Entre asbesto y polillas sobrevive la Escuela de Artes Plásticas

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira.- El 31 de octubre fue inaugurada la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas, Valentín Hernández Useche, lugar hacedor de grandes artistas que incluso han llevado sus obras más allá de nuestras fronteras. Sin embargo, y pese a la importancia cultural que debería tener la institución, la infraestructura en la que funciona desde hace cuatro décadas se encuentra en malas condiciones. Sus techos son de asbesto, pese a que el material está prohibido en el país desde hace 17 años, hay goteras por doquier y en los talleres donde se imparten las clases de dibujo y escultura hay una invasión de polillas, aún así los estudiantes acuden tres veces por semana a recibir las clases que allí se imparten.

Cuando llueve, los talleres y el área administrativa deben ser cerrados, puesto que la cantidad de agua que cae dentro del lugar hace imposible la permanencia de alumnos, docentes y demás personal.

Las filtraciones hacen de las suyas ocasionando la caída del friso en algunas paredes. El 70% de las instalaciones carecen de luz y no porque haya fallas graves a nivel de electricidad, sino por falta de bombillos o lámparas fluorescentes, además del daño en los balastros.

La escuela depende de la Dirección de Educación y de la Zona Educativa. Lamentablemente, de los casi 60 años que tiene en funcionamiento, ningún gobernante se ha dado a la tarea de otorgar una sede propia o al menos realizar mejoras en el lugar en el que funcionan actualmente. Según el personal docente que labora allí, la respuesta que obtienen es que es un espacio alquilado y no pueden hacer mucho.

"Hace dos meses, por medio de la Dirección de Educación hice una solicitud de reparación y arreglo pidiendo materiales, sobre todo para nosotros mismos ejecutar la mano de obra. Vino un ingeniero, tomó planos, medidas, hizo una revisión de las instalaciones y me mostró que tiene un proyecto para esto, pero hasta el momento no ha habido respuesta", comentó Walter Buitrago, director encargado de la institución.

Explica que quisieran creer que no hacen nada por mejorar las instalaciones porque las autoridades encargadas desconocen a fondo el problema, y afirma que los directivos anteriores también pudieron haber fallado de alguna manera al no dar a conocer cuáles son las necesidades de esta casa de artistas.

"Necesitamos también que se arregle el frente que está deteriorado, empezamos con unos pocos recursos que hemos recogido por otros lados porque la escuela no maneja ningún recurso", señaló.

Aunque hasta el momento no se han presentado robos, desde hace seis años la Escuela de Artes Plásticas no cuenta con personal de vigilancia. Se mantienen gracias a la colaboración de un vecino de la zona, quien en caso de observar alguna irregularidad rápidamente llama a los encargados para que se apersonen.

Martín Barrios es pintor egresado de la institución unas décadas atrás, actualmente se desempeña como docente de dibujo, comenta que es lamentable ver la falta de voluntad de los gobiernos, quienes, presuntamente, no toman en serio el significado y la importancia que este tipo de instituciones tiene para la sociedad.

"Se ha intentado restaurarla, mejorar los espacios, pero como es alquilada no se le puede hacer nada en la estructura. A los talleres se les mete el agua, los bedeles tienen que estar sacando agua cada vez que llueve y la estructura está un poco dañada", señala.

Para los artistas plásticos que se han formado en las aulas de la institución esta tiene un gran significado, pues no solamente les dio la oportunidad de crecer profesionalmente, también lograron ser formados por docentes provenientes de otros países y contar con compañeros de aulas extranjeros.

Material repercute en la salud

Debido a las repercusiones que genera en la salud de las personas que continuamente están en contacto con el material, desde hace 17 años el uso del asbesto está prohibido en Venezuela. Según datos de la OMS, está relacionado con la mitad de casos de cáncer ocupacional que se registran en el mundo. 

El organismo señaló que para poder eliminar las enfermedades relacionadas con el asbesto, se debe detener el uso de todas sus variedades. "La persistencia del uso de materiales de asbesto-cemento en la construcción es motivo de especial preocupación, debido a que la fuerza de trabajo es bastante numerosa a la dificultad para controlar la exposición y al hecho de que los materiales utilizados pueden deteriorarse y poner en riesgo a los trabajadores", explica el organismo.

Egresados de peso internacional

Ronald Zambrano y Martín Barrios son dos exponentes de la plástica tachirense

Egresado de la carrera de Arte Puro en la Escuela de Artes Plásticas, luego de haber estudiado Lengua y Literatura en la Universidad de Los Andes, Ronald Javier Zambrano comienza a dar sus primeros pasos en el mundo de la pintura. Pasión que percibía desde que era un niño y que complementaba con la música y la fotografía.

"Cuando terminé la universidad decidí viajar a Viena para comenzar la carrera otra vez; sin embargo, no fui aceptado en la Academia de las Artes. Luego pude conocer a un pintor que se llama Karl Goldmar y comencé a trabajar como su asistente. Ya luego fui haciendo talleres y cursos", dijo el artista.

Martín Barrios, también obtuvo el título de bachiller en Arte Puro otorgado por la institución en el año 1974. Ha participado en más de 300 exposiciones individuales y colectivas y su obra ha llegado a países como Cuba, República Dominicana, Bogotá, Bélgica y hasta en la India.

Barrios, también imparte clases en esta institución que considera como su segunda casa. "Ya debe ser decretada como Patrimonio de la Plástica en el Táchira. Es la única que hay en el estado y ya debería tener una sede propia", dijo.

Fusionarte recupera los espacios

Con el fin de preservar los espacios que son considerados como patrimonio de la plástica tachirense, la agrupación Fusionarte decidió intervenir algunas de las aulas de la institución que se encontraban en mal estado.

Andrea Duque, directora del grupo, explicó que se efectuaron labores de limpieza y posterior embellecimiento de los muros con la colaboración de varios artistas urbanos, encargados de llenar de color el lugar. "El objetivo principal es sensibilizar a las personas mediante el arte", dijo. 

Para el director de la Escuela de Artes Plásticas, Walter Buitrago, este trabajo ha motivado a todos los adultos y profesores de la institución. "Ellos hicieron la solicitud de que querían intervenir estas áreas y se les dio la oportunidad. Hay otras zonas que ellos no van a tocar, para poder recuperarlas necesitamos más material y mano de obra, las personas o los artistas que quieran ayudarnos son bienvenidos", dijo.

Para los artistas plásticos que iniciaron su formación entre estos muros, la escuela significa mucho, por lo que piden sea tomada en cuenta y se puedan resolver todas sus carencias.

Jorge Santana es un reconocido pintor de la entidad, egresó en el año 1978, actualmente imparte clases en el lugar, más que por lo económico lo hace por amor a su profesión y por compartir con las nuevas generaciones todos los conocimientos que adquirió cuando era estudiante.

"Debo agradecer a esos grandes profesores que para la época eran de otros países. Fue un movimiento de mucha relevancia. Para mí, dar clases es algo necesario para que la escuela no se acabe. Lamentablemente, los gobiernos pasados han sido muy indolentes con nosotros y no han querido dar ese impulso que necesitamos", dijo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Los jóvenes impulsan el arte tachirense

| comentarios

Locales

El mango, entre las frutas más baratas

| comentarios