucha gente participando y la lógica dice que a mayor participación, mayor probabilidad de derrota del chavismo existe. El Gobierno no tiene gente", resaltó.

Mayor movilización 

A nivel numérico, la exconsultora jurídica del Consejo Nacional Electoral (CNE), Eglée González-Lobato, indicó que la participación electoral aumentó seis puntos, pasando de 45% el 21 de noviembre a 51% el 9 de enero. Un dato importante, si se toma en cuenta que este proceso se organizó tan sólo en 40 días.

"Las dádivas del Gobierno nacional trasladadas a Barinas para influir en la voluntad del elector, realmente no son suficientes ante la precariedad de vida que los venezolanos están tratando de superar. Hay un voto castigo para el Gobierno re?presentado en la familia Chávez que no logró cambiar el voto clientelar, que en el pasado les funcionó. La lectura que dan estos resultados es que el ciudadano lo que está mirando es para qué le sirve un artefacto aunque le haga falta, si eso no va a lograr un cambio estructural en el país. Es decir, el venezolano ha cambiado la mentalidad, ahora entiende y planifica a largo plazo", resaltó la experta.

Mejor expectativa

González-Lobato indicó que en estas elecciones, observadores nacionales denunciaron el ventajismo excesivo de Arreaza sobre Sergio Garrido, el adelanto de campaña por parte del presidente Nicolás Maduro promoviendo al candidato del PSUV en el canal del Estado y hasta el incremento de distribución de gasolina en Barinas durante el mes de diciembre.

Con todo eso cree que el hecho que existan dos rectores de oposición dentro del CNE mejora las expectativas de confianza para la población.

"Este es el primer CNE que logró observación internacional como la Unión Europea, logró una actualización de las auditorias de las maquinarias electorales. Es un CNE que dio un paso gigante para aumentar la confianza y la credibilidad de los ciudadanos".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Nacionales

Embarcación pesquera desapareció en La Guaira

| comentarios

Nacionales

Maduro amenazó con cárcel a Juan Guaidó

| comentarios