Ocho ahogados por cierre de puentes fronterizos 

Nelson Altuve | La Prensa Táchira.- La muerte de Julio Pabón Bochagá por ahogamiento luego de ser arrastrado por la crecida del río Táchira, no será el último mientras siga el cierre de los puentes internacionales que comunican a Venezuela y Colombia. Esas víctimas pasan a engrosar una penosa lista que poco importa a las autoridades. 

Con él ya son ocho las vidas cobradas por el caudaloso afluente. 

Hasta el mes de julio del 2021, la ONG Observatorio Venezolano de Violencia, registró la cifra importante de personas que habían perdido la vida intentando ir de un lado a otro, por diversos motivos, en su mayoría laborales o por compras.

Anna María Rondón Trejo, coordinadora del OVV en la entidad, expuso parte del problema. 

"Las muertes producidas por esta situación son indicadores de la violencia estructural que se vive en el Táchira por la falta de oportunidades laborales, la escasez de productos alimenticios y medicinales o el sobreprecio con que se debe comprar en el estado".

Dicha ONG había identificado a las víctimas fatales que encabezan estos hechos por el renglón de edades. Entre esos hay menores de edad: 2 mujeres, con edades desde los 45 a 73 años; y 4 hombres, con edades que oscilan entre los 39 y 65 años. De igual forma, perdieron la vida una adolescente, de 15 años y un niño de 10, para un total de 8 víctimas.

El fallecimiento de Pabón Bochagá, es el primero que se registra en el último trimestre del 2021. A las autoridades colombianas y las ONG les preocupa que por esta época, cuando se estima una mayor movilización de personas, puedan ocurrir más hechos lamentables.

Durante el segundo trimestre del 2021 se produjeron varios hechos lamentables, donde se vieron involucrados dos adolescentes. Los hermanos Yadira (14) y Anderson (10) Pérez Ascanio, fueron arrastrados por la poderosa corriente de agua al tratar de pasar hacia el lado colombiano, en compañía de su abuelo materno Pedro Ascanio.

El deseo de conseguirse con su familia en suelo colombiano llevó al grupo familiar a cruzar el río Táchira por el sector del barrio San Genaro del municipio Pedro María Ureña, que da con el corregimiento San Faustino en Cúcuta.

Las lluvias que no han cesado en la cadena montañosa del Norte de Santander, mantienen un caudal alto en el Río Táchira. Por ello, los equipos de Riesgo y Prevención, en ambos países, siguen alerta monitoreando las zonas.

Antes del ahogamiento de Bochagá, el último caso registrado sucedió en el mes de mayo, cuando fue encontrado el cuerpo de un hombre en la zona del Puente Francisco de Paula Santander, en el municipio Pedro María Ureña.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias