Tachirenses mantendrán rituales este 31 de Diciembre 

La Prensa Táchira / Yadira Quiroz .- Pese a la severa crisis económica que afecta a los venezolanos, los tachirenses procurarán -este 31 de Diciembre- mantener algunos de los rituales que, tradicionalmente, forman parte de la celebración navideña en ocasión de la despedida del año viejo y como preámbulo de la bienvenida al nuevo año, evocando la atracción de buenas augurios para la felicidad, abundancia y prosperidad.  

Vestir prendas de ropa interior de color amarillo o rojo para atraer y tener éxito el amor, así como comer el plato de lentejas luego de la media noche para la buena suerte y para que nunca falten los alimentos en la mesa de cada hogar y barrer con una escoba hacia afuera de la puerta de la calle, en representación de sacar lo malo y limpiar la negatividad que dejó el año viejo, figuran entre los principales rituales que se dispondrán hacer algunos tachirenses, según se desprende de consulta realizada en el casco comercial de la ciudad de San Cristóbal.  

Refirieron que a diferencia de años anteriores, no podrán abarcar otros rituales que también acostumbraban, como es el caso de comer las "12 uvas de los deseos" en cada una de las campanada que preceden el inicio del año nuevo, esto por razones del alto costo que registra esta suculenta fruta, cuya precio oscila entre 20 mil y 28 mil pesos colombianos o su equivalente en 26.8 ó 37.5 bolívares digitales, de producción nacional e importada respectivamente. 

-En la celebración navideña de nuestra familia no podía fallar -los 31 de Diciembre- las doce uvas para cada uno de los invitados, lo que este año no podremos hacer a consecuencia de que las mismas están muy caras, además con lo que me piden por un kilo de uvas puedo comprar hasta casi dos kilos de carnes o cubrir el costo de las verduras de la semana, de verdad para mi economía familiar este año 2021 me resultará imposible comer las uvas en la medianoche", dijo Ana Karina Bonilla. 

Rebeca Galviz junto a Johanna Brett coincidieron en opinar que "la crisis ha ido acabando con los tradicionales rituales de la despedida del año viejo, ya que aunque las personas se sienten motivadas a hacerlos, la falta de dinero para comprar las cosas necesarias ha hecho que perduren solo algunos que no generan costos adicionales".

Citaron -entre éstos- el comer el plato de las lentejas, usar la ropa interior al revés, guardar monedas o billetes en los bolsillos del pantalón o en las carteras, escribir en un papel las malas experiencias y luego quemarlo, picar limones en cruz y dejarlos secar en un plato para que absorban las malas energía, todo ello en evocación de atraer cosas buenas como la prosperidad, el dinero, la suerte y la abundancia, dejando atrás en el olvido lo malo o negativo. 

Subirse en una silla o en una escalera, minutos antes de la medianoche, con el deseo de alcanzar o escalar nuevos propósitos o metas constituye otro de los rituales referidos, al igual que esparcir pequeñas porciones de canela en rincones de la casa para procurar la armonía y la paz. 

-Contrario a lo que hacíamos antes referente a dar la vuelta, a la cuadra de la casa, con maleta en mano, eso no lo haremos más nunca, porque no queremos que nadie más se vaya a otro país, ya es suficiente ver tantos viejitos tristes y solos, al igual que tantas madres y padres sufriendo por la ausencia física de sus hijos", dijo Gualy Rodríguez.         

Sahumerios

Otro ritual que intentan conservar algunos tachirenses tiene que ver con la limpieza de la casa con la quema de incienso, mirra y estoraque, en procura de conseguir una mejor aura en el entorno que les rodea, de acuerdo a lo precisado por Raquel Cárdenas, vendedora del mercado La Ermita, quien precisó que estos productos han sido muy buscados durante la presente semana, cada paquetico de 100 gramos a un costo de 5 mil pesos.

-Los clientes han venido a buscar los llamados sahumerios que son utilizados para alejar las energías negativas y para llamar la prosperidad, además que han venido en la búsqueda de las esencias de mandarina y los baños de la felicidad, los cuales se ofertan en 5 mil pesos los primeros y 20 mil pesos los segundos, lo que indica que aún las personas conservan algunas de estas tradiciones, afirmó.   

Nelly García comentó que preparará varias provisiones de granos, como ritual de preámbulo a la bienvenida del año 2022, las cuales luego congelará y los comerá durante los primeros doce días del año nuevo, al igual que tampoco faltará en su mesa la disposición de una espiga de trigo en la máxima representación de la abundancia que desea acoger para su hogar y para todas las familias venezolanas. 

  

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Comerciantes bajan oferta de huevos

| comentarios