VENEZOLANOS HUYEN A EE.UU A BUSCAR UN SUEÑO A COSTA DE SUS VIDAS

Ana Uzcátegui | La Prensa del Táchira.- El surgimiento de gobiernos de izquierda en países de Suramérica, como Perú, Argentina y Bolivia, la violencia del conflicto armado que persiste en Colombia, los ataques xenófobos contra venezolanos en Chile y México, más la crisis humanitaria compleja que registra Venezuela, han disparado este año la cifras de venezolanos que tratan de ingresar vía terrestre por la frontera sur de Estados Unidos, sin medir los riesgos.

Desde noviembre 2020, miles de connacionales han volado desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, hasta Cancún, intentando pasar por migración mexicana y de allí hacer conexión con coyotes que los trasladen hasta algún punto fronterizo por el Río Grande. Mientras que la población más empobrecida y vulnerable trata de atravesar caminando el Tapón del Darién, la selva más inhóspita y peligrosa de Latinoamérica, que se para a Colombia de Panamá y tiene entre 100 y 160 kilómetros de longitud. Según explicó Alexander Campos, experto en migración y director del Centro de Investigaciones Populares, en lo que va de año más de 1.500 venezolanos han atravesado la selva de Darién, de un total de 91 mil desplazados de diferentes nacionalidades que han pasado por esa ruta. "Los venezolanos son la tercera ola de migrantes que atraviesa el Darién, la primera ola son los haitianos, la segunda los cubanos y hay una cantidad importante de emigrantes intercontinentales de Turquía, Uzbekistán, África, que huyen de la guerra", explicó. 

Asegura que el 80% de los venezolanos transitan en familia, viajan la madre, el padre y los hijos, a veces hasta los abuelos. "La migración venezolana se diferencia de los haitianos y cubanos, porque es la más pobre y miserable. Las otras dos nacionalidades son más solventes económicamente. Se ha determinado que no toman aviones es por las limitaciones de la pandemia, pero la gran mayoría tiene familia en México o Estados Unidos que les financian el viaje. El Darién es una selva muy peligrosa, porque además de lo inhóspita está tomada por el Cártel Del Golfo, que lideraba Dairo Antonio Úsuga David, alias 'Otoniel', el narcotraficante más peligro o, capturado el pasado 24 de octubre por Colombia", comentó Campos. 

Según indicó Leonor Peña, escritora e investigadora de frontera, las declaraciones del general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional de Colombia, revelaron que al momento de la captura de "Otoniel" salían clandestinamente por las costas del Océano Pacífico lanchones que transportaban "narcomulas" y el 90% de los jóvenes reclutados eran venezolanos. 

"La mayoría de estos jóvenes vulnerables cuando llegan a La Parada, en Cúcuta, son secuestrados por mafias del narcotráfico, paramilitares o guerrilleros, y se dejan capturar para tratar de atravesar Centro América y llegar a México y Estados Unidos", relató Peña. Alexander Campos explicó que la mayoría de los migrantes venezolanos, para atravesar el Darién deben llegar primero a Necoclí, comunidad costera del Departamento de Antioquia, en Colombia. "Luego atraviesan el Golfo de Urabá en lanchas rápidas, y el costo del pasaje puede ser de 40 dólares por persona. Por convenio de las autoridades panameñas y colombianas, sólo están permitido el paso diario de 500 personas, por eso en Necoclí se han llegado a concentrar más de 22 mil personas, en una zona donde apenas habitan 11 mil ciudadanos. La selva del Darién se pasa en una semana caminando, hay coyotes que se ofrecen como guías si les pagan entre 20 y 50 dólares, pero no garantizan la seguridad", mencionó. 

Indicó que, según reportes de medios de comunicación, han muerto más de 500 personas des de enero hasta septiembre de este año en esa selva. 

 

"La gente muere por cansancio, de hambre, por infartos, atacados por animales, por accidentes en el camino, como crecidas de río, y quienes la logran atravesar terminan con traumas mentales porque ven a gente muerta en el camino", aseveró.

Corrupción desatada

Para la investigadora de frontera, Leonor Peña, los venezolanos que están migrando en condiciones de pobreza no solamente están siendo víctimas de las mafias delictivas, sino de la corrupción que asegura hay detrás de la ayuda internacional para atender el flujo migratorio criollo.

"¿Dónde están las 130 organizaciones humanitarias que hay en Bogotá- Colombia, para ayudar a los migrantes una vez que cruzan la frontera con Venezuela?, los reportes de prensa dicen que han destinado millones de dólares para los refugiados, pero la ayuda que ofrece Acnur y la Cruz Roja Internacional sigue siendo muy precaria", sostiene. 

A su juicio, hacen falta políticas migratorias para atender y asesorar a los migrantes venezolanos y brindarles seguridad para que no sean víctimas de grupos armados.

Son violadas

Alexander Campos, experto en migración, también contó que, según la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras, 15% de las mujeres que han transitado por la selva de Darién en 2021, han sido violadas sexualmente. 

"Luego que salen de la selva van agarrando auto buses de frontera en frontera, el siguiente país es Costa Rica. La política de esta nación es facilitarles el tránsito, no los reprimen ni los retienen, pero el problema lo presentan en México, en Tapachula, estado de Chiapas, se ha convertido en otro tapón", comunicó. 

 La política de Andrés López Obrador, presidente de México, es impedir el tránsito de los desplazados hasta que obtengan pases migratorios. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias