Mons. Azuaje: Iglesia además de estar en salida debe ser sinodal

Agencias | La Prensa Táchira.- Este viernes, el monseñor José Luis Azuaje, arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), dirigió las palabras de instalación de la CXVII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano, en las que inició haciendo referencia al misterio que se celebra durante el tiempo de Navidad, "el gran hecho histórico del nacimiento del Hijo de Dios", que "con su amor nos ha mostrado el rostro misericordioso del padre, y la capacidad de entrega posible para un ser humano en favor de los necesitados" y "nos permite llamar a Dios 'Padre', es decir, nos permite participar del misterio comunitario de Dios".

Como una breve reseña de lo vivido durante el año 2021, Mons. Azuaje compartió la alegría del Episcopado Venezolano por los nombramientos realizados durante el año 2021; recordó la memoria de los obispos fallecidos durante los últimos meses e hizo mención a los datos estadísticos publicados el 13 de diciembre de 2021, que reseñan los contagios por Covid-19 en el clero venezolano, entre los que se contabilizan 439 sacerdotes contagiados entre los 2.113 sacerdotes en el país, reseñó la CEV. 

Por otra parte, hizo referencia a la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández el 30 de abril de 2021, como un acontecimiento histórico que "ha inundado de esperanza a todo el país", en especial con las visitas de sus reliquias a las comunidades y parroquias de las diferentes diócesis de Venezuela. De igual forma, mencionó los desafíos que propone la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, como parte de los retos pastorales para la Iglesia en Venezuela, así como la realización del Sínodo de la Sinodalidad, que describió como "un hecho constitutivo de la Iglesia".

Mons. Azuaje señaló que la pandemia enfatizó la crisis ya existente en el país, ante lo que indicó que la Conferencia Episcopal Venezolana, en diferentes oportunidades, ha hecho "un llamado al conjunto nacional a un proceso de auténtico diálogo y negociación sobre y a partir de las enormes necesidades y expectativas de la mayoría de la población", a la vez que exhortó al episcopado a "fortalecer y promover una Iglesia en salida tendiendo siempre a la misión" en respuesta a los más desfavorecidos, a partir de los 4 sueños que el Papa Francisco expone en la Exhortación Apostólica Querida Amazonía; el sueño social por el bien común; el sueño cultural que involucre a todos sin exclusión; el sueño ecológico por el bienestar del entorno en el que se desarrolla la sociedad, y el sueño eclesial "buscando una Iglesia con rostro venezolano", en la que el Espíritu Santo guíe y moldee según su deseo.

"Nuestra Iglesia en Venezuela, además de estar en salida, debe ser sinodal", animó el Arzobispo de Maracaibo. "La Iglesia tiene nombre de Sínodo; la Sinodalidad no es un procedimiento creativo o una práctica funcional (...) Se trata de caminar juntos como esencia constitutiva de nuestra Iglesia. Es pasar del Sínodo de la Iglesia a una Iglesia sinodal; es un camino que debemos hacer juntos".

Para este reto, Mons. Azuaje se refirió a las tres palabras que el Papa Francisco destacó en su homilía durante la apertura del proceso sinodal: Encuentro, Escucha y Discernimiento. El Presidente de la CEV invitó a ser "expertos en el arte del encuentro con el Señor en la adoración, en la oración y en los otros que son su rostro, dejándonos interpelar por ellos"; resaltó que "un verdadero encuentro nace de la escucha, bien sea de la Palabra de Jesús o de la realidad del otro con sus sufrimientos" y finalmente acotó que con el encuentro y la escucha, el discernimiento solo es posible desde la experiencia de caminar juntos.

Finalmente, Mons. José Luis Azuaje señaló las tareas que considera necesario asumir dentro de la misión pastoral; la primera de ellas, la vivencia de la sinodalidad como proceso y modo de actuar desde la esencia de la Iglesia; a continuación, se refirió a la atención a la familia como Iglesia doméstica, a los laicos como parte de la estructura y la organización, a las vocaciones sacerdotales y religiosas, con una actitud que priorice lo cualitativo antes que lo cuantitativo; a la ecología integral, la promoción del bien común y la defensa de los derechos humanos; a la dimensión misionera como fundamento de la acción evangelizadora de la Iglesia, y a continuar con la renovación estructural del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano y la CEV.

Con información de Prensa CEV

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias