Vuelta leña está la carretera trasandina del Táchira 

Holiancar Contreras | La Prensa del Táchira.- Destrozada, deteriorada, con alcantarillas sin rejas, cientos de huecos y deslizamientos es lo que queda de la carretera Trasandina, una conocida vía que se convirtió en la ruta de escape de muchos transeúntes ante el cierre del puente La Chivata, en el municipio Cárdenas hace más de seis meses.

Esta carretera es la alternativa de tránsito para los habitantes de los sectores como La Granzonera, Las Vegas de Táriba Parte Alta, Palo Gordo, El Junco, La Trinidad y Arjona, zonas concurridas por el movimiento comercial y residencial que hay.

El deterioro de la Transandina se viene presentado desde hace más de un año, pero el colapso del Puente La Chivata hizo que los vehículos tomaran esta ruta para llegar hasta Palo Gordo, El Junco o San Cristóbal, lo que pronunció las pésimas condiciones de estas calles.

Esta vía no solo comunica a estos sectores, sino que es la alternativa de llegada hacia municipios de zona montaña, por lo que camiones de carga pesada y que transportan verduras u otros productos deben recorrerla. En cierta parte, el deterioro y las condiciones en las que se encuentra es por el constante paso de este tipo de camiones que llevan gran cantidad de mercancía.

¿Y ahora qué?

Bernardy Zambrano se desempeña como vendedora de jugo de caña a las orillas de la carretera Transandina, además de vivir por este sector. La comerciante manifiesta con decepción que la vía está en pésimas condiciones, y a raíz de la reinauguración del puente La Chivata, el flujo de vehículos es menor; solo pasan quienes viven en los edificios y urbanizaciones que quedan entre Arjona y Palo Gordo.

Con respecto a esto Zambrano manifiesta, "ahora qué irá a pasar, la carretera quedó fea, llena de huecos deslizamientos, socavada y acabada, y como ya pueden pasar por el puente, esta carretera va a quedar así de mal y fea y nadie la va a arreglar. Vamos a sufrir los que vivimos por aquí que debemos caminar o pasar con las motos, es lamentable, ojalá alguien se ponga la mano en el corazón y le mejoren lo deteriorado" expresó.

Los frenazos

Junior Rojas es vigilante de uno de los urbanismos ubicados en la Transandina, y menciona que la cantidad de frenazos de los carros además de las motos que se caen, por las condiciones de la carretera son "incontables". "Eso cuando uno se da cuenta más de un motorizado se cae y ni hablar de como frenan o pegan los carros en los huecos, eso dejan los parachoques ahí" detalló el joven.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Las hallacas tendrán pocas aceitunas este año 

| comentarios