Líder cubano marchará en solitario ante represión gubernamental

Agencias | La Prensa del Táchira.- El líder de la plataforma opositora al gobierno cubano, denominada Archipiélago, anunció el jueves que ha decidido marchar él en solitario, un día antes de la Marcha Cívica por el Cambio prevista para el 15 de noviembre, debido a que el gobierno ha venido ejerciendo la fuerza contra manifestantes. 

Se marca entonces un cambio radical de estrategia de los principales organizadores de la llamada Marcha Cívica por el Cambio, que ha sido señalada de ilegal por parte del Gobierno. 

Yunior García es el nombre del líder de Archipiélago, quien marchará "en representación de todos los ciudadanos a los que el régimen ha privado de su derecho a manifestarse".

A los cubanos que aun así quieran salir a las calles el 15-N, les exhortó a no "poner en riesgo su integridad física y la de otras personas".

"No seré yo quien impida al resto de los manifestantes dentro de Cuba el ejercicio de sus derechos, ni el 15, ni el 16, ni el resto de los días", dijo el activista. 

"Solo les pido humildemente a todos que evitemos cualquier tipo de enfrentamiento violento, toda acción que genere represión, todo acto que los coloque en situación de peligro. Que cada quien encuentre maneras ingeniosas y pacíficas para lograr expresarse sin dar pie a que se desate la violencia contra ellos, contra nadie, absolutamente".

Tras conocerse la decisión de García, la plataforma Archipiélago emitió un comunicado en el que dice que respetan su decisión pero que sus declaraciones no son "una acción desmovilizadora". "Todo lo contrario, la propuesta de una marcha tranquila y en solitario viene a ocupar un espacio dentro del rango de acciones de la Jornada Cívica por el Cambio que Archipiélago propone. 

El cambio de estrategia de la marcha como estaba prevista —a una hora y en un itinerario preciso el 15-N en La Habana y diversas ciudades del país—, llega después de varias semanas de arremetida oficial contra los organizadores, que han denunciado una campaña de presiones sin precedentes, con actos de repudio, ofensivas mediáticas de descrédito, arrestos arbitrarios, intimidaciones a las familias, despidos laborales, condenas ejemplarizantes a los detenidos durante las protestas del 11 de julio y amenazas de que si ese día salen a la calle serán sancionados severamente por diversos delitos, incluido el de sedición, que puede conllevar penas de 20 años de cárcel.

Fuente: El País

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Mundo

Conductor atropelló a 20 ciclistas en México

| comentarios