Unos 30 diplomáticos en Cuba padecen el "Síndrome de La Habana"

Agencias | La Prensa del Táchira.- Al menos unas 30 personas, entre diplomáticos canadienses y familiares, que trabajan en Cuba están afectadas por el llamado "síndrome de La Habana", una afección inexplicable para los científicos caracterizado por síntomas como migrañas, vértigo y náuseas y, en algunos casos, la presencia de ruidos agudos.

Según un reporte de la AFP, si bien las autoridades canadienses solo reconocen oficialmente 14 casos de la inexplicable afección, pues el último habría sido registrado en diciembre de 2018, los funcionarios afectados, que demandan al Gobierno de Canadá por demorar demasiado en evacuarlos y brindarles tratamiento, aseguran que el número es mayor e iría en aumento.

Paul Miller, un abogado de Toronto que representa a 18 diplomáticos canadienses que reclaman más de 28 millones de dólares canadienses (unos 22 millones de dólares) en daños e intereses, dijo que sigue recibiendo llamadas de presuntas víctimas.

"Tenemos algunos casos muy recientes, de 2021", dijo el abogado a la AFP.

Una fuente cercana al caso aseguró a la agencia noticiosa que durante este año hubo dos informes de diplomáticos que se vieron obligados a terminar sus períodos de servicio en La Habana antes de lo programado después de experimentar síntomas consistentes con el síndrome.

Casos registrados

Los casos de la desconcertante afección surgieron por primera vez en Cuba en 2016, cuando diplomáticos de Estados Unidos y Canadá, algunos de los cuales afirmaron haber escuchado sonidos muy agudos, comenzaron a quejarse de migrañas, vértigo y náuseas.

En algunos casos, a los afectados se le diagnosticaron lesiones cerebrales.

Posteriormente, también se reportaron casos entre diplomáticos estadounidenses que trabajaban en Australia, Austria, China, Colombia, Alemania, Rusia e incluso Washington.

Una exdiplomática canadiense que vivió en Cuba durante cuatro años relató que se despertó una mañana de 2017 con vértigo y "hemorragias nasales graves".

"No me sangraba la nariz desde que era niña", dijo a la AFP bajo condición de anonimato.

Los síntomas empeoraron, dijo: "Me di cuenta de que no podía seguir trabajando en ese momento y fue entonces cuando me fui".

Una segunda entrevistada dijo que comenzó a "sentir vibraciones extrañas en mis oídos a la misma hora todas las noches" pocas semanas después de llegar a La Habana en 2017, y notó un deterioro de su vista, antes perfecta.

"Nunca he usado espejuelos, nunca he tenido ningún problema visual y desde Cuba tengo que usarlos tanto como sea posible, e incluso a pesar de ello mis ojos están borrosos a veces", dijo.

Las hipótesis

Se han propuesto varias hipótesis para explicar los síntomas, desde armas electrónicas posiblemente usadas por Rusia hasta la histeria colectiva inducida por el estrés o los efectos de los insecticidas. La Habana ha negado una y otra vez que sucesos de esa naturaleza ocurrieran en su territorio. 

El mes pasado, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, se comprometió a "llegar al fondo" del asunto y nombró a dos agentes veteranos para coordinar una respuesta y garantizar que cualquier persona que informara de síntomas recibiera la atención médica adecuada.

Los diplomáticos canadienses afectados dicen que sus quejas no han sido tratadas con el mismo nivel de urgencia.

"Creo que nuestra mayor queja es que no nos ofrecieron ningún tipo de ayuda", dijo uno.

Canadá no presta la atención debida

Otra exfuncionaria, que aseguró que se le indicó no hablar sobre sus problemas de salud con nadie, ni siquiera con el personal médico, declaró: "Creo que Canadá se mostró muy reacio a decir: 'Sí, nuestros diplomáticos están afectados'. Creo que priorizaron la relación con Cuba sobre su propio pueblo".

Ottawa, capital de Canadá, nunca ha roto vínculos con La Habana desde tiempos de Fidel Castro y es históricamente la principal fuente de turistas hacia la Isla.

En una respuesta escrita a la AFP, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá indicó que "se toma muy en serio la salud, la seguridad y la protección de los canadienses" y "continúa monitoreando la salud y la seguridad de su personal diplomático estacionado en La Habana".

En enero de 2019, Canadá anunció que había reducido su dotación de personal en la Embajada a aproximadamente la mitad como resultado de los síntomas inexplicables, pero tiempo después comenzó a aumentar los números y espera volver pronto a tener en la Isla a la dotación completa.

Fuente: Diario de Cuba - AFP

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias